Alegría, arreglé el "cubo mágico", ahora solo queda la #depresióndedomingo