Mafer.

@OLLG_Dreams

Not what your dad wants to know ;)

My Sister's Boyfriend
Capítulo 34


La primera semana en la ciudad creo que fue la más difícil. Encontré trabajo el tercer día, cuando estaba a punto de darme por vencida. No es lo que yo hubiera imaginado como un “gran trabajo”, pero en cierta forma me va a dar buenas referencias. Empecé a trabajar en una librería que casualmente se encuentra a veinte minutos de mi apartamento. Soy encargada de prácticamente todo, pues me mandan a buscar un libro, a limpiar estantes, guiar a los compradores que desean ver más, dar volantes de ofertas y todo eso. Me pagan considerablemente y me darán buenas referencias, (repito).  Mi uniforme consiste en unos pantalones de vestir color negro y una blusa blanca, de preferencia manga larga y ahí me dieron un chaleco púrpura, del mismo color del logotipo de la tienda. Tengo que tener el cabello sujeto en una coleta o en un moño alto. No es problema para mí. Y por suerte me dejan calzar converse. 
En verano casi no hay personas interesadas en la lectura, de seguro tienen cosas más importantes que hacer según ellos. Yo, en mi lugar, considero el verano y el tiempo libre cualquiera, como oportunidad para leer como si fuera el fin del mundo. Pero bueno, como no es así en este lado del “mundo”. Los dependientes nos dedicamos a hojear libros que no están sellados. Es lo más aburrido del mundo, pues no hay buenas historias, mas que solo biografías pequeñas o libros de comedia. 
La tercera semana de mi estancia, una flor del arreglo que me mandó Justin comenzó a marchitarse. ¿Por qué no viene? Digo… sabe donde estoy, no sé cómo, pero… lo sabe. ¿Es que a caso me va a hacer esperar más? Lo extraño. Extraño esos momentos con él, ya sean momentos buenos o malos… siempre nos las arreglábamos. Ahora solo me resta esperar. 
Casi siempre al salir del trabajo, Austin pasa por mí para ir a comer algo. Esta vez fuimos a un pequeño restaurante cerca de casa, él solo vive a unas puertas lejos de mí. Así que estamos cerca para hacer cualquier tontería. 


-¿Crees que sea difícil el primer año?- me pregunta después de tomar un bocado de su lasaña.- Dicen que la profesora de física es una tortura. 
-Por suerte yo no llevaré física en este año.- me río y le quito algo de comida de su plato. Él no dice nada, solo suspira dramáticamente.- La verdad es que no entiendo por qué quieres cursar materias difíciles. 
-¿Qué tal si me hago un as de las matemáticas y de la física?- me pregunta arqueando una ceja.- Rogarás porque te ayude.
-Te he dicho que no cursaré esas materias…- insisto sin dejar de mirarlo fija y burlonamente.- Es tu problema si te haces un as y esas cosas. Yo no pediré tu ayuda, pues no la necesitaré.
-Veinte a que me necesitarás.- toma otro bocado de su plato y toma un poco de su refresco oscuro.- ¡Esto es muy bueno! Tengo hambre… y también tenía sed.
-Si, si, ya veo que tienes hambre…- me río.-…y sed. –Termino yo con mi trozo de lasaña y me retiran el plato.- Gracias.
-¡Yo pago!- gritó Austin antes de que yo pudiera decir algo cuando llegó la cuenta.- Tú invitaste las estúpidas ensaladas sin sabor. Es mi forma de desquitarme.
-Te estaba cuidando Austin.- me defiendo.- ¿Qué pensarán los demás cuando vean que el elegido, estrella de basquetbol ha perdido su toque? No querrás saberlo. Y si no fuera por mí, te la vivirías comiendo esa comida chatarra que tanto amamos.
-Claro… la súper mujer sana.- se queja mi amigo al levantarse de la mesa, sacar su cartera y dejar dos billetes en la mesa.- Marchémonos, mañana inician los entrenamientos a los que me inscribí y quiero dormir mucho.
-Como si fuera un problema…


Ambos nos balanceamos por las calles como amigos compartiendo cierta amargura, como si algo nos faltara. Pero sin dejar de querernos por lo que somos. Amigos. Aunque tuvimos un pasado turbulento, la verdad es que agradezco que hubiéramos terminado esa etapa y comenzado de cero. No hay nada más que yo agradezca, que tener a Austin después de  tantos años. Eso me hace pensar que si tengo a alguien que valga la pena, automáticamente me convierte en una persona que vale la pena. Y me olvido por completo de lo malo. Me dan ganas de hacer cosas importantes, cantarle a la vida y ser feliz. Pero luego me estampo contra ese vidrio negro con nombre “realidad cruda”. Personas como Austin me inspiran a limpiar ese vidrio negro para ver con algo de claridad mi futuro. Pero nadie como Justin… que parece lograr aclarar todo. Como cristal. Como agua pura. Solo él… y ahora que no está, me siento a ciegas.


