@JustinMyDope

No importa que haya cambiado para ti o para el mundo, esa canción permanece igual, justo como ese momento.

Photos and Videos by @JustinMyDope

  • Timeline
  • Gallery

El prometido de mi hermana.(adapta)


Sinopsis

La hermana gemela de ______ Deleasa, Danielle, era un problema con mayúsculas. Pero esa vez había ido demasiado lejos al abandonar a su prometio, Justin Bieber, cuando éste se estaba recobrando de un gravísimo accidente. ¿Qué podría hacer ______ excepto quedarse al lado de Justin? Pero todo el mundo asumió que ______ era la prometida de Justin, incluso él mismo, y cuando se recuperó, siguió decidido a casarse. ______ no sabía que hacer. Por un lado, se sentía obligada a decirle a Justin que ella no era su hermana. Pero por otro, estaba deseando casarse con él.

Capitulo 1.-:


______ Deleasa empujó la puerta de urgencias del hospital y entró dando zancadas en el pasillo que llevaba hasta información. Estaba calada hasta los huesos. Había tomado un taxi, pero se habían quedado atrapados en uno de los típicos atascos de la ciudad de Denver, así que se había bajado y había ido caminando dos manzanas hasta el hospital.
—Me han dicho que han traído aquí a mi hermana. El apellido es Deleasa —dijo con tranquilidad.Se alegraba de que su imagen de serenidad, que tanto la favorecía en su trabajo como abogada, escondiera los ansiosos latidos de su corazón. La imperturbable enfermera comprobó sus papeles, estuvo a punto de hacer un comentario y, después, viendo la expresión de ____, se lo pensó mejor.
—La encontrará en la UCI. Tome el ascensor hasta la sexta planta.
¿En la UCI? ¡Dios Santo! ¿Por qué no le habían dicho que era tan grave? Intentando convencerse a sí misma de que no había ocurrido lo peor, ____ se dirigió hacia el ascensor, sin prestar atención a la curiosa mirada de la enfermera. Cuando se abrieron las puertas, salió y miró a su alrededor. No parecía haber nadie a quien pudiera preguntar pero, acostumbrada a tomar decisiones rápidas, se dirigió sin dudarlo hacia la derecha. Fue mirando habitación por habitación y entró rápidamente en una de ellas cuando vio una figura familiar.En lugar de estar tumbada en una cama, su hermana estaba paseando arriba y abajo en la salita de espera.
—Cuando me dijeron que estabas en la UCI pensé que te encontraría malherida —dijo ____ tensa.
— ¿Desilusionada?
. ______ y Danielle Deleasa eran gemelas idénticas. Tenían veintisiete años y eran dos mujeres bellísimas, con unos ojos de un Cafe tan intenso que a veces los chicos se perdían en ellos y un aspecto tan delicado que las hacía parecer frágiles. Tenían la piel de porcelana, en magnífico contraste con el brillo de su pelo negro. Las dos eran altas, esbeltas y con muchas curvas.La única diferencia que saltaba a la vista era que _______, ____ para los amigos, llevaba media melena. Las diferencias realmente importantes no se veían. Precisamente por esas diferencias las dos hermanas habían dejado de verse hacía mucho tiempo.Danielle era una secretaria excepcionalmente buena pero, en lugar de usar su cerebro, usaba su aspecto físico para conseguir lo que quería. Los hombres, decía, pensaban con otra parte de su anatomía y podían ser utilizados para mejorar de posición en la vida.Por contraste, el aspecto físico era un hándicap para ____ en su trabajo. Tenía que trabajar el doble para convencer a la gente de que no era sólo una cara bonita sino una buena abogada.A pesar de que, por deseo de Danielle, sólo se veían en raras ocasiones, a ____ le seguía importando su hermana. Era la única familia que tenía.
—Parece que estás bien —dijo burlona.
— ¿Bien? ¡Mira esto, me va a quedar una cicatriz, ya lo verás! —exclamó Danielle señalando un pequeñísimo corte en su mejilla derecha que había sido limpiado y que ni siquiera había necesitado puntos.
Por la fuerza de la costumbre, ____ ignoró el comentario de su hermana y buscó información.
— ¿Qué ha pasado? Lo único que me ha dicho la policía es que habías sufrido un accidente —dijo recordando el miedo que había sentido pensando que había perdido a su único familiar. Huérfanas desde pequeñas, siempre habían estado solas, razón por la que ____ seguía aferrada a Danielle.
Ignorando descaradamente el cartel de «No fumar», Danielle encendió un cigarrillo y le dio una profunda calada durante unos segundos antes de contestar.
