LonelyHeartsClub

@OLLG_Dreams

Time to fly. Nov 19/13

Rotate photo View full size
My Sister's Boyfriend

Capítulo 19


“Olvidemos lo que ya sucedió, pues puede lamentarse, pero no rehacerse”. – Tito Livio.



El silbato suena y es hora de que el juego inicie. Austin se despide de mí, me brinda una sonrisa reconfortante y se dirige a la cancha a iniciar el encuentro. Yo, lo observo un rato desde ahí y luego me voy a mi asiento, donde Vanessa y Bridgit me preguntan que fue lo que pasó al ver mis ojos rojos y algunas lágrimas mojando mis mejillas. Les contesto que les contaré luego, y nos ponemos a ver el juego con toda la atención posible. 
Honestamente Austin no es el único buen jugador en este equipo, así que por lo menos nuestras esperanzas de ver ganar a nuestra escuela no se desvanecen. En la primera parte del juego vamos todos tan bien que algunos del equipo anterior se están poniendo molestos. Estos chicos, de verdad están poniendo todo su esfuerzo este año.nos levantamos a animar un poco a Austin, pues como él dice, somos sus animadoras personales. 
El se apodera del balón y corre hacia la canasta contraria, pone toda su concentración a la hora de soltar el balón hacia su destino. Da un salto y espera a que la fuerza de gravedad no lo abandone ahora. Todos lo vemos como si fuera en cámara lenta. Los últimos segundos en el reloj comienzan a ser contados por el público. Aún así hemos ganado por dos si es que el balón no logra entrar en la red. A la hora de que el balón sale de la red todos gritamos eufóricos. Austin ha hecho una anotación final que los hace ganadores por tres. Aplausos y vítores se escuchan por todo el lugar y la mascota baila con las porristas. Maldito Josh Coleman… sin el disfraz de mascota es un chico tan tímido que por poco nadie lo nota, y con ese traje de lobo, hasta toca a las porristas y es considerado genial. 
Miro hacia Austin y me observa con una gran sonrisa, me manda un beso y me señala. Yo solo me avergüenzo. Me ha dedicado su canasta ganadora. 


-Vamos, vamos tenemos que ser las primeras en felicitarlo.- dice Bridgit aplaudiendo y yendo hacia la cancha.- ¿Vienes Vanessa?


Ambas volteamos y vemos que Vanessa está muy concentrada platicando con el profesor Smith. Se sonroja, se ríe y es dulce. El profesor está encantado, por más que lo quiera disimular. Bridgit me da un codazo y los señala con la mirada. Hace unas señas que insinúan a ser sexuales. Me burlo y ambas bajamos hacia donde está Austin festejando con sus amigos la primera victoria de la temporada. Bridgit se abalanza sobre él y casi se caen. Yo río divertida y me doy cuenta de que ya no estoy tan mal como en un principio. Todo comienza a tener sentido de nuevo y me doy cuenta de que hay cosas más importantes en las que debo pensar. Como mis amigos, los estudios y los deportes. Lo que una adolescente normal debe hacer todos los días. 
Me toca abrazar a Austin. Le digo “Lo lograste” durante el abrazo y el besa mi mejilla con dulzura. Al separarnos, me atusa el cabello como siempre. Bueno, tal vez el hecho de salir con él no cambie muchas cosas. Eso es bueno. No estoy lista para grandes cambios.


-Bridgit, ¿te mencioné que ya salgo con esta chica de aquí?- le pregunta Austin sin soltarme.- Tendré nutella todos los días.
-Interesado de mierda.- se burla mi amiga antes de mirarme y lanzarme esa típica mirada de qué-demonios-estás- haciendo.- ¿Chicos que tal si vamos por algo de comer para festejar? El campeón lo merece.
-Vale, solo me cambiaré y estaré listo.- sonrió y nos dejó a ambas en medio de la cancha. Alejándose hacia los vestidores.- 
-Vale, esto será bueno.- Bridgit se cruzó de brazos y me miró fijamente.- Creí que esto lo tenía supuestamente claro, ya veo que no. ¿Me puedes decir qué mierda te pasa? ¿Y Justin qué?
-Justin es solo el prometido de mi hermana.- me encojo de hombros, tomo a Bridgit del brazo y ambas salimos del gimnasio.- Tengo que contarte algunas cosas que no vas a poder creerme.
-Está bien, pero espera.- miró hacia todos los lados y me jaló hacia el baño de mujeres. Esperamos a que saliera hasta la última chica del lugar y cerramos la puerta por dentro. Ella se sentó en los lavabos y me miró interrogante.- ¿Y bien?
-No sé si Vanessa te contó esto, de todas maneras lo hare.- me recargué en la pared continua a la puerta y deslicé mi espalda hacia abajo hasta sentarme en el frío suelo.- La cosa es que Justin y yo nos besamos dos veces en mi cumpleaños. 
-¿Qué mierda?-exclamó Bridgit mientras se inclinaba un poco.- ¿Es que a caso no confías en mí como para contarme semejante…?
-¿Dejarás que te cuente o me reclamarás por no habértelo dicho antes?- pregunté a punto de estallar. No es un buen día y está a punto de arruinar mi sentido del humor.- Bueno… el segundo beso fue… intenso. Terminamos en mi cama, pero sin hacer nada más. Eddie tocó a la puerta y todo acabó. Ayer, Justin se ofreció a venir por mí después de mi accidente. Me llevó a casa, peleamos por cosas sin sentido, y terminamos besándonos. Pero esta vez él no se quejó. Al contrario, me trató como si yo fuera… ella.
-_______, es obvio que él siente algo más por ti.- negó con la cabeza mientras se levantaba de los lavabos y se miraba al espejo.- ¿O es que acaso crees que pelea y se besa con todas las chicas que conoce? ¿Crees que se arriesgaría a besarte sabiendo tu posición? O sea… eres la hermana de su prometida… es mucho arriesgar.
-No debió de hacerlo.- sacudí la cabeza, intentando borrar todos esos recuerdos.- Ahora me hace odiarle más. Bridgit, Austin me ha querido desde antes y yo solo rompía su corazón negándole una simple oportunidad. Ahora se lo que se siente. Y no es justo para él.
-Y tampoco lo es para ti.- mi amiga se arrodilló frente a mí y me miró a los ojos.- Linda, ¿estás segura de lo que haces?
-Más que nunca.- admití.- 
-Entonces hagamos algo.- tomó mi mano y me levantó del piso, para ponerme en frente al espejo. Abrió su bolso y sacó un poco de maquillaje, rímel y labial.- Si vas a salir con Austin, demuéstrale que estás encantada con la idea. No quieres que se sienta mal por ver a una muerta viviente en vez de una novia.


