TAKE ME HOME ❤.

@vwashappenin

| 23 de julio del 2010 |

Capítulo #33
¿se suicidó o qué? ¿y por mi culpa? Ay Dios, me estoy preocupando… estúpida mente retorcida y extraña de las mujeres ¿por qué tienen que ser tan complicadas? Coloqué mi dedo índice cerca de su nariz para verificar si respiraba.
-no estás muerta, solo estás dormida, me asustaste –ok está dormida ¿ahora qué hago? La cargué hasta su cama, su bata de baño estaba húmeda y ella estaba helada, cuando estuvo en mis brazos se estremeció y abrió los ojos lentamente.
-tengo frío –dijo con un hilo de voz- déjame aquí por favor –la solté con cuidado, ella fue a su gran armario y buscó algo de ropa y yo me salí de su habitación para que se pudiese vestir.
Salió de su habitación al rato con el pijama puesto y fue a la cocina. Volvió al rato con un sándwich y un vaso de jugo.
-¿dónde están los demás? –me preguntó con la boca llena, luego se retractó de lo que hizo- lo siento. 
-se fueron, son como las diez y media. 
-¿y tú?
-no te podía dejar sola, a parte prometí quedarme contigo hasta que pase el tiempo del reposo. 
-no tienes que hacerlo, yo puedo cuidarme sola… -y ahí viene con su discurso de autosuficiencia ¡que terca!
-pero yo me quiero quedar contigo –(TN)_______ estaba diferente, más fría que el hielo… solo asintió y me dio la espalda- pero como que por haberte quedado dormida en el piso del baño también te enfriaste por adentro –por más que trató, no pudo evitar que se le salieran unas risitas- ¿por qué lo hiciste?
-¿hacer qué? 
-quedarte dormida en el baño… 
-oh bueno –dudó un poco- ¿recuerdas la conversación esa que tuvimos cuando baby Lux estaba con nosotros viendo tele? 
-ah claro, cuando me preguntaste que si alguna vez en la vida había pensado en tener familia.
-sí, esa –dijo incómoda- lo siento –yo dije lo mismo que ella al mismo tiempo- ¿por qué lo sientes? –me preguntó ¡genial! No sé por qué lo siento… 
-oh bueno, tu recuerdas que dijiste “Niall te has preguntado qué se debe sentir tener una familia” –imité su voz, se estaba riendo… dicen que eso es buena señal- y yo hice silencio –se puso seria- bueno, y no sé como tu cerebro femenino malinterpretó eso y ya sabes, pero lo que pasa es que yo estaba pensando en lo mismo. 
-¿en serio? Oh Dios estamos conectados ¿cuál es tu signo? 
-virgo ¿por? 
-oh, no sé si es compatible con el mío… menos mal que descargué una aplicación del feng shui –sacó su teléfono  ¿existen las aplicaciones de comida? Porque eso se come ¿no? 
-¿eso no era un tipo de sushi? –(TN)_____ estalló a carcajadas. 
-no bobo… eso es algo chino que tiene que ver con los signos y esas cosas – aja pero a la final ¿se come o no? –no es nada comestible, eso tiene que ver con la buena suerte y las energías –ah ya capto, es brujería. 
-¿haces brujería? 
-POR SUPUESTO QUE NO NIALL. ESO NO ES BRUJERÍA. Y ni siquiera creo mucho en eso, pero fui a la casa de mi hermana en las vacaciones pasadas y, ella hace todas las curas del feng shui religiosamente y, por desgracia, se me pegó un poco. 
-me imagino – creo que la familia de (TN)_____ no es muy normal: una madre loca y una hermana bruja…  -a dormir, mañana tengo que trabajar.
-ay sí, el trabajador –dijo con sarcasmo, se paró del sofá y fue hasta su habitación. Hice lo mismo.
-ay sí, la vaga- ya en su pieza le respondí con el mismo tono, se volteó y me dedicó una sonrisa- Liam me contó de tu berrinche –su sonrisa desapareció.
-trabajar no debe de ser tan malo –dijo después de un rato- todo el mundo lo hace, mañana saldré a buscar trabajo.
-oh, no no no no no… -la reprendí- estás de reposo- blanqueó los ojos. 
-idiota.
-¿ves? 
-¿qué?
-eres como una niña pequeña –gruñó- hasta haces berrinches y todo.
-y tú eres un bebé –sonrió pícaramente- un bebe-cerveza. 
-ahora no te voy a cantar antes de dormir- se encogió de hombros y se acostó en su cama. 