—Ha sido horrible, creí que iba a morir. Un coche perdió el control cuando salíamos del restaurante y se subió a la acera, directamente hacia nosotros. Justin me empujó para apartarme, pero el coche lo atropello a él. ¡Y yo me di un golpe contra la pared y me hice esto! —de nuevo señalaba el cortecito en la mejilla. ____ se prometió a sí misma no prestar atención al infantil egoísmo de su hermana.
— ¿Quien es Justin?— Danielle exhaló el humo y la miró intensamente.
—Justin Bieber.
—¿Justin Bieber, el abogado? —preguntó incrédula.Cuando su hermana asintió, ____ no podía dar crédito. Había oído hablar de él. ¿Quién no lo había hecho en el mundo de las leyes? Su reputación como abogado era increíble. Era casi una leyenda a los treinta años.— ¿Y cómo lo has conocido?—Un día entró en el gimnasio al que yo voy y empezamos a charlar. Había venido a Denver a llevar un caso y, en fin, supongo que debes saberlo, me ha pedido que me case con él.
Decir que ____ estaba atónita era decir poco. Ni siquiera sabía que Justin Bieber estuviera en Denver y ahora descubría que era nada más y nada menos que el prometido de su hermana. ¡Su prometido! Nunca pensó que eso pudiera ocurrir. Estaba tan acostumbrada a los devaneos de su hermana con los hombres que no se le había ocurrido que un día pudiera enamorarse de uno de ellos. Que fuera Justin Bieber el que había hecho el milagro era una sorpresa, pero la vida está llena de ellas. Se quedó mirando a su hermana, intentando imaginar la horrible ansiedad que debía de estar sufriendo.Cada persona se comporta de forma diferente ante una situación de tensión y el miedo hace que la gente se comporte de forma curiosa. Su hermana debía de estar escondiendo el suyo tras una fachada de indiferencia. El corazón de ____ se ablandó.
— ¿Y cómo está? —preguntó cariñosamente.Su hermana apagó el cigarrillo y tomó su abrigo.
—Entra y mira tú misma.
La llevó hasta una habitación en la que, casi tapado por una serie de monitores y cables, Justin Bieber estaba tumbado en una cama. Lo único que ____ pudo ver fue que tenía el pelo castaño y que estaba terriblemente pálido. A pesar de ser un hombre que aparecía a menudo en los medios de comunicación, nunca había visto una fotografía suya y no tenía ni idea de cuál era su aspecto.
— ¿Han llamado a su familia? —preguntó ____ preocupada.
—Mira, a mí no me preguntes porque tengo otras cosas en la cabeza. Lo acaban de traer del quirófano y aún no saben si va a sobrevivir. Pero si lo hiciera, podría quedarse paralítico.
—No sabes cómo lo siento —dijo tomando la mano de su hermana.
—No lo sientas. Yo no voy a quedarme aquí para verlo.
____ se quedó helada y olvidó toda noción de que su hermana estuviera sufriendo. Ninguna persona enamorada podría ser tan insensible.
— ¿Qué quieres decir?
— ¿Te puedes creer la mala suerte que tengo? Cuando por fin consigo enganchar a un hombre guapo y con dinero, ¡va y casi se mata! —contestó su hermana con una risa amarga.
Esa risa estaba tan fuera de lugar en una habitación en la que un hombre estaba gravemente herido que _____ sólo pudo mirar a su hermana, incrédula.
—Creí que estabas enamorada de él.
— ¿Enamorada? Por favor, ____, el amor es para los cuentos. Lo que quiero es dinero, una posición y un hombre que pueda llevarme a todos los sitios a los que quiero ir. ¡No esperarás que me case con un paralítico!
____ se tuvo que tragar el asco y la ira antes de poder decir:
—Te ha salvado la vida. No puedes abandonarlo ahora.
— ¿Que no puedo? Espera y verás.
—Te necesita, Danielle —dijo ____ furiosa.
—Pues yo no lo necesito a él —contestó Danielle quitándose un anillo de compromiso del dedo y tirándolo sobre la cama—. ¡Vaya pérdida de tiempo!
— ¡No me lo puedo creer! Llevo años dando excusas por tu comportamiento, Danielle, pero no hay excusa que valga para esto.Su hermana se acercó a ella y le puso un dedo en el pecho.
—Escúchame, doña Perfecta. Me da lo mismo que te parezca bien o no. Pero si estás tan preocupada ¿por qué no te quedas tú con él? Eres tan fría que te daría igual que pudiera satisfacerte o no. Yo me voy de aquí. Hay muchos más peces en el mar y creo que un cambio me irá bien. Los Angeles, por ejemplo.
____ vio cómo su hermana salía de la habitación sin echar una mirada atrás y se sintió avergonzada. Ni siquiera en los peores momentos hubiera pensado que Danielle podría portarse así con alguien. Desde luego, sabía que ella nunca podría hacerlo.

