1D & 5SOS

@OneDirectionCOM

Directioner. (from the beginning - ∞ ) i met them (05 /06/2014 -VIP: WHERE WE ARE TOUR) ~ Luke & Cal follow me.

Photos and Videos by @OneDirectionCOM

  • Timeline
  • Gallery

Novela: CÁLLATE.

CAPÍTULO UNO.

Y aquí vamos de nuevo. Me encuentro en una de esas situaciones que se repiten al menos dos veces al año: mi padre me da la explicación de siempre sobre por qué es necesario que haga ése viaje.
Estamos en la nueva cocina, de la nueva casa, del nuevo estado, que posee una nueva escuela, con nuevos chicos y chicas. Y luego estoy yo, que nada ha cambiado en mí nunca, nada nuevo. La misma historia una y otra vez.
Nevada es el nuevo estado del cual ya les hablé anteriormente. Miro a mi padre hablarme mientras no lo escucho, solo miro la grieta del vidrio que se encuentra tras él. Noto que está terminando de hablar así que presto algo más de atención.
-Entonces no te preocupes, será solo una semana que no irás al colegio, luego iremos a un estado mejor que este, ¿de acuerdo?- Asiento- Me iré a trabajar, intenta de no desempacar muchas cosas.- Asiento otra vez y bajo de la silla haciendo un ruido horrible, luego entro a lo que supongo, es mi habitación y me tiro en la cama a mirar el techo.
Unos minutos luego mi padre se va. Observo la caja gigante que tiene todas mis pertenencias, una caja que para tener todo lo de una persona es chicas. De todas formas nunca me importó vestir con lo último, si tenía algo caro era porque lo había robado más por diversión que por necesidad.
Todas esas perdonas que critican a los que roban es porque no saben la emoción y la adrenalina que se siente al correr por la calle como si fuera un campo y saltar frente a un auto tratando de escapar de alguien que te corre, y te grita. Nadie es santo, seamos realistas, convivimos con el mal.
El mal. Todos le temen cuando es su mayor compañero, siempre que cometen un error, allí esta. Siempre que insultan a alguien, allí esta.. Sin embargo si aún no han hecho algo malo es porque no has tenido el valor suficiente.
Bueno, creo que debería presentarme: mi nombre es Ashton Irwin, tengo diecisiete años. No soy bueno en nada más que en la música, pero no suelo decirlo por el hecho de que si lo comento, la palabra que más escucharía en a mi alrededor sería “gay”.
Mi historia es tan emocionante y genial como una montaña rusa rota. Nací en Australia, en el mes de diciembre. Viví en ese lugar hasta los diez, cuando mi madre muere en un accidente. Ella era arquitecta. Podría decir que el dolor que pasó por mí cuerpo al perderla fue el sentimiento más fuerte que pude sentir, era solo un niño y todo pasó demasiado rápido.
Luego comenzaron las mudanzas: mi padre debía alimentarme y el era un simple pintor, con lo que, claramente, se vive mal. Entonces empezó a buscar trabajo por internet hasta que consiguió la llamada “bolsa de empleo”: es un lugar donde te buscan trabajos, pero tiene una falla: los busca en todo el país.
En los últimos siete años he vivido en seis estados en EE.UU, pero en doce pueblos diferentes. Este es el séptimo estado.
La verdad es que no me quejo de muchas cosas: por ejemplo de que me he recuperado de mi adicción al alcohol y no he fumado durante… bueno, desde que no me mudaba. Es solo eso: adicciones que aparecen para poder esfumar los problemas.
Escomo cuando te lastimas el dedo y lo aprietas todo: haces que el dolor que lo provocas al dedo disminuya el dolor de la herida. Bueno, puedo comentarles que todo es no sirve para aliviar un maldito sentimiento.
Sigo teniendo la caja de cigarrillos medio llena medio vacía en el bolcillo de mi chaqueta. Creo que hoy voy a guardar esa mitad para el octavo estado, donde me quedaré más tiempo, según mi padre.
Solo he tenido un amigo que ha perdurado tras los años y los lugares: se llama Nicole y es una amiga de la infancia, se mudó a Paris y nos mandamos e-mails continuamente donde ella me cuenta sobre su perfecto novio y me dice que busque de una vez a la chica correcta.
Parece que no me conociera.
No existe una chica para mí, ya lo tengo perfectamente claro y me alegra que sea así.
Decido salir a dar una vuelta, estar en una casa silenciosa no me parece la mejor forma de disfrutar este tan inesperado viaje. Sin embargo no tengo la más mínima gana de que la gente me mire como un animal en cautiverio.
Tomo chaqueta y luego me retiro de la casa, trancando la puerta. Tanteo mi bolsillo para asegurarme que mis cigarrillos estén allí y luego de comprobarlo me retiro.

El frente de la casa tiene una escalera de tres escalones que termina directamente en la vereda. Si me lo preguntan, la casa es horrible, pero siempre suelo pensar que todo lo es por lo que mi opinión nunca es tomada en cuenta.
Camino sin pensar a donde voy, me cruzo con unos cuantos niños que llevan un uniforme azul, van a acompañados de sus padres hacia la parada del autobús. Creo que no les he hablado sobre como soy en los estudios: bueno, soy malísimo. Solo he pasado tres años cuando debería tener el doble.
La verdad es que no hay nada que me motive a pasarlos, porque cuando se terminen solo tendré una vida aburrida como la de mi padre. Sin embargo suelo pensar en mi futuro, cuando no estoy alcoholizado.
A lo lejos veo el Olimpo, lo siento, un bar. Miro antes de cruzar la calle y me introduzco en el, pasando por debajo de un cartel rojo que dice: Cerveza y Cine – mayores de dieciséis.
Genial. El lugar tiene dos grandes ventanales de vidrio y sus paredes son de madera, supongo que solo están forradas con ese material porque por afuera se ven los ladrillos mal revocados.
Adentro es cálido, el olor a cerveza es lo que más abunda en el ambiente y se puede ver un proyector donde están pasando una película de acción a mi derecha, luego a mi izquierda un proyector igual muestra a una pareja besándose.
Eso explica porqué esta todo tan oscuro.
Tomo un asiento en la barra y me quito la capucha, una linda camarera se acerca.
-¿Qué deseas?- Que sutileza. Siempre me resultaron increíblemente sexys las camareras aunque son la clase de mujeres que me gusta molestar, jamás tocaría una.
-Además de a ti, una cerveza.
Error número uno: pedir una cerveza.
Error número dos: pedir otras.