“La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes.” – John Lennon. 


***


Me despido de Austin en la entrada de mi apartamento y lo veo cruzar el rellano, hasta que llegó a su habitación, nos sonreímos a distancia y cada quién entra en su respectivo lugar. Cierro la puerta y me topo con las luces apagadas. Creí haber dejado encendida la del living. Tal vez la locura me afecta cada vez más. La enciendo nuevamente y me topo con un hermoso camino de pétalos de rosa roja que va directo a la terraza que tengo especialmente para mí. Abro la puerta corrediza y el viento me golpea suavemente el rostro. En la pequeña mesa de madera que hay en el lugar, hay un mantel blanco con un ramo de rosas rojas en el centro. Lo tomo y una nota cae al piso. La junto y la abro por la mitad para poder leer el contenido.



“Hola nena. Espero que estés atenta, pues aunque sé que tuviste un día muy largo, aún puedes concentrarte. Aquí inicia la primera etapa de la aventura, ¿segura que quieres iniciar? Si es así, necesito que vayas a ese lugar donde escondes tus alimentos favoritos. ¡Que inicie la búsqueda!” 


Sonrío y reconozco la letra. Es del chico que dice que Jim Morrison es mi segundo novio, le gusta surfear conmigo y me besa cuando se le antoja. Dejo las rosas en la mesa, y camino hacia la cocina, donde abro la alacena y no encuentro nada… alimentos favoritos… me vuelvo hacia la nevera y en la puerta, está otra nota sostenida con un imán. 


“Linda, has llegado. ¿Te parecería comer algo de yogurt de frutas rojas? Ya revisé y no tienes. Solo toma algo de fresas y crema batida. Son muy buenas. Déjalas en la barra y busca la siguiente pista en donde haces tus deberes.”


Evidentemente yo no tenía yogurt de frutas rojas, pero ¿de donde saqué estas fresas y crema batida? Las dejo en la barra y me encamino al escritorio que está esquinado junto a living. En el ordenador portátil está pegada la siguiente nota. 


“Olvida los malos tiempos, ahora estaremos juntos, mira a tu derecha y sabrás porqué, cuando lo hagas, camina al lugar que alberga tus sueños, ahí encontrarás uno que se ha hecho realidad. Te amo nena. – Justin.”


Miro a mi derecha y junto al sofá pequeño, están tres maletas negras. Me llevo un minuto para asimilar lo que estoy viviendo. Me cuesta creer que Justin esté aquí. Me ahorro las lágrimas y me dirijo a mi habitación. El lugar de mis sueños, se supone. 
Al entrar, me encuentro con más pétalos regados por todo el lugar. También hay velas depositadas en pequeños vasitos de vidrio. Parece un mar de pétalos, hay en todas partes.  Por el piso, por la cama y por mis burós. Justo en el centro de mi cama hay un corazón formado con los mismos pétalos y en el centro está la última nota. Camino con cuidado para no dañar nada y tomo la nota. Al abrirla, cae algo que hace un ruido metalizado al caer. Me agacho para juntarlo, y noto de lo que se trata. Ahogo un grito y no puedo contener las lágrimas. Un anillo. Un precioso anillo. Con dos pequeños diamantes incrustados en el centro y lo demás está bañado en oro. Mi mano comienza a temblar y levanto la tarjeta para leerla.


“Fin de la búsqueda. Solo has terminado una etapa de la aventura. ¿Quieres continuar las siguientes etapas  conmigo?”


Me llevo una mano a los labios y cierro los ojos con fuerza. La primera lágrima sale y se desliza por mi mejilla. Observo el anillo y unas manos me envuelven por la espalda después de unos minutos. Giro mi cabeza y me encuentro con la sonrisa de Justin. Sus labios, sus ojos… al fin lo tengo junto a mí de nuevo. Ha vuelto. Y de la mejor manera. Me doy la media vuelta y lo miro con los ojos llorosos.  No me lo puedo creer. Él también está a punto de llorar.


