Despreciable uso de la desgracia ajena x los antimujeres de @aciprensa q venden el fraude del “síndrome post-aborto”.