Me giró para quedar frente a frente con ella y tomó un poco de rímel y lo colocó en mis pestañas con cuidado. Con su lápiz negro, delineó el contorno de mis ojos, esparció maquillaje por todo mi cutis, con corrector tapó mis ojeras de tristeza y un ligero blush color rosa. Sacó su labial favorito, que es rojo cereza y coloreó mis labios con él. Me dio la media vuelta hacia el espejo y quedé sorprendida con lo que ví. Mejoré bastante. Nunca me había maquillado tanto… y no se ve como foto de payaso de circo. Me veo bien. 


-Ya está.- sonrió y guardó rápidamente todo su estuche.- Veamos como reacciona Justin cuando vea que estás bien. 
-¿Cómo?- pregunté algo confundida.- Pensé que era para Austin…
-Lo es nena.- me guiñó.- ¿Pero que tal matar dos pájaros de un tiro? Eres atractiva para tu nuevo galán y le demuestras al otro imbécil que no te hace falta en la vida. Y no estaría mal que invitaras a Austin a tu casa… a tu cuarto.
-Bridgit.- reí.- Gracias por todo.
-Es con una condición.- se colgó su bolso y se puso seria.- De hecho dos. Sé feliz. No importa lo que cueste… y bueno… rompe los corazones que puedas, pero no dejes que rompan el tuyo. 


***


A fin de cuentas, el día estuvo bien. Al salir, todos nos fuimos directo a nuestra heladería favorita y compramos helado de vainilla con limón, y nueces. Todo junto. Es el helado especial de la amistad, lo hemos comido así desde que recuerdo. Las chicas brindaron por mi nueva relación con Austin y ambos, algo avergonzados solo reímos. Él besó mi mejilla y al fin, después de tanto, me sentí amada. A mi gusto. 
Terminamos nuestros helados y Vanessa se fue con Bridgit a su auto, para regresar a casa. Yo me fui con Austin por obvias razones y nos dirigimos a casa. Honestamente yo no quiero regresar tan pronto, pero esta vez han dejado demasiada tarea y de seguro estaré toda la tarde debajo de estrés de libros, apuntes y búsquedas en internet. Al llegar a casa, me doy cuenta de que el auto de Justin está ahí. ¿Es que acaso este chico no tiene hogar? Recuerdo lo que me dijo Bridgit y pienso que es una suerte. Al aparcar el auto, Austin me mira y yo, como toda imbécil, lo invito a entrar. 
El se siente familiarizado, por suerte. Su madre y la mía se conocieron en el trabajo y no dejan ni un solo momento libre para estar juntas. Por suerte, mi madre está en casa y ella es la que habla. Alicia y Justin están viendo catálogos de hoteles y cosas así para su luna de miel. Yo les aconsejaría que se fueran a la mierda, pero supongo que estaría mal y me castigarían. 


-Austin, hace tiempo que no sabía de ti.- lo abraza mi madre con alegría.- ¿A qué se debe tu visita?


Justin levanta la mirada y se queda quieto, noto como su mandíbula se tensa y tuerce un poco la boca hacia un lado. Molesto. Dándome a notar que no le parece. Me alegro. 


-Mamá… es hora de decírtelo.- sonrío fingidamente y tomo  a Austin de la mano.- Estoy saliendo con Austin.
-¡Oh – no – por – Dios!- grita Alicia mientras se abalanza sobre mí y me llena de besos por toda la cara.- ¡Lo sabía! Desde pequeños hacían esa pareja ideal.- se dirige hacia Austin y toma su mano, entrechocándola con la suya.- Eso es hombre. ¡Campeón! Sé que serás el primero que esté con ______...
-¡Alicia!- completo silencio. Quien la regañó no es mi madre, sino Justin.- Eso no debes de decirlo. Avergüenzas a la feliz pareja.- toma a Alicia de la cintura y sonríe coquetamente hacia ella.- Ellos sabrán como y cuando dar ese paso. ¿O no chico?
-Soy Austin.- dijo él. Tomándome de la cintura, imitando a Justin. Territorial.- Y yo respeto a ______.- me mira dulcemente y besa mi mejilla.- Tengo educación.
-Chicos…- murmuro. Creo que esto fue una mala idea.- Cada quien tiene ideologías distintas…
-Niña, solo intento advertirles que no es fácil.- Justin pone las manos en alto.- Dar ese paso requiere de cierta… madurez.- hace un esfuerzo por esconder esa sonrisa burlona que odio.- Y bueno… niña, tú sabes.
-Justin estás siendo un amargado.- interrumpe Alicia.- Son jóvenes. Debemos estar celosos por ese simple hecho. Aún están en la preparatoria, aún no llega el baile anual… ¿es que acaso no recuerdas el baile anual Justin?
-No fui.- rió altaneramente.- Es para personas inmaduras.- resaltando la última palabra, mirándonos a nosotros.- Como sea nena, regresemos a ver los hoteles. Quiero que tengas solo lo mejor.
-¡Oh, Justin!- gimió ella como un cachorro y besó sus labios.- 