-¿Entonces…?- toma el anillo de mi mano y se hinca frente a mí. Miro hacia el techo por un segundo, intentando no ponerme a llorar como una niña. Pero luego lo miro directo a los ojos.- _______ Brown… quiero pasar el resto de mi vida contigo. Te amo. ¿Aceptarías convertirte en mi esposa?
-Justin…- me echo a llorar, no puedo hablar. Solo asiento cerrando los ojos. Siento como Justin toma mi mano y coloca en anillo en mi dedo. Es una sensación maravillosa, por más simple que sea. Siento un movimiento, y después siento sus brazos envolviéndome pr completo.- Te amo.
-Te amo más, belleza.


Su voz está igual de quebrada que la mía. Siento como esconde su  rostro en mi hombro y lo deja algo mojado por sus lágrimas. Duramos tanto tiempo así, que al fin de un rato me relajo y sigo acariciando su espalda. Nos separamos del abrazo, él limpia sus lágrimas y al fin sonríe. Deposita un beso en mis labios y nos volvemos a abrazar. Cierro los ojos y por fin vuelvo a sentir sus labios en los míos haciendo presión. Su respiración choca contra la mía y es una sensación verdaderamente única. Si pudiera seguir besándolo el resto de mi vida, lo haría. 


-Perdona…- sonríe después de separarnos del beso.- Te extrañé demasiado…
-Yo también te extrañé.- acaricio su mejilla y le brindo la mejor de mis sonrisas.- ¿Has venido para quedarte verdad?
-¿Crees que me alejaría siquiera un segundo de mi futura esposa?- me pregunta coqueto, y me besa de nuevo.- Ven, en la terraza hay unas fresas con crema batida esperando.


Llegamos a la terraza y él va por las fresas y la crema que dejé en la barra. En un abrir y cerrar de ojos acabamos con ellas, entre los dos y entre risas y besos. Pasando un buen rato con mí chico… mi prometido. Apenas me lo puedo creer. 
Miramos el atardecer, juntos, tomados de las manos, y después entramos a mi habitación y nos sentamos en el piso aún cubierto con los pétalos y encendemos el televisor para ver una película. Me recuesto, poniendo mi cabeza en sus piernas y mirándolo desde abajo. Él acaricia mi pelo delicadamente y me besa. Me toma entre sus brazos y se levanta del piso, cargando conmigo. Me sienta en el acolchado y se sienta a mi lado. Miro hacia el piso y después subo la mirada hacia él.


-Te amo.- repito por milésima vez.- 
-Te amo más.- sonríe y me da unas palmaditas en la espalda.- Sé que es difícil decirlo, pero… nena… ¿aún temes que yo…te toque?
-No lo sé…- me encojo de hombros.- Las pesadillas siguen.- confieso.- No sé si pueda estar lista aún… tal vez debemos intentar…
-¿Estás segura?- me pregunta, preocupado por mí.- No te forzaré a nada. Solo dime si estás segura.
-No.- niego cabizbaja.- Perdóname. No es tu culpa. 
-No hay nada que perdonar.- se quita sus Supra y su camisa, camina hacia un lado de la cama y entra entre las sábanas, desordenando el corazón.- Ven.


Me quito mis converse y me recuesto a su lado. Me cubre con las sábanas y me abraza. Besa mi frente y me pregunta por lo que hice en este tiempo sin vernos. Comencé a contarle sobre todo, mi trabajo, Austin, mis padres y Alicia… con todo el dolor de mi corazón. Por un momento me sentí culpable. Terminamos cambiando de tema a algo más ligero y vencidos por la risa y la diversión, terminamos dormidos. Juntos. 
De esto es de lo que yo hablaba. La vida es así. Te lleva, te trae, te mueve, te mantiene quieta y hace lo que se le antoja contigo. Pero siempre tiene un propósito. Una razón de porqué hace las cosas a su modo. Y si te esfuerzas, puede ser que nunca te juegue mal. Aunque es su costumbre. Para hacerte fuerte. En mi opinión, las personas que más golpes han recibido, son los que más aplausos se llevan. Es lo justo. 


“Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los "cómos".- Friedrich Nietzsche.


---------------


Este definitivamente me hace llorar. Dios, quiero
acribillar a suprazos a Justin por ser tan tierno, ah ñldmsfñldsmfds
no, no mejor no, ¡es un amor!

Como saben, ya tenemos poquitos capítulos de My Sister's Boyfriend 
así que ya he iniciado a escribir otra novela, ya tengo el primer capítulo
aún no sé cuándo lo subiré, pero les estaré dando algo de información
si me la piden. #GraciasPorLeer

#MuchLove #Conunasonrisahastaelviernes ;) 

*Si no te avisé o te avisé dos veces, regáñame bonito, ah. 
*Tu comentario es importante.
*Si eres nueva lectora pon un #NL para avisarte.
*Si cambias de user, avísame para seguirte mandando el link del capítulo.

Mafer.

Views 1,308

1069 days ago

My Sister's Boyfriend
Capítulo 34


La primera semana en la ciudad creo que fue la más difícil. Encontré trabajo el tercer día, cuando estaba a punto de darme por vencida. No es lo que yo hubiera imaginado como un “gran trabajo”, pero en cierta forma me va a dar buenas referencias. Empecé a trabajar en una librería que casualmente se encuentra a veinte minutos de mi apartamento. Soy encargada de prácticamente todo, pues me mandan a buscar un libro, a limpiar estantes, guiar a los compradores que desean ver más, dar volantes de ofertas y todo eso. Me pagan considerablemente y me darán buenas referencias, (repito). Mi uniforme consiste en unos pantalones de vestir color negro y una blusa blanca, de preferencia manga larga y ahí me dieron un chaleco púrpura, del mismo color del logotipo de la tienda. Tengo que tener el cabello sujeto en una coleta o en un moño alto. No es problema para mí. Y por suerte me dejan calzar converse.
En verano casi no hay personas interesadas en la lectura, de seguro tienen cosas más importantes que hacer según ellos. Yo, en mi lugar, considero el verano y el tiempo libre cualquiera, como oportunidad para leer como si fuera el fin del mundo. Pero bueno, como no es así en este lado del “mundo”. Los dependientes nos dedicamos a hojear libros que no están sellados. Es lo más aburrido del mundo, pues no hay buenas historias, mas que solo biografías pequeñas o libros de comedia.
La tercera semana de mi estancia, una flor del arreglo que me mandó Justin comenzó a marchitarse. ¿Por qué no viene? Digo… sabe donde estoy, no sé cómo, pero… lo sabe. ¿Es que a caso me va a hacer esperar más? Lo extraño. Extraño esos momentos con él, ya sean momentos buenos o malos… siempre nos las arreglábamos. Ahora solo me resta esperar.
Casi siempre al salir del trabajo, Austin pasa por mí para ir a comer algo. Esta vez fuimos a un pequeño restaurante cerca de casa, él solo vive a unas puertas lejos de mí. Así que estamos cerca para hacer cualquier tontería.


-¿Crees que sea difícil el primer año?- me pregunta después de tomar un bocado de su lasaña.- Dicen que la profesora de física es una tortura.
-Por suerte yo no llevaré física en este año.- me río y le quito algo de comida de su plato. Él no dice nada, solo suspira dramáticamente.- La verdad es que no entiendo por qué quieres cursar materias difíciles.
-¿Qué tal si me hago un as de las matemáticas y de la física?- me pregunta arqueando una ceja.- Rogarás porque te ayude.
-Te he dicho que no cursaré esas materias…- insisto sin dejar de mirarlo fija y burlonamente.- Es tu problema si te haces un as y esas cosas. Yo no pediré tu ayuda, pues no la necesitaré.
-Veinte a que me necesitarás.- toma otro bocado de su plato y toma un poco de su refresco oscuro.- ¡Esto es muy bueno! Tengo hambre… y también tenía sed.
-Si, si, ya veo que tienes hambre…- me río.-…y sed. –Termino yo con mi trozo de lasaña y me retiran el plato.- Gracias.
-¡Yo pago!- gritó Austin antes de que yo pudiera decir algo cuando llegó la cuenta.- Tú invitaste las estúpidas ensaladas sin sabor. Es mi forma de desquitarme.
-Te estaba cuidando Austin.- me defiendo.- ¿Qué pensarán los demás cuando vean que el elegido, estrella de basquetbol ha perdido su toque? No querrás saberlo. Y si no fuera por mí, te la vivirías comiendo esa comida chatarra que tanto amamos.
-Claro… la súper mujer sana.- se queja mi amigo al levantarse de la mesa, sacar su cartera y dejar dos billetes en la mesa.- Marchémonos, mañana inician los entrenamientos a los que me inscribí y quiero dormir mucho.
-Como si fuera un problema…


