Hiroshima. Con la piel de gallina y el corazón encogido