Hice una cara, que todos podrían describir como “Iagh”. Tomé a Austin de la mano y fuimos hacia la salida. No quiero un ambiente tan hostil para él. Es decir, sabía que sería incómodo, pero no a este punto. En verdad necesito algo con qué relajarme, ya veré con qué… 


-Siento mucho lo que pasó.- me disculpe al llegar a la puerta.- Ellos son unos imbéciles que nos envidian porque extrañan su juventud.- solté una carcajada algo fingida, para asegurarme de que Justin la escuchara.- No volverá a pasar.
-No importa.- fingió no estar molesto, pero obviamente seguía mirando hacia adentro de la casa, buscando a Justin con una mirada amenazante.- Mañana paso por ti para ir juntos a clase, si te parece.
-Me suena bien.- asiento y le doy un abrazo. Éste me sale del alma. De alguna u otra forma debo agradecerle todos sus gestos.- Gracias por animarme hoy.
-Gracias a ti nena.- tomó mi barbilla y besó fugazmente mis labios.- Nos vemos mañana.


Cerré la puerta después de ver partir a Austin y aminé por la sala de estar y ahí estaban aún Justin y mi hermana. Él me lanzó una mirada furiosa, y yo fingí no haber notado eso. Caminé hacia la cocina y había ahí una papelera, hurgué entre la basura (por desgracia) y lo encontré. Hace algunos días, pasando por una agencia de viajes me entregaron este folleto de un hotel precioso en Las Bahamas. Lo hojeo rápidamente y sonrío. Es una buena arma. Me encamino hacia la sala de nuevo y pongo el folleto en la mesa. Justo en frente de Justin.


-Pensé que necesitarían una segunda opinión.- sonreí mientras Alicia abría el folleto emocionada.- En mi “segunda opinión”, esto es perfecto para ustedes. Espero formar parte de algunos planes ¿vale? Quiero participar en esto.
-Gracias hermanita.- asiente Alicia feliz. Sus ojos brillan con entusiasmo y aunque cueste creerlo, me siento feliz por ella.- Ten por seguro que te encomendaremos unas cuantas tareas. ¿Verdad Justin? Hay mucho por hacer.
-Si pudiera… te podría acompañar a la florería, al modista, a la joyería… en serio.- sonreí hacia mi hermana y después me volví hacia Justin.- Al fin y al cabo es su boda… y quiero que sean felices.


No pude distinguir la reacción de mi hermana, pero estaba contenta por la forma en la que Justin me miraba. Apretaba su mandíbula y algunas pequeñas venas de su cuello se lograron notar. Está furioso. Comencé a hacer el papel de “niña enamorada que está en su primera relación y quiere ayudarle a todo el mundo”, y me senté a su lado para ver sus opciones de viaje. Intencionalmente chocaba mi mano con la de Justin o mi rodilla. El se detenía por unos segundos a mirarme de arriba abajo y después volvía a mirar los folletos. Pude notar como se tensaba al mirar mis labios. Perfectamente maquillados como Bridgit lo había hecho. Mordí mi labio inferior cuando sentía su mirada, y sonreía descaradamente. Estoy disfrutando tanto esto, hacerlo sufrir. Esta farsa me encanta. Ya se divirtió lo suficiente conmigo. Ahora me toca a mí tener un poco de diversión.
.
.
.
¿Es lo justo no?


-Lo siento… debo retirarme, recordé que tengo algo muy importante que hacer.- dijo Justin precipitadamente, levantándose del sofá y saliendo sin siquiera despedirse como buen novio-prometido.- 
-Vaya… algo importante, por supuesto.- dudó Alicia y se concentró de nuevo en su sueño de viajar.- 
-Sí… supongo que no soportó la presión.- susurré sin que mi hermana lo escuchara. Y no he terminado.


