Mafer.

@OLLG_Dreams

Not what your dad wants to know ;)

Rotate photo View full size
My Sister's Boyfriend 

Capítulo 17


Lunes en clase de de deportes. Acabamos de iniciar la temporada de basquetbol y estamos calentando un poco antes de poner en práctica los movimientos de la temporada pasada. Yo no puedo concentrarme en nada. Ayer, regresando de casa de Bridgit me encerré a mi habitación y de ahí no salí ni para cenar. No sé si  Justin haya ido a la casa en ese lapso o no, pero por el momento es mejor que no nos veamos los rostros de pena y vergüenza. Me pregunto cómo se lo habrá tomando cuando lo dejé ahí solo en el baño de mi habitación. Es decir, recapacitó y salió…o es que tal vez se aburrió y dejó ese momento para otra ocasión. 
Como sea, ahora no quiero parecer una zombi a la hora de ponerme a jugar en mi turno, así que saco mi ipod y lo enciendo con Setting Sun de Eskimo Joe. Intento relajarme un poco y miro a las chicas jugando antes de nuestro turno. Solo Vanessa está en esta clase conmigo, pero está interesada en un libro. El de literatura, claro. Todo por conseguir la admiración de su profesor. La observo un minuto y está demasiado concentrada leyendo la fierecilla domada de William Shakespeare. Yo, la verdad necesito comenzar a leer ese libro ya, o si no, tendré el tiempo encima y terminaré haciendo algo malo que no valdrá ni la mitad de un punto. Necesito esos puntos completos, será demasiado bueno para elegir la universidad que quiero. Que es la de Nueva York. 
Llega nuestro turno, apago mi ipod y lo guardo entre mis cosas, me levanto y espero a Vanessa, quien deposita un separador en el libro, para no perder su hoja, y se encamina hacia la cancha conmigo a su lado. Mi ropa de deportes me estorba, no sé… es un short tan pequeño, que me alegra no tener deportes con chicos. Arremango mi blusa amarilla de manga larga hasta el codo y me dispuse a esperar a que se diera el silbatazo para comenzar. Cuando el balón es ganado por las chicas del equipo contrario, me echo a correr hacia ellas esperando a poder robarlo, o que alguien de mi equipo lo haga. Maldita sea, Mandy, está en el equipo contario. Les contaré de Mandy. Odia a Bridgit por tener chicos y fortuna. Así de simple. Y su odio se extiende a todos sus seres queridos, o sea, que a nosotras también nos hace querer matarla por su actitud. A la hora de jugar basquetbol con nosotras, es muy ruda y casi nos lastima. 
Nuestro equipo tiene el balón, echo vítores y de nuevo me dispongo a correr cerca de Ashley, la chica que ahora lleva el mando, por así decirlo. Se lo pasa a Vanessa y ella, como su confianza es más fuerte que sus reflejos, me lo pasa a mí, lo tomo y corro, rebotándolo hasta que estoy llegando a la canasta. Estoy a punto de lanzarla, tomo impulso y la suelto justo en el momento en el que Mandy choca contra mí y me hace perder el equilibrio, haciéndome caer de lado, llevándome un fuerte golpe en el brazo. 


-Lo siento mucho nena.- sonríe Mandy y se dispone a tomar el balón perdido.- 


Suena el silbato de la profesora Jarrell yo todo el mundo para de jugar, juntándose  de pronto todas alrededor de mí a la hora en la que me levanto y emito un gemido de dolor. Me he golpeado en el codo y no puedo mover el brazo. Me reviso mirándolo por encima y la profesora lo toma y lo examina con cuidado. Mueve mi brazo en varias direcciones y yo solo me quejo. Mandy va a las gradas de la parte alta y toma su agua. Como si no hubiera pasado nada. Yo le dirijo una mirada de odio y me dispongo a olvidar el hecho de que quiero golpearla hasta que empiece a llorar. 
La que en serio quiere llorar soy yo. Me duele demasiado el brazo. Vanessa se ofrece a llevarme a la enfermería y la profesora accede. Salimos del gimnasio con nuestras cosas y aminamos rápidamente sin decir ni una palabra hacia la enfermería.



“Desafortunada en el juego… ¿afortunada en el amor?”- Anónimo.



