La violencia contra la mujer es una violación de los derechos humanos.