No lo haré. Aún no terminaré esto. Subí a mi habitación, recogí mi cabello en una coleta y comencé los deberes. Estresante. Pero lo hice con gusto, por el mero hecho de recordar lo que he hecho, y planeado en el instante. Yo no pensé siquiera en llevar a Austin a propósito a casa solo para poner de nervios a Justin. Pero me parece una idea genial en el acto. ¡Madre mía! Soy un genio. 
Al terminar de hacer los deberes, bajé a tomar un poco de coca – cola. Me encontré con mi madre sentada en la barra tecleando un montón de cosas en su ordenador. Me senté a su lado, como la mejor de las hijas y pensé varios minutos en silencio sin decir nada. Una idea viene a mi mente y por poco me pongo a dar de brincos en la barra. Me dirijo cuidadosamente a la habitación de Alicia y la encuentro sentada en su escritorio, leyendo un libro. Me quedo parada a su lado y ella solo me sonríe y continúa con su lectura. Camino alrededor del lugar mirando sus fotos, cosas, su armario y sacando una que otra cosa que me gusta. La miro y pregunto si puedo llevarme algo de ropa. Asiente. Lo que me gusta de mi hermana es esto. Comparte su ropa y sus cosas conmigo. Claro… en un tiempo también compartió a su novio sin siquiera saberlo. Me siento mal por eso, pero prefiero continuar en el plan, ya no puedo ablandar mi corazón. Tengo que ser de piedra. 
Entro al baño de mi hermana y me visto con un vestido que he encontrado en su armario. Tiene un espejo de cuerpo completo y empiezo a actuar como loca, modelando el vestido negro de lentejuelas que me queda precioso. Nunca me había sentido tan atractiva en mi vida. Era de tirantes delgados, se amoldaba a mi figura y la hacía lucir un poco más curvilínea. Llegaba justamente cuatro dedos encima de mis rodillas, no tan revelador, ni tan discreto. Giré sobre mí misma y admiré la parte descubierta de atrás. Necesito este vestido. Amé este vestido.


-¡Mírame Ali!- giré como niña pequeña y ella se volvió hacia mí.- ¿Qué tengo que hacer para que me lo des?
-Oh…- se mostró sorprendida.- Tienes que usar esto para la cena de ensayo.- se levantó y me tomó de la mano para que girara sobre mí misma.- Te ves preciosa. ¿Por qué te obstinas en esconder tus atributos? ¡Esa delantera, por dios, tienes solo dieciocho años! 
-¡Alicia!- grité sonrojada.- ¿Entonces puedo…?
-¡Claro!- gritó como si fuera mi mejor amiga y me abrazó.- Y dile a Austin que puede venir a la boda, y a la cena. Ese chico me gusta para ti. Y hablaba en serio cuando digo que quiero que él sea el primero para ti. 
-Calla, yo decido eso.- le reclamé.- Bueno… debo irme. A dar una ducha. Pero te agradezco mucho.
-Por nada pequeña.- sonrió amablemente.- Bueno... sigo con el trabajo. Si me permites.-


Salí de la habitación con dos puntos extra. Solo iba a probarme un par de cosas y salí con el vestido más espectacular y sexy que puedo usar, una invitación para Austin, y una venganza en juego. Lo lamento por mi hermana. Cuando quiere, es buena persona. Pero esto ya no la involucra. Es entre Justin y yo. Y el lo sabe. Si quiere que sea una perra, seré una perra.


“Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos”. - Nicolás Maquiavelo. 



------------


Chicas, malas noticias, no podré hacer el maratón.
Claro, les dije que no estaba segura, pero lo estaba
preparando. Y la tragedia es que ayer accidentalmente
borré casi un capítulo completo y tuve que volver a  hacerlo.
El lunes aún lo tengo libre y veré que puedo hacer, pero espero
que lo comprendan. Gracias chicas :)


En cuanto al capítulo de hoy... oh sí, lo que todas estábamos esperando.
¡Celos! kdlsnfkldsnfklsdngkls y así seguirán por varios días. OMG.

#MuchLove #FelizFin #BienvenidasNuevasLectoras 

*Si no te avisé o te avisé dos veces, regáñame bonito, ah. 
*Tu comentario es importante.
*Si eres nueva lectora pon un #NL para avisarte.
*Si cambias de user, avísame para seguirte mandando el link del capítulo.

Mafer.

Views 489

242 days ago

My Sister's Boyfriend

Capítulo 19


“Olvidemos lo que ya sucedió, pues puede lamentarse, pero no rehacerse”. – Tito Livio.



El silbato suena y es hora de que el juego inicie. Austin se despide de mí, me brinda una sonrisa reconfortante y se dirige a la cancha a iniciar el encuentro. Yo, lo observo un rato desde ahí y luego me voy a mi asiento, donde Vanessa y Bridgit me preguntan que fue lo que pasó al ver mis ojos rojos y algunas lágrimas mojando mis mejillas. Les contesto que les contaré luego, y nos ponemos a ver el juego con toda la atención posible.
Honestamente Austin no es el único buen jugador en este equipo, así que por lo menos nuestras esperanzas de ver ganar a nuestra escuela no se desvanecen. En la primera parte del juego vamos todos tan bien que algunos del equipo anterior se están poniendo molestos. Estos chicos, de verdad están poniendo todo su esfuerzo este año.nos levantamos a animar un poco a Austin, pues como él dice, somos sus animadoras personales.
El se apodera del balón y corre hacia la canasta contraria, pone toda su concentración a la hora de soltar el balón hacia su destino. Da un salto y espera a que la fuerza de gravedad no lo abandone ahora. Todos lo vemos como si fuera en cámara lenta. Los últimos segundos en el reloj comienzan a ser contados por el público. Aún así hemos ganado por dos si es que el balón no logra entrar en la red. A la hora de que el balón sale de la red todos gritamos eufóricos. Austin ha hecho una anotación final que los hace ganadores por tres. Aplausos y vítores se escuchan por todo el lugar y la mascota baila con las porristas. Maldito Josh Coleman… sin el disfraz de mascota es un chico tan tímido que por poco nadie lo nota, y con ese traje de lobo, hasta toca a las porristas y es considerado genial.
Miro hacia Austin y me observa con una gran sonrisa, me manda un beso y me señala. Yo solo me avergüenzo. Me ha dedicado su canasta ganadora.