***


-¿Cómo te sientes?- dice la enfermera a la hora de terminar de vendarme el brazo con una fuerza impresionante.- Después de cinco minutos, el analgésico debió de surtir efecto.
-Mejor, gracias.- asiento mientras regreso mi brazo a su lugar después de un rato soportando el dolor de la venda raspando mi piel.- ¿Puedo regresar a clase?
-Solo si estás dispuesta a soportar la venda al escribir, no lo recomiendo o tu brazo terminará morado por falta de circulación.- aconsejó la mujer con bata blanca, al ir a sentarse a su escritorio y tomar un cuaderno especial.- Te haré un justificante para las clases que te tendrás que saltar y llamaré a tu mamá. 
-No creo que haya alguien en casa.- recordé.- Mi hermana tal vez esté en el trabajo, mi hermano en la escuela, y mi madre de compras. Hasta en la tarde tiene un paciente.- la enfermera conoce a mi madre por la escuela. Trabajaban juntas, solo que mi madre es psicóloga.- Mi padre aún no tiene teléfono fijo. Y odia los móviles. 
-Lo entiendo…- asiente la enfermera y toma el teléfono de todas formas.- Tal vez tu madre aún esté en casa. No está de sobra que intentemos.


Asiento con timidez y miro a Venessa sentada en la pequeña salita de la enfermería, concentrada en su libro. Hoy tiene cita con su profesor… ah no, es hasta el jueves. Muerdo mi labio inferior por inercia y me pongo a ver todos los carteles pegados en el lugar. Solo escucho la voz de la enfermera, pero no entiendo lo que dice. Muevo mis pies y golpeo el suelo con mis puntas. Subo la mirada y me encuentro con la enfermera mirándome fijo y colgando el teléfono. 


-Le dije que no habría nadie.- me encogí de hombros levantándome de la camilla y colgando mi mochila en el hombro izquierdo.- Bueno… haré un intento de escribir, no se preocupe. Y el ungüento ese que me dio, me lo pondré en la noche y todo bien. Muchas gracias.
-No, no.- negó mientras me observaba con una sonrisa.- Hubo alguien que contestó la llamada. El novio de tu hermana, Justin ¿verdad?- asentí, algo en shock por escuchar su nombre.- Él vendrá por ti en un momento. Sal al estacionamiento a esperarlo, si quieres. 
-Gracias…- giré mi mirada hacia Vanessa y ella había dejado de leer su libro y me miraba igual que yo. Con pánico.- 
-Saluda a tu familia de mi parte.- maldita. Me ha hecho tomar un viaje con Justin.- 
-Lo haré.- fingí una sonrisa y salí de la enfermería sin esperar a Vanessa, quien me alcanzó al instante en el pasillo.- Mierda… no estoy lista para verlo. 
-Debes de estarlo, viene en camino.- tomó mi hombro y me reconfortó un poco su tacto suave de amiga que apoya.- ______... tarde o temprano debes de enfrentar esto. Solo intenta olvidar lo que pasó. De nada sirve recordar todo. Ambos se dejaron llevar, es todo.
-No es eso…- negué con desesperación.- Amé cada movimiento que él hizo.- reconocí, recordado lo maravilloso que estuvo.- Y nos detuvimos unos instantes, tuvimos tiempo para pensar en lo que hacíamos, y ni así nos detuvimos.
-Debes de preocuparte entonces.- interrumpió Vanessa.- 
-¿Por qué?- ahora mi corazón late con fuerza.- 
-Él también puede sentir algo.


Al escuchar esa suposición sentí como el mundo se hacía ligero y pesado al mismo tiempo. Pr una parte, puedo ser correspondida con lo que siento, pero por otra… Dios mío. No quiero destruir a la familia. Voy a terminar haciéndolo, con o sin Justin. Esto se está poniendo tan peligroso, que ni yo misma entiendo nada. 
Me despido de Vanessa y salgo hacia el estacionamiento, visualizando al instante el auto de Justin. Esta vez no está el afuera, con esa pose sexy esperándome. Suspiro, nerviosa, angustiada y con miedo, odiando el hecho de que no pude ni cambiarme mi ropa de deportes tan… deportiva. 
Abrí la puerta del auto y me encontré con un Justin distante, con la radio encendida con My Chermical Romance. Abracé mi bolsa y lo miré con miedo. Intentando esconder mis sentimientos.