Ambos nos balanceamos por las calles como amigos compartiendo cierta amargura, como si algo nos faltara. Pero sin dejar de querernos por lo que somos. Amigos. Aunque tuvimos un pasado turbulento, la verdad es que agradezco que hubiéramos terminado esa etapa y comenzado de cero. No hay nada más que yo agradezca, que tener a Austin después de tantos años. Eso me hace pensar que si tengo a alguien que valga la pena, automáticamente me convierte en una persona que vale la pena. Y me olvido por completo de lo malo. Me dan ganas de hacer cosas importantes, cantarle a la vida y ser feliz. Pero luego me estampo contra ese vidrio negro con nombre “realidad cruda”. Personas como Austin me inspiran a limpiar ese vidrio negro para ver con algo de claridad mi futuro. Pero nadie como Justin… que parece lograr aclarar todo. Como cristal. Como agua pura. Solo él… y ahora que no está, me siento a ciegas.


“La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes.” – John Lennon.


***


Me despido de Austin en la entrada de mi apartamento y lo veo cruzar el rellano, hasta que llegó a su habitación, nos sonreímos a distancia y cada quién entra en su respectivo lugar. Cierro la puerta y me topo con las luces apagadas. Creí haber dejado encendida la del living. Tal vez la locura me afecta cada vez más. La enciendo nuevamente y me topo con un hermoso camino de pétalos de rosa roja que va directo a la terraza que tengo especialmente para mí. Abro la puerta corrediza y el viento me golpea suavemente el rostro. En la pequeña mesa de madera que hay en el lugar, hay un mantel blanco con un ramo de rosas rojas en el centro. Lo tomo y una nota cae al piso. La junto y la abro por la mitad para poder leer el contenido.



“Hola nena. Espero que estés atenta, pues aunque sé que tuviste un día muy largo, aún puedes concentrarte. Aquí inicia la primera etapa de la aventura, ¿segura que quieres iniciar? Si es así, necesito que vayas a ese lugar donde escondes tus alimentos favoritos. ¡Que inicie la búsqueda!”


Sonrío y reconozco la letra. Es del chico que dice que Jim Morrison es mi segundo novio, le gusta surfear conmigo y me besa cuando se le antoja. Dejo las rosas en la mesa, y camino hacia la cocina, donde abro la alacena y no encuentro nada… alimentos favoritos… me vuelvo hacia la nevera y en la puerta, está otra nota sostenida con un imán.


“Linda, has llegado. ¿Te parecería comer algo de yogurt de frutas rojas? Ya revisé y no tienes. Solo toma algo de fresas y crema batida. Son muy buenas. Déjalas en la barra y busca la siguiente pista en donde haces tus deberes.”


Evidentemente yo no tenía yogurt de frutas rojas, pero ¿de donde saqué estas fresas y crema batida? Las dejo en la barra y me encamino al escritorio que está esquinado junto a living. En el ordenador portátil está pegada la siguiente nota.


“Olvida los malos tiempos, ahora estaremos juntos, mira a tu derecha y sabrás porqué, cuando lo hagas, camina al lugar que alberga tus sueños, ahí encontrarás uno que se ha hecho realidad. Te amo nena. – Justin.”


Miro a mi derecha y junto al sofá pequeño, están tres maletas negras. Me llevo un minuto para asimilar lo que estoy viviendo. Me cuesta creer que Justin esté aquí. Me ahorro las lágrimas y me dirijo a mi habitación. El lugar de mis sueños, se supone.
Al entrar, me encuentro con más pétalos regados por todo el lugar. También hay velas depositadas en pequeños vasitos de vidrio. Parece un mar de pétalos, hay en todas partes. Por el piso, por la cama y por mis burós. Justo en el centro de mi cama hay un corazón formado con los mismos pétalos y en el centro está la última nota. Camino con cuidado para no dañar nada y tomo la nota. Al abrirla, cae algo que hace un ruido metalizado al caer. Me agacho para juntarlo, y noto de lo que se trata. Ahogo un grito y no puedo contener las lágrimas. Un anillo. Un precioso anillo. Con dos pequeños diamantes incrustados en el centro y lo demás está bañado en oro. Mi mano comienza a temblar y levanto la tarjeta para leerla.


