Antes de estrellarme por andar tomando fotos, lo bueno es que iba lento