  • 1023 days ago via site
  • 262

JILEY BG||si usas o guardas da créditos ||

  • 1058 days ago via site
  • 79

Miley cyrus BG||si usas o guardas da créditos ||

  • 1058 days ago via site
  • 75

Miley cyrus BG||si usas o guardas da créditos ||

  • 1058 days ago via site
  • 93

Selena Gomez BG||si usas o guardas da créditos ||

  • 1059 days ago via site
  • 83

Selena Gomez BG||si usas o guardas da créditos ||

  • 1059 days ago via site
  • 98

Selena Gomez BG||si usas o guardas da créditos ||

  • 1059 days ago via site
  • 91

Espero te guste si quieres que lo cambie dime :)

  • 1062 days ago via site
  • 121

Espero te guste :3

  • 1062 days ago via site
  • 92


Selena, solo te pido un favor.Cuando sostengas la mano de Justin, hazlo con mucha fuerza, pues, estas sosteniendo a mi mundo.Cuando beses a Justin, porfavor, besalo con amor, porque estas besando a mi mundo.Cuando el te bese, solo rie, porque mi mundo te esta besando.Cuando lo abrazes, abrazalo con fuerza, estas abrazando mi mundo.Cuando viajes con el, cuidalo, estas viajando con mi mundo.Cuando lo acompañes por sus giras, deja que las Beliebers toquen sus manos, estas permitiendonos estar mas cerca de mi mundo.

  • 1077 days ago via site
  • 107

...

  • 1081 days ago via site
  • 88

RT si estarás con el siempre.

  • 1088 days ago via site
  • 121

The Perfect Bucket List. {Adapta}

Capitulo 3.-

No sabia si decirle a Liam lo que planeaba hacer, el era muy maduro respecto a ese tipo de cosas y estaba completamente segura que no me dejaría hacerme un tatuaje.
—em, Liam —llame su atención. El levanto la cabeza y me miro esperando a que dijera algo— con todo este asunto, pues, yo encontré un pequeño diario que tenia cuando era pequeña y en el escribí algunas cosas, hice como una lista
—¿Que escribiste en esa lista? —pregunto llevandose a la boca su vaso con soda.
—son cosas que quiere hacer antes de morir, cariño —explico Marbella por mi—cosas como hacerse un pequeño tatuaje y viajar a Londres y...
—¿Un tatuaje? ¿Ir a Londres? —repitió con asombro—no habría tiempo para ir a Londres, y jamas te dejaría hacerte un tatuaje. _______, iremos de hospital en hospital hasta que alguien sepa algo de tu enfermedad, hasta que alguien tenga una cura. No podrás estar distrayendote en estupideces
—no son estupideces —intervine—y no planeo andar de hospital en hospital, Liam, si tengo que morir, moriré
—no sabes lo que dices —se quejo negando con la cabeza—no harás nada de esas ***** y esa es mi ultima palabra.
Me desperté al día siguiente a las 7:00 am tenia que ir a la escuela pero no tenia ganas. Me aprovecharía un poco de mi situación.
Trate de levantarme de la cama sin levantar a Marbella. Me lave la cara y me puse solo una blusa blanca larga y un short negro. Me agarre el cabello en una coleta alta, tome el diario y sin maquillaje ni nada salí a dar una vuelta. Fui al mismo parque del día anterior. Era bonito y a esa hora estaba completamente solo.
Me senté en el tallo de un árbol, y abrace mis rodillas. Quería hacer todo lo de mi lista, todo. Y bueno, una de ellas era escaparme de casa. Lo haría si no fuera tan cobarde, pero no me atrevería a dejar solo a mi hermano.
Saque mi viejo diario y repase los puntos de nuevo. Ser amada en pocos meses seria muy difícil.

"18-encontrar al chico de mis sueños (siguiente pagina)"
Extrañada le di la vuelta a la hoja.


"el chico de mis sueños"

1- bonitos ojos (de preferencia color miel)
2- una linda risa, que me haga reír
3- que sea tierno con los niños
4- que me trate bien, como a una princesa
5- que me haga sonreír cuando estoy triste
6- que nombre una estrella con mi nombre
7- que me escriba una canción de amor
8- que me enseñe a tocar la guitarra y a andar en patineta.
9- que me de su chamarra cuando tenga frió
10- que se ría de mis chistes aunque no sean graciosos
11- que este alto
12- que me cuente todos sus secretos
13- que robe dulces conmigo
14- que no le de vergüenza llorar enfrente de mi.
15- que sea de Londres.
16- que cometa locuras conmigo.
17- que me diga "princesa"
18- que sea mi mejor amigo.
19- que me diga muchas cosas hermosas.
20- que me ame.
21- que se quiera casar conmigo

