Y aún se preguntará Zapatero por qué los ciudadanos de izquierda no le hemos perdonado...