-Gracias por recogerme.- dije mientras bajaba por completo las mangas de mi blusa, algo abochornada.- Siento aparecer con este aspecto a tu auto. 


Justin dirigió su fría mirada hacia mí y sentí que me aventaban pedazos de hielo filoso directamente a mi pecho. Él bajó su mirada hacia mis piernas descubiertas y se detuvo allí por un instante. Sentí mi cara enrojecer y su rostro volverse más relajado por el momento. Su mandíbula se tensó de nuevo y apartó su mirada hacia el camino. Encendió el auto y lo puso a toda marcha hacia la casa. 


-Si te preguntas cómo es que entré en la casa, dormí allí.- dice Justin después de un tiempo de silencio.- No pienses que soy un criminal que entré sin permiso mientras todos estaban fuera. Iba de salida, no malinterpretes.


Dirigí mi mirada sorprendida hacia él rápidamente. ¿Qué mierda quiere decir con eso? ¿Que durmió allí? ¿Por qué debería de interesarme? No contesto nada, coloco mis auriculares en mis oídos y subo el volumen de la música. Con mi mirada asesina miro hacia afuera del auto y no veo la hora de llegar a casa. 
Justamente cuando el auto se detiene, bajo rápidamente y cierro la puerta con tal fuerza, que emite un sonido fuerte y dramático. Corro a la entrada, saco mis llaves y lucho contra la tristeza, la rabia y el miedo juntos. Mis manos tiemblan tanto, que no puedo encontrar la llave correcta. Siento que mis auriculares no están de golpe y escucho la voz de Justin.


-¿Qué mierda te pasa?- pregunta a gritos, con un tono que nunca había escuchado. Me da miedo.- ¿Quién te crees para tratar a mi auto así?
-Me creo la “hermanita” de tu novia.- abro la puerta y ésta golpea con la pared con fuerza, Justin impide que se cierre de golpe y entra detrás de mí. Cierra la puerta con normalidad, para correr detrás de mí por las escaleras.- ¡Deja de perseguirme!
-No, ______ debemos hablar.- en un acto de desesperación tomó mi muñeca y me jaló hacia él, ya estando en la planta alta.- En serio. Debo disculparme por decirte todo lo anterior, es solo que… 
-No tienes que decir nada.- espeté a la defensiva.- Te acostaste con mi hermana. ¿Pero qué tiene eso de malo? O sea… se van a casar, tendrán una familia y vivirán felizmente perfectos. Son perfectos. Felicidades. Diste con el premio mayor. 
-¿De que diablos hablas?- preguntó de nuevo con ese tono irritante.- Yo no dormí con ella. Nos quedamos hablando por horas sobre ti.
-¿Sobre mí?- pregunté con mi voz temblorosa presa de los celos.- ¿De qué podrían hablar de mí? ¿Es que acaso le dijiste que tú y yo…?
-No.- negó repetidamente con la cabeza.- Sabes que eso queda entre nosotros.- en vez de soltar mi muñeca, toma la otra y me acerca a él.- Hablamos sobre la Universidad. A donde quieres ir. 
-¿Qué?- no podía estar más en shock.- ¿Por qué deberían de hablar de eso?
-Yo me ofrecí a pagarla.- subió su mano derecha y tomó mi barbilla temblorosa ante su maravilloso tacto.- Sé de sobra lo que no es poder llegar a donde quieres. Me siento obligado a ayudarte.
-Obligado…- repetí sarcásticamente mientras me suelto de su agarre y la frustración me invade por completo.- ¡Obligado! ¿Oh me debo de sentir halagada acaso? Justin, si te sientes obligado, debo darte las gracias y aceptarlo claro… pero no es así. No quiero nada de ti. Has hecho suficiente.
-Mierda, _____...- me di la vuelta y Justin me tomó por el brazo, lastimando por encima de la venda.- ¿Es que hay algo en lo que pueda darte el puto gusto? 
-Justin…- gemí de dolor.- 
-No me mires así ______.- escupió con rabia ante mí. Interrumpiéndome.- Yo estoy haciendo una buena acción por ti, porque todos queremos que triunfes. Pero si vas a ser una niña inmadura y mimada. Allá tú. 
-Me estás lastimando Justin…- murmuré, ahogando mi llanto y un grito de dolor. Justin retiró su mano obviamente culpable.- Oh por Dios…


Subí mi manga nuevamente y desenrollé la venda de mi brazo. Me sorprendí al ver un moretón enorme en mi piel. No sé si fue el golpe por culpa de Mandy, o por el apretón que me acaba de dar Justin, pero mi piel me está punzando y no puedo evitar llorar. Miré a Justin con odio y no pude evitar notar como miraba mi brazo lastimado. Tomó mi nuca y me empujó un poco hacia él y besó mi frente con dulzura. 