Cuando noto que no puedo quedarme parado y ya me había divertido lo suficiente con la camarera, la saluda y me largo, ella no nota que no he pagado nada y yo hubiera corrido si pudiera mover los pies tan rápidamente.
No entiendo como se hizo tan oscuro hasta que miro mi reloj, eran las ocho de la noche, espero que mi padre no haya llegado.
Una anciana cruza por mi lado y en uno de mis tambaleos la tiro al suelo, ella se para más ágilmente de lo que yo podría hacerlo y me dice una sarta de disparates, a los que yo reacciono con sonidos incoherentes que salen ahogados de mi garganta. Genial.
Maldigo por dentro, cuando a lo lejos, veo que la luz de mi casa está prendida. Saco un cigarrillo y me lo coloco en la boca, lo enciendo y me siento en la vereda que está mojada, debe de haber llovido. Ah, no, está lloviendo.
Uso mi cabeza para tapar el cigarrillo cuando no lo estoy usando y juego con el humo, haciendo círculos graciosos y muy definidos (los he practicado lo suficiente) en el aire. Hago eso hasta terminar el cigarro y me paro, para caminar hasta mi casa.
Al entrar escucho más de una voz por lo que supongo, mi padre trajo a su nuevo jefe a casa. Intento de hacer menos ruido del que hago, y es más del que escucho porque enseguida la cabeza de una mujer de unos cuarenta se asoma por la puerta de la cocina y luego mi padre salta hacia el pasillo, algo exaltado.
Pestañeo varias veces tratando de ver más detallado todo pero nada sirve, me doy cuenta romí algo en me intento de hacer ruido. Escucho que miraban el noticiero, no entiendo porque la gente mira eso, solo dicen los muertos, no los nacidos.
-Ashton…- Dice mi padre- ella es Elizabeth, mi comprador. –Tiro mi cabeza hacia atrás como para asentir pero no me da la fuerza para enderezarla, por lo que la miro torcida y hago un pequeño comentario sincero.
-Es más linda que la última que te tiraste.- y bueno, todo lo que recuerdo luego es un ruido sordo contra el suelo y todo se oscurece.


Capítulo 2

-Despierta.- Dice la voz de mi padre. Al abrir los ojos me encuentro en la parte trasera de una camioneta donde un desconocido maneja. Mi padre me habla aunque no me mira, está sentado en el asiento de acompañantes.
Aun visto la misma ropa que el día pasado y el dolor de cabeza hace que la forma tan mala de manejar que posee ese hombre se haga el doble de peor.
-¿Dónde vamos?
-Nos vamos, Ashton, me despidieron y tuve que llamar a la bolsa. –Trato de recordar que le dije a aquella mujer de cuarenta pero no se me cruza nada por la cabeza. Sin embargo mi padre no está enfurecido.
Genial, otra mudanza y ahora por mi culpa. Medito un poco antes de hablar.
-¿Dónde?- Suspira.
-New York, Ashton. –Siento como vuelve a suspirar y entonces revienta. – Ya me cansé de ese problema tuyo con las drogas, te he pagado todo los cursos de autoayuda y nada a funcionado, cada vez empeora más y….
Dejo que mis oídos se ensordezcan como la mañana del día anterior, veo que mueve su boca pero no presto atención a la misma sarta de estupideces que me dice cada vez que me mando una de las mías.
New York, genial, un lugar lleno de turistas desagradables que escuchan música a todo volumen dentro de sus autos. Aunque si lo pensamos desde el punto que soy un chico con problemas de alcohol y drogas… creo que no es el mejor lugar para salir de eso. Aunque la verdad, no estoy seguro de querer salir del todo.
Estamos yendo hacia el aeropuerto: vi estas mismas casas el día que llegamos y otra camioneta nos llevó hasta otra de mis ex casas.
Llegamos a aeropuerto cada uno con su valija y sin hablarnos mutuamente. Él porque está enojado y yo porque nunca le diría que tiene razón, ese es mi trabajo, ser el inútil hijo orgulloso del cual su padre se avergüenza. No me pregunten porque lo hago, pero es mi juego favorito.
Soy odioso.
Dejamos las valijas donde las escanean y luego pasamos por el control de metales, para meternos en el lindo y no tan grande free shop de Nevada. Nos sentamos a esperar que los quince minutos pasaran y juro que ese tiempo se hizo eterno.
Poco a poco recuerdo lo que ocurrió y comprendo porque fue despedido, no creo que llamarle ramera a su jefa fue la mejor cosa que yo haya hecho, aunque que no se enfurezca conmigo me hace sentir como si tuviera una enfermedad terminal y el no quisiera arruinarme la poca vida que me queda.
Aunque por desgracia no es así.
Miro a mi alrededor y veo que hay una chica sola, que tiene un libro en sus manos. Tiene su cabello rubio atado en una cola pero algunos de sus cabellos de adelante están sueltos y le llegan hasta la barbilla. No es hermosa, tampoco es fea, solo que me llama la atención que esté sola, y que el tan raro título de su libro, que, supongo, está en otro idioma porque no logro leerlo.
Se tomará el mismo vuelo que yo, eso seguro porque está en mi zona.
Luego de unos minutos llegan dos chicas que la saludan feliz mente y se sientan a su lado, ellas dos son reamente bonitas. La rubia cierra su libro y lo guarda delicadamente, luego se pone a hablar como cotorra con sus amigas.
Más de un chico de los que pasa se detiene a verla, pero no a ella, sino a sus dos amigas. Con cero disimulación la ignoran, mirando solo a las chicas morochas.
-Es hora de abordar el vuelo a New York, número 1093, por favor, las personas que viajen por trabajo hacer fila en la zona A, las que viaja como turistas en la B, y los de alta categoría en la zona C. Repito…
Las tres chicas se paran rápidamente y se colocan en la zona C. Papá y yo nos colocamos en la B. Subieron ellas antes que yo.
Mientras camino por el puente noto que lo hago algo más rápido, quiero preguntarle a la chica rubia cual es el título del libro que leía, sin embargo cuando paso por su lado dentro del avión, mi orgullo no me permite hablarle, ni siquiera la miro y sigo de largo hacia el asiento veinte.
Rayos, quería saberlo y me gustaría saber el número telefónico de sus dos amigas.
Tomo asiento y me pongo los auriculares donde suena una canción de mi banda favorita, Fall Out Boy. Creo, al igual que cualquiera, que los auriculares y el alcohol es lo único que te puede ayudar a ignorar lo que te rodea, solo que uno tiene resaca y el otro no.
Cuando mi padre se sienta a mi lado yo enfoco mi mirada en la pequeña ventanilla, subo la cortina y observo la pista de aterrizaje donde dos camiones pequeños, comparados con los aviones, moviéndose de un lado al otro como ratones.
Cuando era pequeño amaba volar, sentir que todo tu cuerpo cambia a medida de que subes y la presión lleva a cada célula de tu cuerpo hacia el suelo me encantaba. Ahora no, ahora cada vuelo representa todo lo nuevo y la verdad que las cosas nuevas llega un momento que aburren.
Cierro los ojos y recuesto cabeza en el asiento, recordar cosas de antes me enferma y me hace odiar el mundo. En este mes sería el cumpleaños de mi madre y prometo no estar consciente para ese día.
Mierda, ya me ha comenzado a doler la cabeza por pensar en mi madre. Creo que fue lo único que pude amar en mi vida y cuando te arrebatan tu todo no te queda nada, sin embargo, algo tengo que importarme yo mismo porque sigo vivo, ¿verdad?
Odio que la gente se lamente por el pasado, y se lo repito a mi padre una y otra vez, mirar hacia atrás y llorar por lo ocurrido es de perdedores que no se animan a mirar un futuro, o de los idiotas que buscan la culpa en otras personas. Sin embargo yo miro al pasado porque antes de cierta fecha yo era realmente feliz.
El avión se comienza a mover y me pongo mi mente en blanco para evitar mareos. Me distraigo vagamente con la muy bonita azafata que pasa por el pasillo, ella también me mira pero sigue de largo. Luego cuando vuelve a cruzar se me queda mirando unos cuantos segundos pero, como siempre, esta vez yo la ignoraba. Nunca entendí porque a las chicas las atrae lo que no pueden tener.
Entonces cierro los ojos, e intento calmar mi mente. Aunque la voz de mi padre se escucha a través de los auriculares.
-Sabes que irás al colegio, ¿verdad?- ¿colegio? ¿Qué es eso?
-¿Es necesario?-Asiente. –De acuerdo. –Por lo menos no me aburriría en casa, aunque estoy seguro que un estúpido colegio con gente idiota por todas partes no será de lo más divertido, sin embargo hay puntos fuertes: como las chicas y que tengo tiempo para estar fuera de casa, sin necesidad de ir al colegio. Me fugaría más de ese lugar que de cualquier otro colegio.
-Si tus calificaciones no son buenas no te daré más dinero- Miente. El siempre me dará dinero por el hecho de que teme que robe. Debería molestarme que mi padre pensara que su hijo era capaz de robar, pero es muy útil que lo crea.
-Lo intentaré.
-El colegio queda mismo dentro de New York.
-¿Y nosotros no viviremos en ese lugar?
-Viviremos en Queen, queda algo lejos de la ciudad pero en subte serían cinco o diez minutos, por lo menos eso leí.
Solo recordar el asqueroso olor que sentía en el subte de Miami me repugna el estómago, y, en mi mente, tomo nota sobre llevar un perfume al colegio porque no me gustaría oler como ese lugar.
Miro hacia abajo y veo las nubes pasando a unos cuantos metros más debajo de lo que creo. En la televisión del avión pasan la película: en busca de la felicidad.
-¿Cuándo empieza el colegio?
-Mañana, cuando lleguemos te quedarás en casa- remarca esas palabras –a descansar.
Y esa es la clase de órdenes que no respeto, pero, si tengo en cuenta que me muero de hambre, me duele la cabeza y me caigo de sueño, creo que esta vez cumpliré.

