La incoherencia de este Señor, no tiene límite.