“Fin de la búsqueda. Solo has terminado una etapa de la aventura. ¿Quieres continuar las siguientes etapas conmigo?”


Me llevo una mano a los labios y cierro los ojos con fuerza. La primera lágrima sale y se desliza por mi mejilla. Observo el anillo y unas manos me envuelven por la espalda después de unos minutos. Giro mi cabeza y me encuentro con la sonrisa de Justin. Sus labios, sus ojos… al fin lo tengo junto a mí de nuevo. Ha vuelto. Y de la mejor manera. Me doy la media vuelta y lo miro con los ojos llorosos. No me lo puedo creer. Él también está a punto de llorar.


-¿Entonces…?- toma el anillo de mi mano y se hinca frente a mí. Miro hacia el techo por un segundo, intentando no ponerme a llorar como una niña. Pero luego lo miro directo a los ojos.- _______ Brown… quiero pasar el resto de mi vida contigo. Te amo. ¿Aceptarías convertirte en mi esposa?
-Justin…- me echo a llorar, no puedo hablar. Solo asiento cerrando los ojos. Siento como Justin toma mi mano y coloca en anillo en mi dedo. Es una sensación maravillosa, por más simple que sea. Siento un movimiento, y después siento sus brazos envolviéndome pr completo.- Te amo.
-Te amo más, belleza.


Su voz está igual de quebrada que la mía. Siento como esconde su rostro en mi hombro y lo deja algo mojado por sus lágrimas. Duramos tanto tiempo así, que al fin de un rato me relajo y sigo acariciando su espalda. Nos separamos del abrazo, él limpia sus lágrimas y al fin sonríe. Deposita un beso en mis labios y nos volvemos a abrazar. Cierro los ojos y por fin vuelvo a sentir sus labios en los míos haciendo presión. Su respiración choca contra la mía y es una sensación verdaderamente única. Si pudiera seguir besándolo el resto de mi vida, lo haría.


-Perdona…- sonríe después de separarnos del beso.- Te extrañé demasiado…
-Yo también te extrañé.- acaricio su mejilla y le brindo la mejor de mis sonrisas.- ¿Has venido para quedarte verdad?
-¿Crees que me alejaría siquiera un segundo de mi futura esposa?- me pregunta coqueto, y me besa de nuevo.- Ven, en la terraza hay unas fresas con crema batida esperando.


Llegamos a la terraza y él va por las fresas y la crema que dejé en la barra. En un abrir y cerrar de ojos acabamos con ellas, entre los dos y entre risas y besos. Pasando un buen rato con mí chico… mi prometido. Apenas me lo puedo creer.
Miramos el atardecer, juntos, tomados de las manos, y después entramos a mi habitación y nos sentamos en el piso aún cubierto con los pétalos y encendemos el televisor para ver una película. Me recuesto, poniendo mi cabeza en sus piernas y mirándolo desde abajo. Él acaricia mi pelo delicadamente y me besa. Me toma entre sus brazos y se levanta del piso, cargando conmigo. Me sienta en el acolchado y se sienta a mi lado. Miro hacia el piso y después subo la mirada hacia él.


-Te amo.- repito por milésima vez.-
-Te amo más.- sonríe y me da unas palmaditas en la espalda.- Sé que es difícil decirlo, pero… nena… ¿aún temes que yo…te toque?
-No lo sé…- me encojo de hombros.- Las pesadillas siguen.- confieso.- No sé si pueda estar lista aún… tal vez debemos intentar…
-¿Estás segura?- me pregunta, preocupado por mí.- No te forzaré a nada. Solo dime si estás segura.
-No.- niego cabizbaja.- Perdóname. No es tu culpa.
-No hay nada que perdonar.- se quita sus Supra y su camisa, camina hacia un lado de la cama y entra entre las sábanas, desordenando el corazón.- Ven.


