El Moisés con sus ya clásicos convers rojos