-buenas noches –me acerqué a ella y besé su frente.
-que duermas bien, malo –me tumbé a su lado y me dispuse a dormir, ella como siempre, se acurrucó en mi pecho, amo cuando hace eso.
-¿ves? –le pregunté mientras acariciaba su mejilla con mi dedo pulgar- eres como una niña pequeña –sonrió.
-¿me puedes cantar por favor? – hizo un puchero.
-ok –accedí es que es muy tierna como para negarle algo- pero no te acostumbres, no voy a estar aquí por siempre.
-¿a qué te refieres con eso? –me preguntó. Se alejó un poco de mí para mirarme a los ojos.
-en cuatro semanas me voy a Estados Unidos a grabar unas canciones en Nashville, con Taylor Swift y Justin Bieber, ir a unas cuantas premiaciones a las que estamos nominados, promocionar el nuevo álbum y luego, en navidad, voy a Mullingar. 
-oh, entiendo –suspiró y bajó la cabeza.
-pero vamos a hablar por skype y eso… y creo que voy a estar en Seattle un poco antes de la navidad, entonces puede ser que nos veamos.
-no voy a pasar navidad en mi casa –dijo con un hilo de voz- tengo que esperar a que acabe es semestre para poder ir. 
-¿y qué? –pregunté sarcástico- ¿vas a pasar navidad y año nuevo sola?
-pues sí, supongo…  -respondió tratando de hacerse la indiferente, pero yo sé que no le da igual, que no quiere pasar navidad sola- quizá la pase con Ed…
-él seguro viajará a Halifax. 
-entonces la voy a pasar con unas cuantas botellas de Heineken y old parr.
- ¿desde cuándo bebes?
-desde que tengo 18, duh… bueno, en realidad un poquito antes, pero mi primera pea fue a los 18, lo recuerdo perfectamente… 
-entonces no fue una pea. Yo no me acuerdo nada de mi primera pea. 
-te creo, si el día ese te tomaste cinco cervezas y ya estabas diciendo incoherencias –reímos.
Nos quedamos en silencio un rato, pero no era un silencio incómodo, más bien todo lo contrario. Yo estaba jugando con el suave y hermoso cabello de (TN)_____ mientras ella, que tenía su cabeza en mi pecho, dibujaba con su dedo índice garabatos en él. Tomé uno de los mechones que estaba cerca de su cuello y al moverlo me encontré con una mancha de color violeta, y luego, un poco más atrás había otra, pero más clara. Acaricié su cuello y su piel se erizó.
-¿estás contemplando tu obra de arte? –preguntó con su habitual sarcasmo, no pude evitar reírme. 
-estamos en otoño, puedes usar una bufanda, aunque se te ven lindas. 
-claro, cuando se pongan verdes va a parecer que tengo lepra o algo así. 
-cuando eso pase yo no voy a estar aquí, así que no te tienes que preocupar porque no va a haber nadie que te bese.
-idiota celoso, y eso que ni siquiera soy tu novia –refunfuñó, me encanta cuando se enoja, no se imagina lo cómica y adorable que se ve. Me dispuse a besar su cuello, pude sentir cómo los latidos de su corazón se aceleraban, hundió sus dedos en mi cabello… amo cuando hace eso, luego me apartó un poco de ella y me miró a los ojos- te amo –esas palabras fueron música para mis oídos, no pude evitar sonreír, me acercó a ella de nuevo y rozó sus labios con los míos.
-no quiero irme –me miró con los ojos como platos.
-deberías de querer ir. Estás realizando tu sueño.
-en realidad si quiero, pero no quiero estar lejos de ti –besé su mejilla- hablando de sueños ¿cuál es el tuyo? –respiró hondo.
-en realidad, mi vida no ha sido muy dura que digamos, siempre he tenido todo… menos un hogar. 
-pues tu casa.
-nunca me he sentido a gusto ahí, me refiero a un lugar en el que pueda ser yo misma. 
-entiendo…
-¿me vas a cantar sí o no? –cruzó los brazos.
-no lo sé, lo estoy considerando –bromeé.
-¿si te pego consideras más rápido?
-no creo, prueba con un beso a ver.
-eres un idiota.
-y tú una boba –besé su nariz- pero eres mi boba –le canté “More Than This” estaba exhausta, así que como a la mitad de la canción se durmió y al rato, lo hice yo también.
ESPERO QUE LES GUSTE, LQ.

