4. Hay días indomables...