Solté una carcajada triste al terminar de leer eso. Me limpie las lagrimas y volví a reír fuertemente. No me importo que el chico que estaba de espaldas a mi volteara. Ese chico era Justin.
Al verlo algo se movió en mi interior. Y cuando el me sonrío no pude evitar sonreír también como una tonta. Se acerco a mi.
—¿me puedo sentar? —pregunto con su hermoso acento.
—¡Claro, claro! Toma asiento —le conteste estúpidamente. Parecía una tonta, era una tonta. Me moví un poco y el se sentó. Acerco su cara a la mía y beso mi mejilla tiernamente.
—¿Que haces aquí tan temprano? —le pregunte sonriendo. Básicamente no podía dejar de sonreír.
—siempre me despierto a esta hora —contesto encogiendose de hombros— aun no me acostumbro al cambio de horario
—¿es muy diferente la hora de aquí a la de Londres?
—solo dos horas... —se me quedo mirando fijamente a la cara, intrigado. Me sonroje y baje la cara un poco. El me tomo la barbilla y me levanto la cara de nuevo. Por un momento pensé que me besaría.— ¿has estado llorando?
—no, para nada, yo... eso solo que...—mi mente lenta trataba de pensar rápido en una respuesta. No quería quedar como una llorona.
—no sabes mentir ¿Te lo habían dicho? —se burlo tiernamente. Suspire y asentí débilmente.
—si, si me lo han dicho y si estaba llorando —admití agachando la cabeza.
Sus brazos me envolvieron y mi cabeza quedo en su pecho. Mi nariz se inundo rápidamente con su perfume adictivo y mi cabeza empezó a dar vueltas.
—no llores —me pidió en un susurro. La combinación de tenerlo a el susurrando en mi oído con su acento tan sensual y mi nariz enterrada en su cuello con su aroma tan perfecto no era nada buena. A quien engaño, claro que era buena. Suspire de gusto. —no me gusta ver a las chicas llorar. Se que no nos conocemos casi nada pero siempre es bueno desahogarse —se separo de mi y se sentó sonde estaba antes. Me miraba con ternura. —¿Me contarías que anda mal?
—es complicado —le dije en un susurro.— hace poco, ayer mas bien, me dijeron que tenia una enfermedad terminal...
—¿Terminal? Osea que... —el me veía con los ojos bien abiertos del asombro.
—si, moriré —el se quedo con la boca abierta. Movió sus perfectos labios un par de veces sin emitir sonido. No sabia que decir—bueno, aun no se sabe si moriré o no pero eso es lo mas probable. Es que es una enfermedad casi
desconocida.
—dios quiera que no... —murmuro.
—si, pero, eso no es el problema. El problema es que... Cuando estaba pequeña hice una lista de cosas que quería hacer antes de morir. Le conté a mi hermano y el solo me dijo que no podría hacer nada de eso. Que tengo que estar mis probablemente últimos meses de vida de hospital en hospital.
—eso es horrible —dijo.
—lo se, yo solo quiero hacer unas cuantas cosas, que ni siquiera son tan difíciles.
—¿Como que cosas?
—como hacerme un tatuaje, escaparme de casa, irme a vivir a Londres...
—¿A Londres? —pregunto divertido.
—si, quería eso desde mucho antes de conocerte a ti —reímos suavemente.

Bueno chicas gracias a las que la están leyendo si podrían decirle a su seguidores que la lean las amaría espero les guste el cap. :}

