De vuelta en Los Ángeles con las pilas cargadas