El fercho aprovecha los semáforos para leer un poco la novela que trae