  • 1092 days ago via site
  • 191

The Perfect Bucket List.{Adapta}

Capitulo 2.-

—¿Que van a llevar? —nos pregunto el señor que atendía cuando llegamos al puesto, ni siquiera me había dado cuenta de que ya habíamos llegado. Espero nuestra respuesta con una humilde sonrisa.
—uno pequeño de chocolate, otro de fresa y uno de vainilla ¿Tu de que quieres? —me pregunto.
—uno de vainilla también —voltee a verlo, me miraba con una sonrisa, y vaya que tenia una sonrisa hermosa. Baje la mirada con las mejillas rosadas. Fue algo tonto sonrojarme con una simple sonrisa, pero, si tan solo pudieran ver esa sonrisa.
—parece que tenemos algo en común —me dijo despreocupado mientras tomaba los helados. Me dio el mío y el de Marbella el cogió el suyo y el de Jazzy.
Si, teníamos algo en común. Algo muy tonto e insignificante pero algo en común.
Conforme nos acercábamos platicamos de cosas sin sentido. Nuestra edad y cosas así. Vimos que Marbella y Jazzy jugaban en las torres para niños. Me sorprendió no ver a Marbe atorada en uno de esos.
Nos sentamos todos en una banca mientras comíamos los helados. Platicamos
con Justin mientras cuidábamos a Jazmín en los juegos. El chico era muy gracioso y divertido, aparte de guapo y sexy. Me hubiera gustado quedarme mas tiempo ahí con el pero empezó a obscurecer.
—Jazzy, ya es tarde —le advirtió Justin—tenemos que irnos
—¡No! —chillo la pequeña —quiero estar con Marbe y _______
Justin suspiro frustrado. No sabia que hacer.
—Jazzy, hermosa —hablo Marbe— ve a casa, mañana podemos salir a jugar de nuevo
—¿en serio? —nos miro ilusionada—¿podemos Justy? ¿Podemos salir con ellas mañana?
—solo si te portas bien —le dijo con una hermosa sonrisa de lado.
Nos fuimos todos juntos caminando a nuestras casas. Marbella dormiría conmigo esa noche. Ibamos diciendo bromas y jugando con Jazzy de camino a casa. Esa niña me había conquistado desde el primer momento.
Llegamos a la puerta de mi casa y jazzy nos abrazo a ambas.
—nos vemos mañana —se despidió contenta.
—hasta luego, Jazzy —dijimos Marbe y yo al mismo tiempo. Como tantas veces lo hacíamos.
Justin se acerco y nos dio un pequeño beso en la mejilla. Su perfume olía tan bien.
—hasta mañana, supongo —nos dijo sonriente.
—si, adiós—se despidió Marbella. Yo solo sonreí como ***** y me metí a mi casa. Marbella se me quedo viendo, a punto de soltar una carcajada.
—el chico te encanto —soltó cuando cerro la puerta. La mire incrédula.
—¿por que lo dices? —le pregunte indiferente.
—¡oh, aceptalo! Esta guapísimo, es tu tipo completamente ¡y hasta es ingles! Tiene un acento súper sexy
—pues si pero —me encogí de hombros desinteresada—no estoy como para fijarme en nadie.
Suspire y los ojos se me volvieron a llenar de lagrimas. Me tire al sillón y me tape la cara con mis manos.
Era verdad, no podría fijarme en nadie nunca mas. Nunca pude enamorarme de alguien. Contaba con que algún día me enamoraría de alguien y me casaría con ese hombre. Pero ya no tenia esa opción.
—se nos olvido el asunto un momento ¿no es así? —me pregunto Marbella, se sentó a mi lado y tomo fuerte mi mano —todo estará mejor. Encontraran una cura _______, recuerda que esta esa opción aun.
—nunca fui alguien con suerte Marbe, parece que no sabes. No soy alguien a quien le sucedan milagros —admití amargamente— me moriré y no puedo hacer nada contra eso.
—no hables así —me regaño Liam llegando de repente—no morirás, enana.
—de acuerdo, encontraran una cura a mi enfermedad y no moriré —dije con sarcasmo— vamos, no soy tan tonta como para contemplar esa opción
—pues así deberías de hablar —me dijo Marbella. Liam se sentó a su lado y se abrazaron. Ella levanto la cabeza y se besaron dulcemente.
—que demostrativos —me queje con burla.
Si, les tenia mucha envidia. Me pare y dirigí a las escaleras. Marbella hizo ademan de levantarse.
—no, quedate aquí con Liam, necesitan un momento a solas, últimamente pasas todo el día conmigo.
—eso es cierto —se quejo el con un puchero. Marbella lo miro con ternura y volvió a su lado.
—en un momento voy contigo —me dijo.
Subí a mi habitación, me quite los zapatos y me acoste en la cama con paciencia. En momentos como estos extrañaba mas a mis padres. Tome aire y contuve las lagrimas.
No podía estar llorando cada segundo. Tenia que ser fuerte.
Me levante y abrí la puerta que por varios años había permanecido cerrada. Subí las viejas escaleras. Llegaban a un ático que estaba allí desde antes que hicieran mi habitación. Ahí había guardado mi mama todos los documentos, fotos y cosas importantes antes de morir. De hecho, el día anterior, y desde entonces nadie había subido otra vez.
Estornude por el polvo y cerré la puerta a mi espalda. Admire el ático un segundo.
Las paredes estaban viejas y la pintura color amarillo se caía. Habían dibujos en la pared que había hecho cuando tenia 9 años y fotos de Liam, Marbe y yo de pequeños.
Estaba mi vieja mesita de te. Recuerdo que solíamos tomar el te y hablar como si fuéramos ingleses. Liam se quejaba pero al final terminaba jugando con nosotras.
Este era mi cuarto de juegos, nunca quería salir de aquí. Hasta que sucedió el accidente. Me cerré tanto a la realidad que hasta había olvidado que venia para acá.
No había superado la muerte de mis padres todavía. Algunas veces lloraba toda la noche y me quejaba con dios. Pero eso no servia de nada. Ellos no volverían a mi.
Un escalofrío recorrió mi espalda.
Me agache y tome una caja con fotos. Sacudí el polvo y la abrí, habían varios álbumes.
Eran fotos mías, desde que era una recién nacida. Con mis padres, con Liam, con Marbella, con mis primos. Miles de fotos.
Dure una hora viendo todas las fotos. Lloraba, recordaba y me reía yo sola al ver algunas. Apreciaba cada minuto.
El sonido de mi celular me saco de mis pensamientos.
—mande Marbe —conteste.
—¿donde te metiste _____? —me pregunto desesperada.
—estoy en el ático —le dije— ¿Recuerdas? Solíamos pasar aquí días enteros.
—claro que recuerdo —me respondió—voy para haya.
Colgué y tome otras fotos. Allí ya estaba mas grande. Tenia exactamente once años, y esas eran de las ultimas fotos que habían. Tome otra caja. Tenia hojas blancas y documentos.
Escuche pasos en la escalera y como abrían la puerta. Luego un corto jadeo de parte de Marbella.
—dios ¿desde cuando no veníamos a este lugar? —exclamo conmocionada.—¡Mira esas fotos!
—lo se, mira, estos son nuestros dibujos—le enseñe unas hojas. Ella se sentó en el piso a mi lado olvidando su pantalón blanco. Veíamos nuestros dibujos y algunas cartas que nos escribimos. Las lagrimas se hicieron presentes de nuevo. Siempre fuimos muy emocionales.
Al ultimo de la caja había un diario que no recordaba. Morado con plateado.