-Lo siento, yo… soy un imbécil.- susurró en mi frente antes de abrazarme.- ¿Necesitas ayuda?


Por un instante pensé en golpearlo y entrar a mi habitación, pero en serio dolía. Asentí mientras las lágrimas caían por mis mejillas y él tomó mi mano para llevarme directo a mi habitación. Hizo que me sentara en la cama y se arrodilló frente a mí levantando mi barbilla.


-¿Estoy perdonado preciosa?- mi corazón se encogió al mirar su rostro lleno de lástima y arrepentimiento.- Lo lamento, lo lamento, en verdad.- asentí con media sonrisa y tomé su mano y la guié hasta mi mejilla, acariciando su dedo pulgar con el mío.- Eres… tan dulce.
-Justin…- murmuré mirando sus bellísimos ojos.- 


El cerró los ojos, apretándolos con fuerza, resistiendo mirarme. Yo temblaba con anticipación… estábamos tan cerca, de nuevo lo tendría solo para mí. Mis labios temblaban entreabiertos, cerca de los suyos y nuestras manos seguían juntas, acariciándose. Sintiéndose. El tragó saliva y abrió sus ojos, encontrándolos con los míos. 
Está sufriendo. Odio que sufra. Se está resistiendo a besarme. A amarme, a sonreír siquiera. Con mi otra mano tomo su mejilla y le dedico una sonrisa reconfortante. Lame su labio inferior y junta nuestros labios de nuevo. ¡Al fin! Como dijo Vanessa, estoy siguiendo a mi corazón y esto es lo que quiere que haga. 
Nadie me ha hecho sentir como ahora mismo, junto a él. Nunca nadie me hizo sentir tan especial. Ni siquiera Austin. Con un simple beso puede mover mi mundo y hacerlo todo más fácil. Es el tercer beso y siento como él ha encontrado el ritmo más fácilmente. No puedo evitar abrir un poco más mis labios al sentir su lengua tocándome. Entra en mi boca con una facilidad familiar. Se levanta en cuclillas y sube encima de mí, llevándome hasta el fondo de mi cama. 
No intenta desvestirme, solo está recostado encima de mí besándome como nadie lo ha hecho. Por tercera vez. Abre y cierra su boca con lentitud y dulzura, como si sus labios fueran una especie de pluma sólida y a la vez ligera. Dulces y apetecibles a mi tacto y vista. Acaricia mi brazo y se detiene en la parte lastimada. Baja sus labios hasta la piel teñida de rojo y morado por el moretón y besa ligeramente ahí repetidas veces, esos besos dulces y tiernos. Baja sus labios sin dejar de tocar la piel de mi brazo hasta mi palma y la besa por todos lados. Palma, nudillos, dedos. Tan dulce como siempre, me mira a los ojos y puedo notar ese brillo especial que me encanta de su mirada. Sé que él siente lo mismo por mí. Y me siento feliz. 


“El primer beso es mágico, el segundo íntimo, el tercero rutinario”. – Raymond Chandler. 

--------------------------


Ya me había tardado. Ah kdskflndslkgdskl 
mala noticia. Es mi última semana de libertad. 
Ya volveré a clases, mierda...
Intentaré hacer un maratón pequeño para el fin de semana,
espero no presionarme mucho, no les garantizo nada
pero lo voy a intentar. ¿Vale?

#MuchLove #Bienvenidasnuevaslectoras 

Lean la novela de @iBieberOu está comenzando
twitpic.com/d7es3k  


*Si no te avisé o te avisé dos veces, regáñame bonito, ah. 
*Tu comentario es importante.
*Si eres nueva lectora pon un #NL para avisarte.
*Si cambias de user, avísame para seguirte mandando el link del capítulo.

Mafer.