_______________________________________


Primero: Gracias por leer.
Segundo: No piensen que será de las historias comunes donde el conoce a la chica perfecta y se enamora de ella y cambia por el amor enorme y cursi que le teine. No, creanme que se sorpenderán.
Tercero: Espero sus comentarios!!!
Cuarto: Si quieren que les diga cuando suba capítulo twitteenme!

Gracias,

-Katy

  • 109 days ago via site
  • 198

Ashton es un idiota. Es egoísta, egocéntrico y único realmente. Su historia no es muy diferente a la de los demás chicos. Sin embargo en uno de los tantos viajes que su padre realiza termina en la ciudad de New York: una ciudad que no es lo que él esperaba.
No ocurrirá lo que pasa en todas las novelas, no conoce a la chica perfecta de la cual se enamora perdidamente por su perfección ya la forma en la que muerde su lavio: es una historia única que te enseñará a que nada en el mundo puede cambiar que eres en verdad, solamente tú mismo.
Novela muy bien escrita y sin errores.

PORFAVOR, SI ALGUIEN ESTÁ INTERESADO EN LEER MI FANFIC LE AVISARÉ CADA VEZ QUE PUBLIQUE CAPÍTULO: TWITEENME SI QUIEREN QUE LES DIGA, GRACIAS!

  • 109 days ago via site
  • 109

La próxima vez que abra los ojos.

Capítulo #1:

-Y tu, Katherina ¿Cómo te ves en el futuro?- Me pregunto mi profesora de Literatura, caramente notó que mi mente no estaba en su clase, solo faltaban cinco minutos y terminaría el colegio, terminaría el castigo, tendría mi año sabático.

-Pues me imagino estar lejos de este país.- Me limité a responder. Su asignatura ya la había pasado con la mejor nota. El timbre sonó y en ese momento me alegré tanto como nunca en mi vida, por fin, vacaciones. Guarde todo en la mochila y me fui de ese lugar.

A decir verdad, no me gusta nada Suiza. Ni mis compañeros de clase ni nadie de aquí. Nadie tiene personalidad propia, y eso lo detesto.
Llegando a casa me sorprendí mucho. Una ambulancia y dos patrillas se encontraban frente a mi casa, una casa de ladrillos muy bonita.
-Disculpe señor- dije a un policía. -¿Qué hacen en mi casa?- el policía me miro rápidamente.

-¿tu vives aquí?- Asentí. –oh… Robert se llama tu padre, ¿verdad?- Asentí, eso me preocupaba. –Debo decirte algo muy duro…- puso sus manos en mis hombros. Las quité.
-Dígalo de una vez.-
-Entraron a su casa a robar, su padre no cedió a darle sus cosas y lo…- el señor no terminó la oración cuando yo ya estaba entrando a mi casa, solo escuché un grito de otro policía que no entrara a la casa. Cuando entre lo comprendí completamente. El estaba muerto en el suelo, con tu tiro en su pierna y un corte en la garganta, desangrado. Policías tomando fotos y un señor con una manta blanca para tapar el cuerpo de la única persona que me quería. En ese momento me sentía muerta. Yo verdaderamente estaba muerta.