"The Bucket List"

1- subirme a una montaña rusa. (No cuenta si es pequeña)
2- hacerme un tatuaje
3-comprar un boleto de avión al primer destino que tengan
4-escaparme de mi casa
5-vivir en Londres
6-tener un baile romántico bajo la lluvia
7-hacer un grafito en una pared
8-robar una tienda de dulces
9-decirle a alguien que no sea Marbe todos mis secretos
10-disparar una pistola
11-tomarle la mano al chico que me gusta
12-aprender a tocar guitarra
13-escribir una canción.
14-estar toda la noche con el chico que amo.
15-quedarme despierta toda la noche solo para ver el amanecer
16-aprender a andar en patineta
17-besar al chico que amo bajo mi primera tormenta de nieve
18-encontrar al chico de mis sueños (siguiente pagina)
19-decirle a el lo que siento
20-hacer impacto en la vida de alguien
21-ser amada


—no recordaba eso —admitió Marbella.
—yo menos... ¿Te das cuenta de que tenia solo 11 años cuando escribí eso?
—bueno, eras una niña muy precoz...
—no me refiero a eso — la interrumpí— es que son cosas que quiero hacer.
—¿Y por que no las haces? —me pregunto. Como si fuera lo mas normal del mundo.
—si, como Liam me dejara hacerme un tatuaje y... Vivir en Londres y todo eso
—mira, no son cosas imposibles, son cosas simples que deseas, entonces, ¿Por que no? Dios quiera y no pero, imagina que no encuentren cura a tu enfermedad ¿te morirías sin haber hecho nada de eso?
Trague en seco. De hecho no me gustaba la idea de morirme sin haber cumplido por lo menos unas cuantas cosas. De todos modos, no era nada imposible. Eran pequeñas experiencias. Asentí con una sonrisa.
Nos quedamos ahí mas tiempo, tomamos nuestras viejas muñecas. Ni siquiera recordaba lo divertido que era jugar así con mi mejor amiga.
A la hora de la cena todos estábamos callados. Liam y Marbella se daban miradas cómplices de vez en cuando y yo solo me sentía incomoda.

  • 1093 days ago via site
  • 218

The Perfect Bucket List.{Adapta}.

