Fase 2. Sobre todo porque sabemos cabalgar