-Gracias tío.- Dije tomando mis maletas alejándome de la casa en la cual hacia una semana mi padre había sido asesinado. La vendí, y en ese momento estaba por usar el pasaje de avión que mi padre me había comprado para que ambos fuéramos a pasar mu año sabático a Londres.
Tomé un taxi hasta el aeropuerto, realicé el check-in de las valijas y luego esperé que mi vuelo llegara. Me senté y comencé a pensar que sería mi vida a partir de ahora. Que sucederá conmigo, solo tengo 17 años, y no tengo a nadie, solo tengo dinero, mucho, por herencia, pero la verdad no lo quería. Me sentía sola, sentía que mi vida no tenía rumbo. Pero quedarme en el lugar donde mis dos padres murieron era un martirio. Eran las 9:00 y mi vuelo saldría en media hora. Solo tenía una mochila con cosas para el avión. Caminé por el aeropuerto y miraba algunos aviones despegando.

Llegué a un lugar donde no había casi nadie, salí y miré el cielo, sabía lo que debía hacer de ahora en aterraba pero me aterraba la idea. Debía enfrentarme a la vida.

El vuelo salió y me senté en mi asiento ya designado. Veía como la ciudad en donde había vivido por años, se alejaba para nunca volver, dejaba los peores recuerdos allí.
“La próxima vez que abra los ojos estaré en otro mundo” pensé. Y la próxima vez que abrí los ojos era porque estábamos descendiendo en Londres.
Bajé del avión y vi mucha gente en ese lugar, con carteles y nombres, con valijas, personas que abrazaban a sus familiares como si no hubiera un mañana. Pasé por el check-in y luego salí del aeropuerto. Tomé un taxi; Papá tenía una casa en este lugar ya que había vivido aquí antes de que yo naciera. El tenia anotada la dirección en el cuaderno en el cual había programado todo lo que haríamos en este viaje, así que lo saqué y le dicté la dirección al taxista. El asintió y me llevó. Debajo de la dirección decía: “las llaves están en la maseta de la izquierda”.

Comencé a sacarme las prendas que era posible, aunque estaba nublado hacía mucho calor, demasiada. El viaje duró más o menos una hora, pagué y me bajé, bajé mis valijas y me tope con un portón de rejas. Si esto comenzaba así, no me gustaría nada lo demás. No entendía que hacer, hasta que ví, entre las enredaderas, en la parte de adentro de la reja una maseta. Rápidamente la saqué y sin compasión la di contra el suelo. Nadie me observaba, la calle era estrecha y todas las casas de ese lugar eran grandes. Definitivamente alta sociedad. Revolviendo la tierra encontré una caja de metal, la abrí y dentro estaban una par de llaves, que pasaron 17 años y estaban intactas.

Abrí la reja y entré. Un largo camino cubierto de hojas daba a una mansión. No lo podía creer, esa casa era verdaderamente una mansión. Comencé a caminar con mis dos valijas y mi mochila.
-Hay que hacer un muy buen mantenimiento.- dije mirando el pasto de maso menos un metro, y la cantidad de hojas que estaban en el suelo ya que en el frente de la casa rodeada de rejas había dos árboles a cada lado del camino. Subí las escaleras dejando las valijas en el patio y abrí la casa.

Estaba todo escuro y con un poco de polvo, pero estaba todo perfecto. Según lo que se mi padre mantuvo esta casa completamente cerrada para que nada malo ocurriera.
Recorrí todo, la cocina fue lo primero, era amplia y tenía todo. Luego el baño, los dormitorios, una pequeña biblioteca, y luego el living. Por la casa solo me debía preocupar de la limpieza, y de comprar un televisor. Entré las maletas a la casa y fui a comprar algo para comer, antes me cambié la ropa ya que moría de calor. Me coloqué un vestido blanco con un cinto marrón del mismo color que mis zapatos.

Tomé bastante dinero y salí a caminar, a ver si encontraba un supermercado. Y a las dos cuadras vi uno, lo bastante grande como para tener lo que necesitaba. Entré y tomé un carrito. Metí productos de limpieza, dos de cada uno. Pastas y tres huevos. Una escoba, trapos y fregones, esponjas, guantes de goma y dos baldes. Y una bebida.

-Serían 200 dólares.- Para todo lo que llevaba, no estaba mal. Saqué el dinero y le pagué.
-Disculpa, ¿Puedo llevar esto en el carro hasta mi casa? Porque es demasiado para llevarlo en bolsas.- La chica sonrió amablemente y me dijo:
-Aquel chico de allí.- señalo a un joven alto de cabello rubio.-te llevará a tu casa, si gastas más de 100 dólares es un servicio gratis. Agradecí y llevé mi carro a donde estaba el.

-Disculpa…- el chico volteó y me miró con sus ojos hermosamente celestes.
-Hola, mi nombre es Niall- Dijo muy amablemente y sonriendo. –Permíteme ayudarte.- tomó mi carro y comenzamos a caminar hacia afuera. Le agradecí.
-¿Dónde vives?- Me pregunto ya sentados en la camioneta.
-Nashville 826 -. Respondí. El me miró imprecioando.
-Esa es la dirección de una casa abandonada ¿no?- Sonreí.
-¿Así se le llama?- El asintió. –Pues sí, llévame a la “casa abandonada”- sonreí un poco.
-¿Vives ahí?- Asentí. –Yo vivo alado.-
-No pude ver ninguna de las casas que habían alrededor.- El chico era muy amable. Comenzó a bajar las cosas de la camioneta mientras yo le había el portón.
-Ya es tarde, déjalo en el patio que yo me encargo.- Dije al ver que era casi la noche y el miraba su reloj. Asintió.

-¿Con quién vivirás aquí?-
-Sola, mi papá murió.- Niall se sorprendió muchísimo. Pero también notó que no quería hablar del tema.
-Debes trabajar mucho para que esta casa quede usable- sonrió y asentí entrando un par de cosas a la casa. -¿quieres que te ayude? Mis amigos y yo estamos de vacaciones, y la verdad sería muy divertido. - Lo pensé unos segundos, a este chico lo acababa de conocer, pero parecía muy amable.
-Como quieran, pero si no les agrada la idea…- el me interrumpió.
- Descuida, mañana por la mañana vendremos.- Sonrió por última vez y se fue de mi casa en la camioneta.

Cerré bien el portón y entre a la casa. Limpié un poco la cocina, lo necesario como para cocinar y comer. Lo hice y me acosté a dormir en el sofá, los colchones estaban todos envueltos y estaba verdaderamente agotada.


Ding dong, ding dong, el timbre no paraba de sonar. Me levanté y recordé que Niall vendría con sus amigos. Me miré al espejo para ver si estaba presentable, y peiné mi cabello largo y ondulado, mis ojos grises se veían cansados pero estaba presentable.
Corrí por el camino y abrí el portón. Eran seis chicos, cada uno que pasaba se presentaba.

-¡Hola!- Dijo Niall, muy feliz.
-¡Hola!- Respondí. -¿Están seguros que quieren ayudarme?-
-Claro que si.- Respondió un chico de ojos verdes y que parecía divertido. –Hola, soy Louis- estiró su mano.
-Katherina- Estreché su mano. Todos los chicos hicieron eso, el primero en pasar fue Niall, luego Louis, luego un chico muy amable llamado Liam, me agradó la ropa de otro de ellos, Zayn , de verdad vestía bien. Y el último chico era extraño. El se limitó a mirarme a los ojos y decir su nombre, Harry. Me hizo sentir algo incomoda.

-Bueno, si quieren comencemos por el jardín…- dí la idea y todos ellos asintieron.
-Yo me encargo de cortar el pasto- Dijo Niall. –Traeré la máquina de mamá.-
-Yo junto las hojas- Dijo Zayn. –Mientras todo esto ocurría, el último chico que había entrado a mi casa me miraba directamente.
Me hacía sentir nerviosa y me intimidaba demasiado. Era realmente perfecto, su pelo, su voz, sus ojos, su forma de crear algo en mi me estaba matando, no podía prestar atención a nada si él estaba allí… ¿Qué rayos me sucedía?

  • 354 days ago via site
  • 564

-Lo prohibido atrae-

Capítulo #26

El abrazo fue separado por dos voces provenientes del piso de abajo. Cerré la maleta y bajamos.
-¿¡No te das cuenta lo que has hecho!?- Gritaba mi hermano a su padre, el cual estaba callado, su rostro representaba… culpa, creo que Logan jamás se enojó con el. -¡Acabas de echarla de su casa! ¡De la casa que tanto nos costó que aceptara como suya! ¡Acabas de romper lo poco que habían creado! Si quieres saber, ella me avisó a mi donde estaría, ella me dijo que se quedaría allí y que podía estar tranquilo porque estaba con Harry, ella me dijo que tan protegida se siente en sus brazos, ¿Sabes? Cada vez que el la abraza siente lo mismo que cuando su padre lo hacía, ella lo ama con su alma, ¡y tu la trataste como una cualquiera! A la persona más importante para mi. Seguro todo esto no lo sabías, ¿tienes una leve idea por que? ¡Porque nunca nos escuchas! –Mi hermano se percató de que Styles y yo estábamos allí.- Por favor, no te vallas a Uruguay. –Beck y Harry se dieron cuenta de que esos eran mis planes.- Harry negó con la cabeza.
-Logan, ella vivirá en mi casa, así que no te preocupes.- No me lo esperaba… Mi hermano sonrió, sonrió ampliamente al ver que estaría en su casa.

Bajamos los pocos escalones que faltaban de las escaleras, caminamos por enfrente de Beck y de la persona mas importante para mi.
-Dejaré las cosas en el auto y entraré nuevamente.- Expliqué a mi hermano. –Los chicos deben estar por llegar.- Solté la mano de Harry y salí de la casa. Tenía un gran mareo, sentía que el mundo daba vueltas y vueltas a mi alrededor mas rápidamente que cualquier otra cosa jamás existida. Al llegar al auto miré hacia la casa, la puerta estaba cerrada, no sabía si adentro estaba todo bien o era la 3era guerra Mundial.
Coloqué la maleta en la parte trasera del coche. Me recosté sobre y pasándome las manos por entre el cabello, por primera vez desde hace tiempo, estaba insegura, débil y susceptible, y odio sentirme así.
Emprendí camino hacia la casa nuevamente, aún me quedaban fuerzas como para caminar sin trastabillar, la razón era que aún no me di cuenta de todo lo que había ocurrido, no procesé toda la información por lo cual mi cabeza me dolía.

Antes de llegar sentí la voz de Liam…
-¡Hey! ¿Cómo estas?- Dijo acercándose a mi para luego saludarme con un beso en la mejilla.
-Cuando entres te enterarás supongo…- No pensaba decirle que estaba bien, es esos momento lo menos que podía hacer era actuar e interpretar a la “niña feliz”. El me miró confundido pero no siguió preguntando.
-Los chicos está atrás ahora entrarán… ve, yo los iré a buscar.- Dijo, ya no con el mismo rostro de felicidad con el que había llegado, no me gustó nada eso, aunque ya estaba en la puerta de la casa. Entré… no vi a nadie en la sala de bienvenida… ni tampoco en el living, me asomé un poco al cuarto de Beck y el estaba tirado sobre su cama, maldito ingrato. Abría la puerta de la habitación de mi hermano y los vi. Entré y cerré la puerta, los chicos estaban sentados en el suelo, yo ya sabía que se vendría una avalancha de preguntas.

Me senté en la cama…
-¿Te irás?- Preguntó mi hermano. Asentí. -¿Del país?- Harry miró de repente, y se dio cuenta que el nunca me había preguntado si yo quería vivir con el… pero claramente, Negué, no quería irme, por más que odié este lugar por meces, acepto que estos chicos cambiaron mi vida. -¿Con Harry?- Preguntó mi hermano para romper mis pensamientos. Asentí, ellos sonrieron levemente. –Quiero que sepas que lo que dijo mi padre… sobre que eras una… -
-¿Cualquiera?- Terminé la frase por el, le costaba mucho trabajo llamarme de esa forma. –No te preocupes, se que no lo soy.-
-¿Qué es lo que te preocupa, entonces?- Preguntó Harry, era la primer pregunta que el realizaba.
-Desde que llegué a este lugar… lo único que hago es atraer problemas.- Los chicos tocaron la puerta. –yo abriré- El momento exacto para escapar de otra lluvia de preguntas.
Corrí levemente hasta la puerta, que no quedaba muy lejos del cuarto de Logan. Y abrí. Saludé a cada uno de ellos, y a Lottie, la hermana de Louis la cual no conocía, le pregunté si se quería quedar pero me dijo que debía hacer un par de cosas, es una chica muy hermosa.

