De tanto en tanto, como en esta ocasión feliz, es ver con sorpresa, casi como un golpe, al hijo prodigo de Madrid: