Los holandeses y sus disfraces extravagantes. Gran ambiente en la entrada a Soccer City