Me quito mis converse y me recuesto a su lado. Me cubre con las sábanas y me abraza. Besa mi frente y me pregunta por lo que hice en este tiempo sin vernos. Comencé a contarle sobre todo, mi trabajo, Austin, mis padres y Alicia… con todo el dolor de mi corazón. Por un momento me sentí culpable. Terminamos cambiando de tema a algo más ligero y vencidos por la risa y la diversión, terminamos dormidos. Juntos.
De esto es de lo que yo hablaba. La vida es así. Te lleva, te trae, te mueve, te mantiene quieta y hace lo que se le antoja contigo. Pero siempre tiene un propósito. Una razón de porqué hace las cosas a su modo. Y si te esfuerzas, puede ser que nunca te juegue mal. Aunque es su costumbre. Para hacerte fuerte. En mi opinión, las personas que más golpes han recibido, son los que más aplausos se llevan. Es lo justo.


“Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los "cómos".- Friedrich Nietzsche.


---------------


Este definitivamente me hace llorar. Dios, quiero
acribillar a suprazos a Justin por ser tan tierno, ah ñldmsfñldsmfds
no, no mejor no, ¡es un amor!

Como saben, ya tenemos poquitos capítulos de My Sister's Boyfriend
así que ya he iniciado a escribir otra novela, ya tengo el primer capítulo
aún no sé cuándo lo subiré, pero les estaré dando algo de información
si me la piden. #GraciasPorLeer

#MuchLove #Conunasonrisahastaelviernes ;)

*Si no te avisé o te avisé dos veces, regáñame bonito, ah.
*Tu comentario es importante.
*Si eres nueva lectora pon un #NL para avisarte.
*Si cambias de user, avísame para seguirte mandando el link del capítulo.

Mafer.

15 Comments

Realtime comments disabled

wonkarauhl 939 days ago

LLOROOO! Es tan perfecto❤️

KidrauhlRockzJB 1066 days ago

Estoy llorando como toda una estúpida, fue hermoso perfecto okay. Si me pasara algo asi, caigo muerta encima de la cama ah. Te amo. <3

linaacata 1068 days ago

Lo del suprazo me matooo... kjfdklsjlkjlakjlkjlaks..!! Yo tambien se lo daria pero en la vida real jskjdlkjak ok ya! >.<

linaacata 1068 days ago

Aaaaaaaaawww!! Mafer solo muerooooooooo...!! me encanto el capituloo!!!! Me da risa Justin anda por ahi solo pidiendo matrimonio kjdsakllaka ok ya!!!.. Lei la sinopsis de la otra y se ve muy buena!! OBVIAMENTE la leere jijiji!! besos lokilla que estes bie

LorenaValdezz 1068 days ago

siguela me encanto<3<3<3

MarCy1291 1069 days ago

owwwwwww..!! justo estaba viendo un video donde un chico le propone matrimonio a su novia. ahhhhhhh ahsbassad

Anto688 1069 days ago

OH MY GOOD!!!! justin es lo mas lindo del mundooo!!!!.. ahora si que me enamore!! no quiero quee termine !!! amo esta novelaaaa!!! siguela pronto <3<3

SwaggBelieber 1069 days ago

Oh my gooood que hermoso capitulooo<3 lo ame completamente, muy tierno! Sigela<3

JBItsMyDream 1069 days ago

que bellooooos demasiado romántico lo amooo

manuorozco 1069 days ago

LO AMO DEMASIADOOO!!!

ZuleimaMojicaJB 1069 days ago

ajhsjdhajdas me encanto ame el capitulo enserio q si.. No puedo creer q le alla pedido matrimonio eso es tan perfecto.....aunq queria algo mas de accion entre justin y rayis ya sabes para celebrar lo del compromiso ajajaja.. sigo sin creer q ya se vaya a

Biebseressexy 1069 days ago

omg, ya esta casi terminando. ¡Fue perfecto! Justin le pidio matrimonia, a la rayis ah. Que tierno klfjhlgjhj.

samantha_aka 1069 days ago

aawwww ta ta tatan ta ta tatan ♫ suenan las campanas hfdjfjerfeedjfdefjshffgdfnjd loco se van a casar lol siguela!

BiebersRockOn 1069 days ago

kjdfhjsgf omg djkfdgf i love it guuuuuuuuuuuurl dskfsgf ay, tú tienes que seguirla, gurl, no quiero que termine :ccccccc

_NariPerez 1069 days ago

Cada vez me gusta masss! Siguelaa :D