-Vamos, vamos tenemos que ser las primeras en felicitarlo.- dice Bridgit aplaudiendo y yendo hacia la cancha.- ¿Vienes Vanessa?


Ambas volteamos y vemos que Vanessa está muy concentrada platicando con el profesor Smith. Se sonroja, se ríe y es dulce. El profesor está encantado, por más que lo quiera disimular. Bridgit me da un codazo y los señala con la mirada. Hace unas señas que insinúan a ser sexuales. Me burlo y ambas bajamos hacia donde está Austin festejando con sus amigos la primera victoria de la temporada. Bridgit se abalanza sobre él y casi se caen. Yo río divertida y me doy cuenta de que ya no estoy tan mal como en un principio. Todo comienza a tener sentido de nuevo y me doy cuenta de que hay cosas más importantes en las que debo pensar. Como mis amigos, los estudios y los deportes. Lo que una adolescente normal debe hacer todos los días.
Me toca abrazar a Austin. Le digo “Lo lograste” durante el abrazo y el besa mi mejilla con dulzura. Al separarnos, me atusa el cabello como siempre. Bueno, tal vez el hecho de salir con él no cambie muchas cosas. Eso es bueno. No estoy lista para grandes cambios.


-Bridgit, ¿te mencioné que ya salgo con esta chica de aquí?- le pregunta Austin sin soltarme.- Tendré nutella todos los días.
-Interesado de mierda.- se burla mi amiga antes de mirarme y lanzarme esa típica mirada de qué-demonios-estás- haciendo.- ¿Chicos que tal si vamos por algo de comer para festejar? El campeón lo merece.
-Vale, solo me cambiaré y estaré listo.- sonrió y nos dejó a ambas en medio de la cancha. Alejándose hacia los vestidores.-
-Vale, esto será bueno.- Bridgit se cruzó de brazos y me miró fijamente.- Creí que esto lo tenía supuestamente claro, ya veo que no. ¿Me puedes decir qué mierda te pasa? ¿Y Justin qué?
-Justin es solo el prometido de mi hermana.- me encojo de hombros, tomo a Bridgit del brazo y ambas salimos del gimnasio.- Tengo que contarte algunas cosas que no vas a poder creerme.
-Está bien, pero espera.- miró hacia todos los lados y me jaló hacia el baño de mujeres. Esperamos a que saliera hasta la última chica del lugar y cerramos la puerta por dentro. Ella se sentó en los lavabos y me miró interrogante.- ¿Y bien?
-No sé si Vanessa te contó esto, de todas maneras lo hare.- me recargué en la pared continua a la puerta y deslicé mi espalda hacia abajo hasta sentarme en el frío suelo.- La cosa es que Justin y yo nos besamos dos veces en mi cumpleaños.
-¿Qué mierda?-exclamó Bridgit mientras se inclinaba un poco.- ¿Es que a caso no confías en mí como para contarme semejante…?
-¿Dejarás que te cuente o me reclamarás por no habértelo dicho antes?- pregunté a punto de estallar. No es un buen día y está a punto de arruinar mi sentido del humor.- Bueno… el segundo beso fue… intenso. Terminamos en mi cama, pero sin hacer nada más. Eddie tocó a la puerta y todo acabó. Ayer, Justin se ofreció a venir por mí después de mi accidente. Me llevó a casa, peleamos por cosas sin sentido, y terminamos besándonos. Pero esta vez él no se quejó. Al contrario, me trató como si yo fuera… ella.
-_______, es obvio que él siente algo más por ti.- negó con la cabeza mientras se levantaba de los lavabos y se miraba al espejo.- ¿O es que acaso crees que pelea y se besa con todas las chicas que conoce? ¿Crees que se arriesgaría a besarte sabiendo tu posición? O sea… eres la hermana de su prometida… es mucho arriesgar.
-No debió de hacerlo.- sacudí la cabeza, intentando borrar todos esos recuerdos.- Ahora me hace odiarle más. Bridgit, Austin me ha querido desde antes y yo solo rompía su corazón negándole una simple oportunidad. Ahora se lo que se siente. Y no es justo para él.
-Y tampoco lo es para ti.- mi amiga se arrodilló frente a mí y me miró a los ojos.- Linda, ¿estás segura de lo que haces?
-Más que nunca.- admití.-
-Entonces hagamos algo.- tomó mi mano y me levantó del piso, para ponerme en frente al espejo. Abrió su bolso y sacó un poco de maquillaje, rímel y labial.- Si vas a salir con Austin, demuéstrale que estás encantada con la idea. No quieres que se sienta mal por ver a una muerta viviente en vez de una novia.


Me giró para quedar frente a frente con ella y tomó un poco de rímel y lo colocó en mis pestañas con cuidado. Con su lápiz negro, delineó el contorno de mis ojos, esparció maquillaje por todo mi cutis, con corrector tapó mis ojeras de tristeza y un ligero blush color rosa. Sacó su labial favorito, que es rojo cereza y coloreó mis labios con él. Me dio la media vuelta hacia el espejo y quedé sorprendida con lo que ví. Mejoré bastante. Nunca me había maquillado tanto… y no se ve como foto de payaso de circo. Me veo bien.