—lo siento mucho _______ —repitió el doctor.
Yo estaba sentada con los ojos perdidos, aun no caía en cuenta. No podía creerlo.
—pero, doctor ¿Que fue lo que paso? —le pregunte después de unos minutos de silencio. Estaba confundida.
—es una enfermedad terminal —respondió con la cabeza gacha—no se como fue que la conseguiste, la verdad se han visto pocos casos.
—lo único que me faltaba —me queje para mi misma.—solo yo me puedo contagiar de una enfermedad casi desconocida
—________, es posible que no te hayas contagiado, existe la posibilidad que ya trajeras la enfermedad en tu organismo, de herencia. ¿De que murió tu madre?
—murió en un accidente —hablo Liam por primera vez. El estaba peor que yo.
—oh, lo siento. Pero, te prometo que haré lo que pueda para buscar una cura, pasare día y noche investigando.
Asentí débilmente. Sentía un nudo en la garganta, de esos que te quitan la
voz, mi cara estaba inundada en lagrimas y mi cabeza estaba llena de pensamientos deprimentes.
—¿Que precauciones debe tomar? —pregunto mi hermano. El doctor carraspeo y se acomodo en su silla.
—lo único que se es que tus pulmones se irán debilitando de a poco, así que te recomiendo que no corras, no es que te vayas a quedar sin aire, pero es mejor prevenir que lamentar.
—si, no soy alguien que corra mucho —admití—pero, tengo asma ¿eso podría empeorar?
—no te preocupes, quizás dentro de un mes o mas sentirás la debilidad, la verdad es muy poco lo que se acerca de esto.
—si no hayan la cura—hablo Liam con al voz entrecortada—¿cuanto tiempo podría... Quedarle?
—unos cuantos meses —confeso con dificultad ante la cruel realidad.
Solté un sollozo y me levante a abrazar a Liam. Me tomo fuerte entre sus brazos y me dijo palabras de aliento al oído. Dios, eso no me podía estar pasando a mi.
Me separe débilmente de mi hermano y tome mi bolso.
—creo que es hora de irnos —dije con voz dura. Liam se levanto —doctor...
—si yo me entero de algo nuevo tenlo por seguro que te llamare.
—muchas gracias—agradecí. El se levanto y me dio un fuerte abrazo.
—sabes que haré hasta lo imposible —murmuro
—cuento con eso
Se despidió de Liam con un apretón de manos y nos dirigimos al coche en silencio, cada uno iba perdido en sus propios pensamientos asimilando la fuerte noticia.
Le llame a Marbella, mi mejor amiga y entre llantos le conté todo.
Llegamos a casa y Marbella ya nos esperaba afuera.
Recibió a mi hermano con un beso tierno y un abrazo. Ella lloraba y Liam seguía en shock.
Ese tipo de relación era la que yo siempre había soñado. Ambos se amaban y eso lo sabia de antemano. Liam era 3 años mayor que ella aunque eso no importaba. La respetaba y la quería demasiado. Ambos habían estado enamorados desde los once años. Y estaba segura de que algún día se casarían.
Se separo de el y corrió hacia mi. Chocamos con fuerza y nos abrazamos como si fuese a morir mañana.
No era mañana pero si en unos cuantos meses.
Ella Murmuraba cosas rápido y entre sollozos, así estuvimos un rato, llorando abrazadas. Ni siquiera me di cuenta de cuando Liam se metió a la casa.
Decidimos ir al parque que estaba al lado de mi casa para poder despejar nuestras mentes y no estar tan tristes.
—pido el del medio —gritamos ambas corriendo a los columpios. Nos quedamos un rato discutiendo hasta que decidimos sentarnos ambas a las orillas y dejar solo el del medio.
Yo me quería sentar ahí, demonios.
Pronto olvidamos el asunto de los columpios y empezamos a hablar de cualquier cosa.
Nos conocíamos desde los 5 años, y desde el primer día nos hicimos mejores amigas. Siempre estábamos juntos, Liam, ella y yo. Eramos como trillizos.
Jugábamos todo el día todos los días. Hasta que Marbella se empezó a enamorar de Liam, empezó a ser diferente con el. Liam me había confesado que también le gustaba.
Pero yo era pequeña, no sabia que hacer. Ami nunca me había gustado nadie y no podía darles consejos.
Ahora que me pongo a pensar, se hubieran ahorrado mucho tiempo si yo le hubiera dicho a Liam que ella lo quería también.

Tratamos de hacer de ese momento uno feliz, pero cuando recordaba todos mis planes, todos mis sueños y me daba cuenta de que quizás nunca iba a poder lograr nada de eso me derrumbaba de nuevo. No era algo con lo que
pudiera luchar. Era el sentimiento de decepción y tristeza mas grande que
había sentido jamas.
Se que dicen que al mal tiempo buena cara, pero, de que sirve tener buena cara cuando moriré en unos cuantos meses. Es simplemente imposible quedarse sentado sin llorar y pensar en cosas buenas. Nunca fui una chica atrevida, que siempre hiciera todo lo que quisiese, si hubiera sido así ahora probablemente no estaría tan triste, porque sabría que no vivi en vano, pero al contrario, nunca eh hecho nada de importancia, nunca eh hecho nada absolutamente, y eso era mas triste porque también sabia que me moriría sin hacer nada, simplemente sentada esperando que mi día llegara.