-¿Sucede algo?- Preguntó Zayn luego de unos 10 minutos en donde todos hablaban menos yo.
-Valla que sucede…- dijo mi hermano.
-Me iré de esta casa…- respondí insegura, no sabía como reaccionaría Zayn al saber a donde iré.
-¿Por qué razón?- Preguntó Niall, triste. Todos los chicos estaban petrificados, se sentía la tensión.
-Hey, tranquilos solo me iré a vivir a otro lado, no me iré del país- sonreí levemente, y ellos volvieron a respirar… valla que me quieren. –Discutí con Beck- sentencié.
-Vivirá en mi casa.- Dijo Harry, nadie se sorprendió en lo más mínimo, incluso Zayn se alegró. Las cosas se iban ordenando en mi cabeza a medida de que el sol salía.
-¿Pedimos pizza?- Preguntó Louis. Todos asentimos, teníamos hambre, me incluyo. Louis salió de la habitación para llamar a la pizzería, pero se me ocurrió una mejor idea así que lo llamé antes de que entrara.
-¿Por qué no salimos a comer? No tengo muchas ganas de estar aquí…-
-Es una buena idea, podemos ir al restaurante que queda a dos cuadras.- Todos estaban de acuerdo, y salimos de ese horrendo lugar. Iríamos caminando ya que era cerca, Harry y yo íbamos de la mano, detrás de todo, los chicos de adelante iban haciéndose bromas entre ellos, y cada vez que veían una chica, le gritaban que alguno de ellos quería ser su novia, a cualquier clase de chica.

Llegamos y pedimos un plato normal, cada uno cosas diferentes. Conversamos un rato, me sacaron muchas sonrisas, como de costumbre, ellos arreglaban mi mundo. Llegó la hora de las apuestas, odiaba esa hora, siempre que salíamos a comer hacíamos una serie de papelones por culpa de esto.
-Zayn… te apuesto 20 dólares a que no entras al baño de mujeres.- Dijo Louis.
-Pues 20 dólares serán míos.- Dijo parándose del asiento… 5 minutos luego estábamos todos afuera del restaurante… nos había sacado por que una chica estaba en el baño cuando Zayn entró y salió hecha una escándalo.
-Fue divertido.- Dijo Liam. Todos sonreímos, en verdad lo había sido. Volvimos a la casa, ya era lo bastante tarde como para que todos durmieran.

Nos acostamos en el living a mirar una película, era una de las de Harry Potter, creo que la tres.
-iré a traer más palomitas.- Dije parándome, no estaba frente a nadie así que no molesté la visión de ninguno.
-Yo traeré refrescos.- dijo Niall, el cual se levantó y caminó hasta llegar a mi lado para luego ir a la cocina. La casa esta completamente oscura, sentimos voces desde la habitación de Beck, pero Ashley estaba en un viaje por trabajo…
-Niall, espera… esto es extraño… -Dije haciendo que parara de caminar, me acerqué lentamente a la puerta del dormitorio… no tenía un buen presentimiento de las cosas. Escuché claramente la última frase: Mariana, amor, comprende que no podré ir todas las mañanas, luego hablamos mas tranquilamente, lo siento, adiós.- y eso era demasiada información.
Niall y yo nos miramos y caminamos algo más rápido hasta llegar a la cocina, donde no nos escucharía nadie.

-Dime que no escuchaste lo mismo que yo…
-Por desgracia si…- Niall estaba nervioso, parecía como si hubiera asesinado a alguien. Le toqué la mejilla. –No estés nervioso, no hicimos nada… el problema es…
-Logan.- Terminó el. Asentí. –Pero no podré esconderle algo así…-
-No estamos seguro de nada aún, aunque es mejor decirle lo que oímos. –El asintió y continuamos sirviendo. –Yo se lo diré, no te preocupes Niall, puedes tranquilizarte… - Pero ocurrió algo que no me lo esperaba, Niall rompió a llorar, nunca lo había visto llorar, ni siquiera lo había notado triste alguna vez, en ese momento ver esa lágrima caer me hizo mal, adoro a este chico.
-Hey, no llores, no, por favor no lo hagas.-
-No soporto esta situación hermana, ¿Nunca te has preguntado porque vivo con mis abuelos?- Yo no sabía que el vivía solo con sus abuelos, nos sentamos en la mesa de la cocina… -Hace 6 años, un chico de unos 26 años llegó a mi casa preguntando por mi padre, le dije que se encontraba en el jardín de el fondo, no parecía un mal tipo… - Lo escuchaba atenta. – Resulta que mi madre vapor ía engañado a mi padre con aquel tipo por 2 años. –un vacío se hizo en mi estomago, y Niall comenzó a llorar nuevamente.
-Por favor, no sigas. No quiero verte llorar, por favor, basta.- El me miró algo sorprendido, yo estaba apunto de llorar y no lo quería hacer. Secando la última lágrima de su mejilla me dijo:
-Nunca creí conoces a alguien como tu.- Sonreí y lo abracé fuertemente. No se como le agradeceré lo que han hecho por mi estos chicos.

Era verdad, no quería ver a Niall llorar, pero, volviendo al presente, hay una cosa que estoy segura; Beck esconde algo, y eso no me agrada nada…

YAAAY; BUENO, ESTA NOVELA CREO QUE SOLO LA LEEN
UNAS PERSONAS QUE SON MIS BFF
PERO NO QUERÍA DEJARCELAS SIN FINAL ASI QUE
ESCRIBO SOLO PARA USTEDES c:
Y SI QUEDA ALGUNA LECTROCA DE ANTES,
GRACIAS POR HACERME EL AGUANTE<3
LOVE YOUUU!
Kat

  • 602 days ago via site
  • 180

here's mine! Hope you you like it

  • 607 days ago via site
  • 471

:)

  • 612 days ago via site
  • 98

OK, HAGÁMOSLO PARA VER SI FUNCIONA, DARÉ FOLLOWBACK!

  • 619 days ago via site
  • 147

Everyone should put this picture like you twitter's icon! everybody together for Zayn's birthday :D TODOS DEVERÍAN PONER ESTA FOTO DE ICONO! DESPOSTREMOS QUE ESTAMOS UNIDAS, POR ZAYN!

  • 628 days ago via site
  • 77

Hi:) this is me:)

  • 633 days ago via site
  • 218

"Unos 250.000 animales mueren por día,si tienes uno, AMALO como el/ella lo merece,y PAREMOS con el abuso." RT Pondré esta foto de icon, nose ustedes, pero yo creo que lo necesito.

  • 638 days ago via site
  • 416

:D

  • 640 days ago via site
  • 112

Katy Uriarte soy yo, fue gracioso.

  • 657 days ago via site
  • 49

Les gusta mi cel?

  • 663 days ago via site
  • 75

Debemos poner ESTA foto de icon,para expresar la uninon,aunque seamos de otros paises & el orgullo que sentimos!RT Y PONLA!

