De brunch en el Staples antes del Clippers-Thunder