Una niña pequeña llego corriendo, tenia como 5 años, se sentó en el columpio del medio y empezó a columpiarse. Nosotras nos limpiamos las lagrimas de la cara y le sonreímos.
—hola...—nos saludo la niña sonriente. Tenia unos preciosos ojos verdes que brillaban y una sonrisa hermosa. Iba a decir algo mas pero vio a un muchacho corriendo hacia ella y puso cara de perrito a medio morir.
—¡Jazmín! —exclamo enojado. Llego a los columpios y se puso en frente de todas nosotras.— ¿Por que diablos saliste corriendo? ¡Casi te atropellan! ¿Que estabas pensando? ¿No pudiste solamente pedirme permiso? No quiero que te vuelvas a escapar así ¿De acuerdo? —dijo eso ultimo mas calmado.
Las tres lo mirábamos con la misma cara de niña regañada. El tipo intimidaba y mas con sus gritos. Aunque tenia un acento ingles demasiado encantador y una cara muy tierna.
—pero Justin... —le reclamo la niña a punto de romper en llanto—quiero jugar un rato
—¡No! Regresaremos a casa de inmediato no debiste de... —empezó a gritar de nuevo. Yo tome aire.
—mantén la calma amigo, no le paso nada ¿ Acaso no la vez sana y salva? —le dije un poco molesta por como le gritaba. El me veía ofendido. Parecía que no
le gustaba ser retado. —nosotras estábamos aquí y no dejaríamos que le pasara nada a la niña, vamos, deja que se quede aquí un rato, quiere jugar, nosotras la cuidamos
—si Justy —me apoyo la pequeña. El vio a Marbella, luego a mi y al ultimo a Jazmín. Suspiro y se paso la mano por su cabello despeinado.
—esta bien, es que, Jazmín yo podría haberte traído si tan solo no hubieses salido corriendo —le dijo con una media sonrisa. Después podo su mirada en mi otra vez —gracias pero yo me quedare con ella
—¿Como se llaman ustedes? —nos pregunto Jazmín con una ancha sonrisa. —yo soy Jazzy y el es mi hermano Justy
—Justin —corrigió el, con una sonrisa tierna, mirando a su hermana.
—yo soy _______ —me presente— y ella es Marbella.
—mucho gusto —dijo ella. Y poso su mirada en otro lugar—mira _______ ¡Venden helados!
—¡vamos por uno! —exclame emocionada.— ¿Quieres uno Jazzy? —le pregunte. Justin seguía parado, me levante y choque con su brazo sin querer.
Era muy alto.
—si, por favor, uno de chocolate —me pidió tierna. Esa niña era un amor.
—de acuerdo, tu Justin ¿no quieres uno? —llame su atención
—eh, yo voy por los helados —me dijo— ¿de que quieren?
—yo uno de fresa —contesto Marbella contenta de que le hubieran ahorrado el viaje, y se volvió a sentar a un lado de Jazmín.
—yo... No se, te acompaño —El parque era grande y el camino al puesto de helados era alejado, por lo tanto era muy incomodo caminar con un tipo casi desconocido.
—eh... –empezó a hablar, estaba nervioso—¿En dónde vives? No te había visto por aquí
—yo vivo en la segunda casa, por allí —le explique, señalando la calle de mi casa —casi nunca salgo
—oh, yo también vivo por allí —me miro incrédulo– en la quinta casa en la banqueta de enfrente, acabo de llegar. Vivía en Londres con mi papa —hizo una mueca. Pude notar que o no le agradaba vivir en Londres o tenía problemas con su padre.
—¿Enserio? —Sonreí como tonta— mi sueño es vivir en Londres, con razón tienes ese acento tan lindo —la sonrisa se fue de mi cara cuando dije lo último. Gracias a dios era muy alto y no podía ver mi cara que estaba colorada.
—tu hermana es un amor —cambie de tema rápidamente, con suerte ni siquiera había escuchado lo que dije de su acento.
—lo se —sonrió, orgulloso— es la persona más importante para mi —solo atine a sonreír. Digo, no muchos chicos de su edad se comportan así con sus hermanos menores.
—¿Que van a llevar? —nos pregunto el señor que atendía cuando llegamos al puesto, ni siquiera me había dado cuenta de que ya habíamos llegado

  • 1093 days ago via site
  • 247

Maybe I didn't treat you quite as good as I should have.
Maybe I didn't love you quite as often as I could have.
Little things I should have said and done I just never took the time.
Maybe I didn't hold you all those lonely, lonely times and I guess I never told you I'm so happy that you're mine. Girl, I'm sorry I was blind.

~~~~~~

Es sorprendente lo ciego que fui, el tiempo que perdi pensando que lo inevitable jamas pasaria. Pero me equivoque y ese fue el peor error de mi vida.
Todo tiene solucion, menos la muerte.

  • 1093 days ago via site
  • 87

Gracias a ti por hacernos tan felices TE AMAMOS. || We're Proud Of You Justin || Justin Catch Our Feelings. ||

  • 1104 days ago via site
  • 98

We're Proud Of You Justin

  • 1104 days ago via site
  • 84

JUSTIN CATCH OUR FEELINGS.

  • 1104 days ago via site
  • 97

4

  • 1106 days ago via site
  • 78