-Ya está.- sonrió y guardó rápidamente todo su estuche.- Veamos como reacciona Justin cuando vea que estás bien.
-¿Cómo?- pregunté algo confundida.- Pensé que era para Austin…
-Lo es nena.- me guiñó.- ¿Pero que tal matar dos pájaros de un tiro? Eres atractiva para tu nuevo galán y le demuestras al otro imbécil que no te hace falta en la vida. Y no estaría mal que invitaras a Austin a tu casa… a tu cuarto.
-Bridgit.- reí.- Gracias por todo.
-Es con una condición.- se colgó su bolso y se puso seria.- De hecho dos. Sé feliz. No importa lo que cueste… y bueno… rompe los corazones que puedas, pero no dejes que rompan el tuyo.


***


A fin de cuentas, el día estuvo bien. Al salir, todos nos fuimos directo a nuestra heladería favorita y compramos helado de vainilla con limón, y nueces. Todo junto. Es el helado especial de la amistad, lo hemos comido así desde que recuerdo. Las chicas brindaron por mi nueva relación con Austin y ambos, algo avergonzados solo reímos. Él besó mi mejilla y al fin, después de tanto, me sentí amada. A mi gusto.
Terminamos nuestros helados y Vanessa se fue con Bridgit a su auto, para regresar a casa. Yo me fui con Austin por obvias razones y nos dirigimos a casa. Honestamente yo no quiero regresar tan pronto, pero esta vez han dejado demasiada tarea y de seguro estaré toda la tarde debajo de estrés de libros, apuntes y búsquedas en internet. Al llegar a casa, me doy cuenta de que el auto de Justin está ahí. ¿Es que acaso este chico no tiene hogar? Recuerdo lo que me dijo Bridgit y pienso que es una suerte. Al aparcar el auto, Austin me mira y yo, como toda imbécil, lo invito a entrar.
El se siente familiarizado, por suerte. Su madre y la mía se conocieron en el trabajo y no dejan ni un solo momento libre para estar juntas. Por suerte, mi madre está en casa y ella es la que habla. Alicia y Justin están viendo catálogos de hoteles y cosas así para su luna de miel. Yo les aconsejaría que se fueran a la mierda, pero supongo que estaría mal y me castigarían.


-Austin, hace tiempo que no sabía de ti.- lo abraza mi madre con alegría.- ¿A qué se debe tu visita?


Justin levanta la mirada y se queda quieto, noto como su mandíbula se tensa y tuerce un poco la boca hacia un lado. Molesto. Dándome a notar que no le parece. Me alegro.


-Mamá… es hora de decírtelo.- sonrío fingidamente y tomo a Austin de la mano.- Estoy saliendo con Austin.
-¡Oh – no – por – Dios!- grita Alicia mientras se abalanza sobre mí y me llena de besos por toda la cara.- ¡Lo sabía! Desde pequeños hacían esa pareja ideal.- se dirige hacia Austin y toma su mano, entrechocándola con la suya.- Eso es hombre. ¡Campeón! Sé que serás el primero que esté con ______...
-¡Alicia!- completo silencio. Quien la regañó no es mi madre, sino Justin.- Eso no debes de decirlo. Avergüenzas a la feliz pareja.- toma a Alicia de la cintura y sonríe coquetamente hacia ella.- Ellos sabrán como y cuando dar ese paso. ¿O no chico?
-Soy Austin.- dijo él. Tomándome de la cintura, imitando a Justin. Territorial.- Y yo respeto a ______.- me mira dulcemente y besa mi mejilla.- Tengo educación.
-Chicos…- murmuro. Creo que esto fue una mala idea.- Cada quien tiene ideologías distintas…
-Niña, solo intento advertirles que no es fácil.- Justin pone las manos en alto.- Dar ese paso requiere de cierta… madurez.- hace un esfuerzo por esconder esa sonrisa burlona que odio.- Y bueno… niña, tú sabes.
-Justin estás siendo un amargado.- interrumpe Alicia.- Son jóvenes. Debemos estar celosos por ese simple hecho. Aún están en la preparatoria, aún no llega el baile anual… ¿es que acaso no recuerdas el baile anual Justin?
-No fui.- rió altaneramente.- Es para personas inmaduras.- resaltando la última palabra, mirándonos a nosotros.- Como sea nena, regresemos a ver los hoteles. Quiero que tengas solo lo mejor.
-¡Oh, Justin!- gimió ella como un cachorro y besó sus labios.-


Hice una cara, que todos podrían describir como “Iagh”. Tomé a Austin de la mano y fuimos hacia la salida. No quiero un ambiente tan hostil para él. Es decir, sabía que sería incómodo, pero no a este punto. En verdad necesito algo con qué relajarme, ya veré con qué…


-Siento mucho lo que pasó.- me disculpe al llegar a la puerta.- Ellos son unos imbéciles que nos envidian porque extrañan su juventud.- solté una carcajada algo fingida, para asegurarme de que Justin la escuchara.- No volverá a pasar.
-No importa.- fingió no estar molesto, pero obviamente seguía mirando hacia adentro de la casa, buscando a Justin con una mirada amenazante.- Mañana paso por ti para ir juntos a clase, si te parece.
-Me suena bien.- asiento y le doy un abrazo. Éste me sale del alma. De alguna u otra forma debo agradecerle todos sus gestos.- Gracias por animarme hoy.
-Gracias a ti nena.- tomó mi barbilla y besó fugazmente mis labios.- Nos vemos mañana.


