Me ganó la ansiedad y las pegué como pude