Views 65

1015 days ago

Capítulo #33
¿se suicidó o qué? ¿y por mi culpa? Ay Dios, me estoy preocupando… estúpida mente retorcida y extraña de las mujeres ¿por qué tienen que ser tan complicadas? Coloqué mi dedo índice cerca de su nariz para verificar si respiraba.
-no estás muerta, solo estás dormida, me asustaste –ok está dormida ¿ahora qué hago? La cargué hasta su cama, su bata de baño estaba húmeda y ella estaba helada, cuando estuvo en mis brazos se estremeció y abrió los ojos lentamente.
-tengo frío –dijo con un hilo de voz- déjame aquí por favor –la solté con cuidado, ella fue a su gran armario y buscó algo de ropa y yo me salí de su habitación para que se pudiese vestir.
Salió de su habitación al rato con el pijama puesto y fue a la cocina. Volvió al rato con un sándwich y un vaso de jugo.
-¿dónde están los demás? –me preguntó con la boca llena, luego se retractó de lo que hizo- lo siento.
-se fueron, son como las diez y media.
-¿y tú?
-no te podía dejar sola, a parte prometí quedarme contigo hasta que pase el tiempo del reposo.
-no tienes que hacerlo, yo puedo cuidarme sola… -y ahí viene con su discurso de autosuficiencia ¡que terca!
-pero yo me quiero quedar contigo –(TN)_______ estaba diferente, más fría que el hielo… solo asintió y me dio la espalda- pero como que por haberte quedado dormida en el piso del baño también te enfriaste por adentro –por más que trató, no pudo evitar que se le salieran unas risitas- ¿por qué lo hiciste?
-¿hacer qué?
-quedarte dormida en el baño…
-oh bueno –dudó un poco- ¿recuerdas la conversación esa que tuvimos cuando baby Lux estaba con nosotros viendo tele?
-ah claro, cuando me preguntaste que si alguna vez en la vida había pensado en tener familia.
-sí, esa –dijo incómoda- lo siento –yo dije lo mismo que ella al mismo tiempo- ¿por qué lo sientes? –me preguntó ¡genial! No sé por qué lo siento…
-oh bueno, tu recuerdas que dijiste “Niall te has preguntado qué se debe sentir tener una familia” –imité su voz, se estaba riendo… dicen que eso es buena señal- y yo hice silencio –se puso seria- bueno, y no sé como tu cerebro femenino malinterpretó eso y ya sabes, pero lo que pasa es que yo estaba pensando en lo mismo.
-¿en serio? Oh Dios estamos conectados ¿cuál es tu signo?
-virgo ¿por?
-oh, no sé si es compatible con el mío… menos mal que descargué una aplicación del feng shui –sacó su teléfono ¿existen las aplicaciones de comida? Porque eso se come ¿no?
-¿eso no era un tipo de sushi? –(TN)_____ estalló a carcajadas.
-no bobo… eso es algo chino que tiene que ver con los signos y esas cosas – aja pero a la final ¿se come o no? –no es nada comestible, eso tiene que ver con la buena suerte y las energías –ah ya capto, es brujería.
-¿haces brujería?
-POR SUPUESTO QUE NO NIALL. ESO NO ES BRUJERÍA. Y ni siquiera creo mucho en eso, pero fui a la casa de mi hermana en las vacaciones pasadas y, ella hace todas las curas del feng shui religiosamente y, por desgracia, se me pegó un poco.
-me imagino – creo que la familia de (TN)_____ no es muy normal: una madre loca y una hermana bruja… -a dormir, mañana tengo que trabajar.
-ay sí, el trabajador –dijo con sarcasmo, se paró del sofá y fue hasta su habitación. Hice lo mismo.
-ay sí, la vaga- ya en su pieza le respondí con el mismo tono, se volteó y me dedicó una sonrisa- Liam me contó de tu berrinche –su sonrisa desapareció.
-trabajar no debe de ser tan malo –dijo después de un rato- todo el mundo lo hace, mañana saldré a buscar trabajo.
-oh, no no no no no… -la reprendí- estás de reposo- blanqueó los ojos.
-idiota.
-¿ves?
-¿qué?
-eres como una niña pequeña –gruñó- hasta haces berrinches y todo.
-y tú eres un bebé –sonrió pícaramente- un bebe-cerveza.
-ahora no te voy a cantar antes de dormir- se encogió de hombros y se acostó en su cama.
-buenas noches –me acerqué a ella y besé su frente.