Cerré la puerta después de ver partir a Austin y aminé por la sala de estar y ahí estaban aún Justin y mi hermana. Él me lanzó una mirada furiosa, y yo fingí no haber notado eso. Caminé hacia la cocina y había ahí una papelera, hurgué entre la basura (por desgracia) y lo encontré. Hace algunos días, pasando por una agencia de viajes me entregaron este folleto de un hotel precioso en Las Bahamas. Lo hojeo rápidamente y sonrío. Es una buena arma. Me encamino hacia la sala de nuevo y pongo el folleto en la mesa. Justo en frente de Justin.


-Pensé que necesitarían una segunda opinión.- sonreí mientras Alicia abría el folleto emocionada.- En mi “segunda opinión”, esto es perfecto para ustedes. Espero formar parte de algunos planes ¿vale? Quiero participar en esto.
-Gracias hermanita.- asiente Alicia feliz. Sus ojos brillan con entusiasmo y aunque cueste creerlo, me siento feliz por ella.- Ten por seguro que te encomendaremos unas cuantas tareas. ¿Verdad Justin? Hay mucho por hacer.
-Si pudiera… te podría acompañar a la florería, al modista, a la joyería… en serio.- sonreí hacia mi hermana y después me volví hacia Justin.- Al fin y al cabo es su boda… y quiero que sean felices.


No pude distinguir la reacción de mi hermana, pero estaba contenta por la forma en la que Justin me miraba. Apretaba su mandíbula y algunas pequeñas venas de su cuello se lograron notar. Está furioso. Comencé a hacer el papel de “niña enamorada que está en su primera relación y quiere ayudarle a todo el mundo”, y me senté a su lado para ver sus opciones de viaje. Intencionalmente chocaba mi mano con la de Justin o mi rodilla. El se detenía por unos segundos a mirarme de arriba abajo y después volvía a mirar los folletos. Pude notar como se tensaba al mirar mis labios. Perfectamente maquillados como Bridgit lo había hecho. Mordí mi labio inferior cuando sentía su mirada, y sonreía descaradamente. Estoy disfrutando tanto esto, hacerlo sufrir. Esta farsa me encanta. Ya se divirtió lo suficiente conmigo. Ahora me toca a mí tener un poco de diversión.
.
.
.
¿Es lo justo no?


-Lo siento… debo retirarme, recordé que tengo algo muy importante que hacer.- dijo Justin precipitadamente, levantándose del sofá y saliendo sin siquiera despedirse como buen novio-prometido.-
-Vaya… algo importante, por supuesto.- dudó Alicia y se concentró de nuevo en su sueño de viajar.-
-Sí… supongo que no soportó la presión.- susurré sin que mi hermana lo escuchara. Y no he terminado.


No lo haré. Aún no terminaré esto. Subí a mi habitación, recogí mi cabello en una coleta y comencé los deberes. Estresante. Pero lo hice con gusto, por el mero hecho de recordar lo que he hecho, y planeado en el instante. Yo no pensé siquiera en llevar a Austin a propósito a casa solo para poner de nervios a Justin. Pero me parece una idea genial en el acto. ¡Madre mía! Soy un genio.
Al terminar de hacer los deberes, bajé a tomar un poco de coca – cola. Me encontré con mi madre sentada en la barra tecleando un montón de cosas en su ordenador. Me senté a su lado, como la mejor de las hijas y pensé varios minutos en silencio sin decir nada. Una idea viene a mi mente y por poco me pongo a dar de brincos en la barra. Me dirijo cuidadosamente a la habitación de Alicia y la encuentro sentada en su escritorio, leyendo un libro. Me quedo parada a su lado y ella solo me sonríe y continúa con su lectura. Camino alrededor del lugar mirando sus fotos, cosas, su armario y sacando una que otra cosa que me gusta. La miro y pregunto si puedo llevarme algo de ropa. Asiente. Lo que me gusta de mi hermana es esto. Comparte su ropa y sus cosas conmigo. Claro… en un tiempo también compartió a su novio sin siquiera saberlo. Me siento mal por eso, pero prefiero continuar en el plan, ya no puedo ablandar mi corazón. Tengo que ser de piedra.
Entro al baño de mi hermana y me visto con un vestido que he encontrado en su armario. Tiene un espejo de cuerpo completo y empiezo a actuar como loca, modelando el vestido negro de lentejuelas que me queda precioso. Nunca me había sentido tan atractiva en mi vida. Era de tirantes delgados, se amoldaba a mi figura y la hacía lucir un poco más curvilínea. Llegaba justamente cuatro dedos encima de mis rodillas, no tan revelador, ni tan discreto. Giré sobre mí misma y admiré la parte descubierta de atrás. Necesito este vestido. Amé este vestido.


-¡Mírame Ali!- giré como niña pequeña y ella se volvió hacia mí.- ¿Qué tengo que hacer para que me lo des?
-Oh…- se mostró sorprendida.- Tienes que usar esto para la cena de ensayo.- se levantó y me tomó de la mano para que girara sobre mí misma.- Te ves preciosa. ¿Por qué te obstinas en esconder tus atributos? ¡Esa delantera, por dios, tienes solo dieciocho años!
-¡Alicia!- grité sonrojada.- ¿Entonces puedo…?
-¡Claro!- gritó como si fuera mi mejor amiga y me abrazó.- Y dile a Austin que puede venir a la boda, y a la cena. Ese chico me gusta para ti. Y hablaba en serio cuando digo que quiero que él sea el primero para ti.
-Calla, yo decido eso.- le reclamé.- Bueno… debo irme. A dar una ducha. Pero te agradezco mucho.
-Por nada pequeña.- sonrió amablemente.- Bueno... sigo con el trabajo. Si me permites.-


Salí de la habitación con dos puntos extra. Solo iba a probarme un par de cosas y salí con el vestido más espectacular y sexy que puedo usar, una invitación para Austin, y una venganza en juego. Lo lamento por mi hermana. Cuando quiere, es buena persona. Pero esto ya no la involucra. Es entre Justin y yo. Y el lo sabe. Si quiere que sea una perra, seré una perra.


“Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos”. - Nicolás Maquiavelo.



------------


Chicas, malas noticias, no podré hacer el maratón.
Claro, les dije que no estaba segura, pero lo estaba
preparando. Y la tragedia es que ayer accidentalmente
borré casi un capítulo completo y tuve que volver a hacerlo.
El lunes aún lo tengo libre y veré que puedo hacer, pero espero
que lo comprendan. Gracias chicas :)


En cuanto al capítulo de hoy... oh sí, lo que todas estábamos esperando.
¡Celos! kdlsnfkldsnfklsdngkls y así seguirán por varios días. OMG.

#MuchLove #FelizFin #BienvenidasNuevasLectoras

*Si no te avisé o te avisé dos veces, regáñame bonito, ah.
*Tu comentario es importante.
*Si eres nueva lectora pon un #NL para avisarte.
*Si cambias de user, avísame para seguirte mandando el link del capítulo.

Mafer.

20 Comments

Realtime comments disabled

Anto688 240 days ago

ME ESTAS MATANDO MAFER!!!! AMO QUE LE DE CELOS A JUSTIN!!!! PORFAVOR SIGUELAAAAA ESTOY MUY EMOCIONADA POR QUE VA A PASAR! . <3 <3

LauBiebsMalette 240 days ago

Afgshdjdjd rayita esta haciendo biien porque justin se lo merecee haha okno. Pero bueno por parte que pena austin :/ seguilaaa! Me encanto dhjdjd :D

KidrauhlRockzJB 241 days ago

KJFDHEGKJEJGHEJRGHERJGHERJG si, si, si, si. OMG. Fue tan, no se, incomodo y dulce al mismo tiempo, que bueno que se joda Justin ah. Te amo.

linaacata 241 days ago

Akakakjaja karma literalmente>.< me mata la rayis creo que lo esta haciendo bien..solo me da penita Austin! Pero buemo qe se le va hacer..!!! Besos de colores cariño nos vemos o sino vamos al oculista!! Lakakakaj es un chiste..

Dreamscmetrue 241 days ago

aklsl,dshdsjfdkhgfkjdh ME ENCANTAAA

MarCy1291 241 days ago

ahhhhhhhhhhhhhh LA VENGANZA NO ES BUENA MATA EL ALMA. jajjajajja NA MENTIRA HAY QUE HACER QUE JUSTIN SUFRA.(poquito) ,kjksdhasdmasdm SIGUELA ♥♥

GirlSwagofBiebs 241 days ago

No hace falta decir que me encanto el cap y me encanta como escribis, espero ese maratón con ansias, don't worry, seguilaaaaaaa !

mysweetjd 241 days ago

Seguila y avisame please, me encanta :D #NL

MaraFey 241 days ago

Oh dios!!! Me encantó este capítulo fue tan seksjlkebsye!! Me encanta como escribes es perfecta esta novela! ♥ síguela pronto!

Ninasforever 242 days ago

tranquila cariño :) pobre justin estara unos dias que no podra con el mismo por tonto. por dejar a rayiiitaaas JAJJAJA me encanto la tienes que seguir :3 quiero que sufra MUAHAHHA soy malvada lo se :3 #Siguela

LorenaValdezz 242 days ago

ohh es una perra e.e hahaha siguela lo ame :3

puly_18 242 days ago

Me encantaaaaa!!! amo a la rayis *Ana* siente esos celos Bieber, te los tienes bien merecidos.. ame la nieva actitud de rayita, okya tiene todo mi apoyo xD esta buenisima la nove mafer, un beso, te cuidas pequeña :)

JBItsMyDream 242 days ago

buenisimaaaaaa ♥♥♡♡

Swag_SexyBieber 242 days ago

OMGGGG! Celos I like it!!! asdfghjklñ mejor capituloooo, ojalá puedas hacer el maratón, perooooo sino lo entenderé si no subes OJALA! Espero que ansias el proximo cap, quiero mas celos OOOOH YES! Un beso mafer.

Biebseressexy 242 days ago

dkjfkldghgh, me encanto. Siguela.

ZuleimaMojicaJB 242 days ago

Asdfghj amo tu nove pero enserio esto de darle celos a bieber no me gusta lo odio y si eso seguira asi por varios dias. Dejame decirte q aparte de q no disfrutare de los capi estare enojada porq odio q rayis y justin se traten indiferente asoi q ni modo m

JackelineTellez 242 days ago

Esperaba con ansias el maraton pero, esta bien, mientras leeré otra novela (:

samantha_aka 242 days ago

"Si quiere que sea una perra, seré una perra." jajajajajajjajajaja ella me cae bien! lol siguela!

BiebersRockOn 242 days ago

Asdfghjkl, u know it, u know it, ah. Tú sabes que me encantó, jsdfhs ay, ¡me encanta que me hayas hecho caso con lo del los celos! dskhfjsgf Se siente tan genial <3.

SwaggBelieber 242 days ago

Siiiiii ajsblajslajdlsjsoshska porque escribes tan malditamente genial? Se me hara obsesion la nove:( jajajaj ame el capitulo!! Se lo merece justin>:( sigelaaa❤❤