  • 666 days ago via site
  • 274

RT Si estas mas que orgullosa de los cinco chicos que cambiaron tu vida. #Thanks1D

  • 666 days ago via site
  • 226

Yooooo(: que piensan?? #HappyDirectionersDay

  • 669 days ago via site
  • 156

No es muy buena la foto, pero estoy con Jon ♥ :')

  • 671 days ago via site
  • 62

Capitulo #25 –Lo prohibido atrae-

La tarde pasó volando ya la hora de ir a al disco llegó. Los chicos comenzaron a llegar a la casa de Styles, mientras me vestí el baño, sentí cada uno de sus voces. Me puse un jean con las mismas cualidades del de hoy, una blusa negra con solo una manga, también mostrando el ombligo, y unos zapatos taco corrido negros. Salí del baño y me topé con Zayn.
-Woo, ¡estas hermosa!- Me miró de arriba abajo y sonrió, al igual que yo.
-¡Gracias! Tu también, espero no tener que discutir con ninguna que se meta con mi mejor amigo.- Rió.
Caminamos junto a la sala, donde estaban todos los chicos, saludé a cada uno de ellos, la mirada de Styles estaba clavada en mi, y en el collar que tenía en el cuello, luego se desvió a mi mano, mi dedo, el anillo. Luego me miró a los ojos y yo miré el suelo, sabía que a Harry no le gustaría verme llevar ese anillo, pero era realmente lindo.
-¿Vamos? Dijo Louis.- Todos asentimos.

Al llegar a la disco, estaba sonando una canción realmente buena, me senté en la barra, sobre las “piernas” de Harry.
-¡Katy!- Sentí una voz conocida, solo que un poco diferente, pronunciando mi nombre. Miré a mi izquierda y vi a William, que venía caminando entre todas las personas hacia mi, me paré para saludarlo, pero tomó mis mejillas y me besó. Automáticamente lo empujé, el olor del alcohol proveniente de Will me invadió. Estaba completamente borracho.
Harry se paró del asiento, y alejó a Will de mi, no fue agresivo con el ya que el problema con el alcohol es lo único que ellos dos comparten, pero de un momento a otro, Harry terminó en el suelo tomándose la cara.
-¡Hey Lerman! Alégate de ellos.- Dijo Liam en el momento en el cual yo me agachaba para ayudar a Harry.
-¿Te encentras bien?- El aun se tocaba la cien. Los chicos ayudaron a Will y lo llevaron a un lugar donde yo no tenía idea.
-Si.- Sentenció Styles, un poco enojado con lo que pasó y parándose.
-Volvamos a tu casa, debes ponerte hielo.- El negó rotundamente, aunque era una buena idea, seguro el no quería “arruinar” Mi noche de cumpleaños. –Amor, no arruina nada que volvamos, mientras estés bien yo estaré feliz.- El me miró nuevamente y aun con su mano en la cien me dio un pequeño beso.
-Lo siento mucho…- Negué y lo tomé de la mano.

Comencé a escribirle un texto a Logan en el momento que me senté en el auto.
-¿Quieres que conduzca?- Mi miró, algo impresionado.
-¿Conduces?- Asentí.
-Aún no tengo el permiso.- Se desabrochó el cinturón e intercambiamos asientos.
Conducí hasta su casa, un poco más lento de lo que el maneja pero estuvo… bien.
Me preocupaba algo. Todo transcurría con cierta similitud a mi pesadilla, no exactamente igual, pero muy parecido. Al llegar el se sentó en el sillón y yo le llevé un poco de hielo, el cual a su alrededor tenía un paño para que se haga un poco menos directo el frío.
-Lo siento.- Le dije después de unos minutos de silencio, ambos estábamos sentados en los sillones del living. Me miró, sonrió y desvió su mirada a un lado.
-Sabes que no tienes la culpa.- Sentenció aún sosteniendo el hielo en su cien. No la tenía por completo, pero yo debí dejar las cosas muy claras con Will, aunque pensé que lo había hecho veo que no.
-Será mejor que comas algo, ¿Qué te gustaría?- Me miró, bajó su mirada a mi escote, aclaré mi garganta y sonrió.
-Creo que un café con leche caliente estaría bien.- Sonreí y asentí.

Comencé a prepararlos, su cocina era realmente espaciosa con todo lo necesario y no necesario como para preparar un banquete. Coloqué en el microondas las dos tasas, mientras que cernía el azúcar sobre el pan con manteca. Un teléfono sonó, y no era de mi pertenecías.
-¿Hola?- Atendió Styles. –Si, ella está aquí hermano.- Supuse que era Logan. –Lo tendremos, tranquilízate.- ¿Mi hermano nervioso? –Está bien, nos vemos luego.- Colgó.
-Tu hermano llamó para decirnos que tuviéramos cuidado.- Dijo en una forma burlona.
-No haremos nada, no veo porqué hay que tener cuidado.- Demoró unos segundos en responder.
-Dijiste que luego de la disco…- Sonreí, aunque el no lo notó, estábamos en distintas salas hablando mas fuerte de lo normal para lograr oírnos.
-Estás herido Harry, no supuse que eso sucedería.- El microondas avisó que la leche estaría lista. Un minuto luego ya estaba todo listo en la pequeña mesa del living. -¿No me hablaras más?- Dije riendo levemente.
-Yo quería…-
-Yo también, pero aún nos queda tiempo, yo no me volveré a mi país.- Sonrió y comenzamos a beber.
-Me gustaría que alguien me cuidara de esta forma.- Sonreí, este chico no podía gustarme más.
-Muchas querrían cuidarte de esta forma… y otras.- Sonrió levemente.
-¿celos?- Arqueé las cejas. ¡Mira quien habla de celos!. –Ninguna persona en el mundo lo haría mejor que tu.- No tuve palabras para eso, sinceramente, no pude responder.

Luego de unas horas subimos a dormir.
-No tengo la ropa adecuada.- Pensé en voz alta, sin darme cuenta, pero Styles lo escuchó.
-Excelente.- Dijo arreglando las cobijas de la cama de dos plazas, la cama en la cual… pasaron muchas cosas.
-¿Me prestas una camisa?- Negó. –Aún estas frustrado porque no hicimos nada.- Afirmé. Sonrió pero aún sin mirarme. –Es ami a quien le duele…- Su sonrisa se borró.
-No lo había mirado desde esa perspectiva…-
-Era una broma.- Caminó hasta mi y me abrazó. Le devolví el abrazo, algo descolocada. –Y esto ¿por que es?-
-Porque eres la persona más valiosa que tengo.- Oh por dios. ¡Que le digo!
-Y tu eres todo lo que yo tengo.- El abrazo se hizo mas profundo, estaba cómoda en sus brazos, me sentía protegida, como… como en los brazos de mi padre, mi único padre. Me dejó de abrazar y me besó para luego alejarse nuevamente.