-que duermas bien, malo –me tumbé a su lado y me dispuse a dormir, ella como siempre, se acurrucó en mi pecho, amo cuando hace eso.
-¿ves? –le pregunté mientras acariciaba su mejilla con mi dedo pulgar- eres como una niña pequeña –sonrió.
-¿me puedes cantar por favor? – hizo un puchero.
-ok –accedí es que es muy tierna como para negarle algo- pero no te acostumbres, no voy a estar aquí por siempre.
-¿a qué te refieres con eso? –me preguntó. Se alejó un poco de mí para mirarme a los ojos.
-en cuatro semanas me voy a Estados Unidos a grabar unas canciones en Nashville, con Taylor Swift y Justin Bieber, ir a unas cuantas premiaciones a las que estamos nominados, promocionar el nuevo álbum y luego, en navidad, voy a Mullingar.
-oh, entiendo –suspiró y bajó la cabeza.
-pero vamos a hablar por skype y eso… y creo que voy a estar en Seattle un poco antes de la navidad, entonces puede ser que nos veamos.
-no voy a pasar navidad en mi casa –dijo con un hilo de voz- tengo que esperar a que acabe es semestre para poder ir.
-¿y qué? –pregunté sarcástico- ¿vas a pasar navidad y año nuevo sola?
-pues sí, supongo… -respondió tratando de hacerse la indiferente, pero yo sé que no le da igual, que no quiere pasar navidad sola- quizá la pase con Ed…
-él seguro viajará a Halifax.
-entonces la voy a pasar con unas cuantas botellas de Heineken y old parr.
- ¿desde cuándo bebes?
-desde que tengo 18, duh… bueno, en realidad un poquito antes, pero mi primera pea fue a los 18, lo recuerdo perfectamente…
-entonces no fue una pea. Yo no me acuerdo nada de mi primera pea.
-te creo, si el día ese te tomaste cinco cervezas y ya estabas diciendo incoherencias –reímos.
Nos quedamos en silencio un rato, pero no era un silencio incómodo, más bien todo lo contrario. Yo estaba jugando con el suave y hermoso cabello de (TN)_____ mientras ella, que tenía su cabeza en mi pecho, dibujaba con su dedo índice garabatos en él. Tomé uno de los mechones que estaba cerca de su cuello y al moverlo me encontré con una mancha de color violeta, y luego, un poco más atrás había otra, pero más clara. Acaricié su cuello y su piel se erizó.
-¿estás contemplando tu obra de arte? –preguntó con su habitual sarcasmo, no pude evitar reírme.
-estamos en otoño, puedes usar una bufanda, aunque se te ven lindas.
-claro, cuando se pongan verdes va a parecer que tengo lepra o algo así.
-cuando eso pase yo no voy a estar aquí, así que no te tienes que preocupar porque no va a haber nadie que te bese.
-idiota celoso, y eso que ni siquiera soy tu novia –refunfuñó, me encanta cuando se enoja, no se imagina lo cómica y adorable que se ve. Me dispuse a besar su cuello, pude sentir cómo los latidos de su corazón se aceleraban, hundió sus dedos en mi cabello… amo cuando hace eso, luego me apartó un poco de ella y me miró a los ojos- te amo –esas palabras fueron música para mis oídos, no pude evitar sonreír, me acercó a ella de nuevo y rozó sus labios con los míos.
-no quiero irme –me miró con los ojos como platos.
-deberías de querer ir. Estás realizando tu sueño.
-en realidad si quiero, pero no quiero estar lejos de ti –besé su mejilla- hablando de sueños ¿cuál es el tuyo? –respiró hondo.
-en realidad, mi vida no ha sido muy dura que digamos, siempre he tenido todo… menos un hogar.
-pues tu casa.
-nunca me he sentido a gusto ahí, me refiero a un lugar en el que pueda ser yo misma.
-entiendo…
-¿me vas a cantar sí o no? –cruzó los brazos.
-no lo sé, lo estoy considerando –bromeé.
-¿si te pego consideras más rápido?
-no creo, prueba con un beso a ver.
-eres un idiota.
-y tú una boba –besé su nariz- pero eres mi boba –le canté “More Than This” estaba exhausta, así que como a la mitad de la canción se durmió y al rato, lo hice yo también.
ESPERO QUE LES GUSTE, LQ.

0 Comments

Realtime comments disabled