-Duerme en ropa interior, te lo ruego.- ¿Por qué rayos lo hacía? Eso de que me convenza tan rápido no me agrada.
-Está bien, pero no te precipites…- Sonrió y se acostó del lado derecho de la amplia cama. Respiré hondo y me quité los zapatos, el jeans y la remera, no estaba completamente segura de porqué lo hacía, pero su maldita mirada me hipnotizaba por completo. Me acosté a su lado, dándole la espalda, enseguida sentí au cuerpo pegado al mio, me abrazó por la cintura, sonreí ante ese calido contacto.
-Te pedí que no te precipitaras… recuerda.- Sonrió y respiró hondo, un poco frustrado.
-Yo no accedí.- Lo miré… -Está bien, intentaré no hacer “nada”, pero no te prometo poder controlarme.- Reí levemente y nos acostamos así, abrazados.

Al despertar el otro día, Harry aún soñaba. Miré la hora y eran las 8:25 am. Lo bastante tarde como para que Beck ya estuviera levantado. Me enaltecí, miré mi rostro en el espejo que se encuentra a un lado de la cama, no estaba tan mal.
-Aún no puedo creer que una chica como tú sea mi novia.- Me estremecí un poco de su voz repentina.
-¿Hace cuanto me observas?- Sonrió.
-Umm… una hora, creo.- Sonreí negando con la cabeza. –Te llevaré a tu casa, Logan me invitó.- Asentí y comencé a vestirme, Harry fue a bañarse para luego ir a la casa de mi hermano.

En el momento que abrí la puerta de la casa, Beck saltó del sillón de la sala.
-¡Donde rayos pasaste la noche!- Me impresioné de tan alto tono al hablarme.
-¿Disculpa? No veo razón para darte explicaciones a ti, además puedes ir hablando un poco mejor, no pierdas cordura.- El estaba furioso, lo mejor era que le dijera donde… -Dormí en lo de…- Respiré hondo, acepto que tenía mucho miedo. –En lo de mi novio.- Harry, el cual estaba detrás de mi, sostuvo mi mano, fuerte.
-¿Novio?- Estaba enfurecido. -Styles es tu… ¿novio? –Su mano apretó fuerte la mia, el me estaba dando seguridad. Asentí. – Bien… si estas tan “cualquiera” para tener novio e irte sin avisar, vete. –Eso juro que no me lo esperaba. Luego de meces viviendo aquí, el me trataba como una reina para que perdonase las mil cosas que sucedieron, y aún así… tira todo esos meces de esfuerzo ¿en dos palabras?. Que poca vergüenza.
-Bien.- Respondí y abrí la puerta dejando ver que Harry estaba detrás de mi, pero no di chance al tiempo, tomando su mano entré y subí a mi habitación, la enfurecida en este momento, era yo.

-Hey… tranquilízate.- Me dijo Harry, viendo como guardaba todo en mis grandes maletas.
-¡No puedo! ¿No te das cuenta lo que acaba de ocurrir?- El me miraba, shokeado, jamás me había visto enojada, creo yo que ni yo misma he de haberme viso así. Estaba apunto de llorar, claramente de bronca contenida. –¡Ese maldito me abandonó, años atrás, me hizo pasar momentos horribles cuando solo era una niña, pe trató como basura. Luego de años, viene a tratarme como una cualquiera! Mi mamá se equivocaba cada vez que decía que Beck había cambiado, cada vez que ella decía que el era otro, no la persona que me abandonó, al igual se su esposa, ella me decía que merecían mi perdón… La necesito, la necesito ver, abrazarla, la necesito en este momento más que nunca. Querría haber muerto con ella en aquel accidente. –Styles se paró y me abrazó.-
-Te amo. Eres la persona más fuerte que conozco.- Rompí el llanto, ya no soportaba más. –Si eso hubiera pasado, jamás te hubiera conocido, jamás conocerías a tu hermano, ni a Liam, Louis, Niall ni a tu mejor amigo, y para nosotros eres mucho más importante de lo que te imaginas, así que por favor, no vuelvas a repetir eso-.

El abrazo fue separado por dos voces provenientes del piso de abajo. Cerré la maleta y bajamos.
-¿¡No te das cuenta lo que has hecho!?- Gritaba mi hermano a su padre, el cual estaba callado, su rostro representaba… culpa, creo que Logan jamás se enojó con el. -¡Acabas de echarla de su casa! ¡De la casa que tanto nos costó que aceptara como suya! ¡Acabas de romper lo poco que habían creado! Si quieres saber, ella me avisó a mi donde estaría, ella me dijo que se quedaría allí y que podía estar tranquilo porque estaba con Harry, ella me dijo que tan protegida se siente en sus brazos, ¿Sabes? Cada vez que el la abraza siente lo mismo que cuando su padre lo hacía, ella lo ama con su alma, ¡y tu la trataste como una cualquiera! A la persona más importante para mi. Seguro todo esto no lo sabías, ¿tienes una leve idea por que? ¡Porque nunca nos escuchas! –Mi hermano se percató de que Styles y yo estábamos allí.- Por favor, no te vallas a Uruguay. –Beck y Harry se dieron cuenta de que esos eran mis planes.- Harry negó con la cabeza.
-Logan, ella vivirá en mi casa, así que no te preocupes.- No me lo esperaba… Mi hermano sonrió, sonrió ampliamente al ver que estaría en su casa.

BUENOOOO, HACE COMO UNOS 300 DIAS QUE NO SUBO CAP..
AAHHAHA, PERO AHORA ESTOY DE VACACIONES NUEVAMENTE ASI
QUE PIENSO TERMINAR CON ESTA NOVELA!
RECUERDEN ESCRIBIR QUE LES PARECIÓ EL CAP
>>>>EN LA FOTO <<<<
FUE LARGO EL CAPPPP:D
GRACIAS A TODOS!!!!!!!!
LOS QUIEROOOOOOOOOOO♥
-Katherina.

  • 673 days ago via site
  • 533

Destras esta mi pared de posters de 1D & delante mi mano c:

  • 674 days ago via site
  • 193

Ella es Nina, la encontramos tirada en la calle en mal estado hace dos años, la cuide y ahora es esa hermosura, la cual amo con mi vida y no me de verguenza decir que no tiene raza, porque eso no me importa, la amo mucho y siempre va a ser así.

  • 675 days ago via site
  • 81