Views 728

344 days ago

My Sister's Boyfriend

Capítulo 17


Lunes en clase de de deportes. Acabamos de iniciar la temporada de basquetbol y estamos calentando un poco antes de poner en práctica los movimientos de la temporada pasada. Yo no puedo concentrarme en nada. Ayer, regresando de casa de Bridgit me encerré a mi habitación y de ahí no salí ni para cenar. No sé si Justin haya ido a la casa en ese lapso o no, pero por el momento es mejor que no nos veamos los rostros de pena y vergüenza. Me pregunto cómo se lo habrá tomando cuando lo dejé ahí solo en el baño de mi habitación. Es decir, recapacitó y salió…o es que tal vez se aburrió y dejó ese momento para otra ocasión.
Como sea, ahora no quiero parecer una zombi a la hora de ponerme a jugar en mi turno, así que saco mi ipod y lo enciendo con Setting Sun de Eskimo Joe. Intento relajarme un poco y miro a las chicas jugando antes de nuestro turno. Solo Vanessa está en esta clase conmigo, pero está interesada en un libro. El de literatura, claro. Todo por conseguir la admiración de su profesor. La observo un minuto y está demasiado concentrada leyendo la fierecilla domada de William Shakespeare. Yo, la verdad necesito comenzar a leer ese libro ya, o si no, tendré el tiempo encima y terminaré haciendo algo malo que no valdrá ni la mitad de un punto. Necesito esos puntos completos, será demasiado bueno para elegir la universidad que quiero. Que es la de Nueva York.
Llega nuestro turno, apago mi ipod y lo guardo entre mis cosas, me levanto y espero a Vanessa, quien deposita un separador en el libro, para no perder su hoja, y se encamina hacia la cancha conmigo a su lado. Mi ropa de deportes me estorba, no sé… es un short tan pequeño, que me alegra no tener deportes con chicos. Arremango mi blusa amarilla de manga larga hasta el codo y me dispuse a esperar a que se diera el silbatazo para comenzar. Cuando el balón es ganado por las chicas del equipo contrario, me echo a correr hacia ellas esperando a poder robarlo, o que alguien de mi equipo lo haga. Maldita sea, Mandy, está en el equipo contario. Les contaré de Mandy. Odia a Bridgit por tener chicos y fortuna. Así de simple. Y su odio se extiende a todos sus seres queridos, o sea, que a nosotras también nos hace querer matarla por su actitud. A la hora de jugar basquetbol con nosotras, es muy ruda y casi nos lastima.
Nuestro equipo tiene el balón, echo vítores y de nuevo me dispongo a correr cerca de Ashley, la chica que ahora lleva el mando, por así decirlo. Se lo pasa a Vanessa y ella, como su confianza es más fuerte que sus reflejos, me lo pasa a mí, lo tomo y corro, rebotándolo hasta que estoy llegando a la canasta. Estoy a punto de lanzarla, tomo impulso y la suelto justo en el momento en el que Mandy choca contra mí y me hace perder el equilibrio, haciéndome caer de lado, llevándome un fuerte golpe en el brazo.


-Lo siento mucho nena.- sonríe Mandy y se dispone a tomar el balón perdido.-


Suena el silbato de la profesora Jarrell yo todo el mundo para de jugar, juntándose de pronto todas alrededor de mí a la hora en la que me levanto y emito un gemido de dolor. Me he golpeado en el codo y no puedo mover el brazo. Me reviso mirándolo por encima y la profesora lo toma y lo examina con cuidado. Mueve mi brazo en varias direcciones y yo solo me quejo. Mandy va a las gradas de la parte alta y toma su agua. Como si no hubiera pasado nada. Yo le dirijo una mirada de odio y me dispongo a olvidar el hecho de que quiero golpearla hasta que empiece a llorar.
La que en serio quiere llorar soy yo. Me duele demasiado el brazo. Vanessa se ofrece a llevarme a la enfermería y la profesora accede. Salimos del gimnasio con nuestras cosas y aminamos rápidamente sin decir ni una palabra hacia la enfermería.



“Desafortunada en el juego… ¿afortunada en el amor?”- Anónimo.



***


-¿Cómo te sientes?- dice la enfermera a la hora de terminar de vendarme el brazo con una fuerza impresionante.- Después de cinco minutos, el analgésico debió de surtir efecto.
-Mejor, gracias.- asiento mientras regreso mi brazo a su lugar después de un rato soportando el dolor de la venda raspando mi piel.- ¿Puedo regresar a clase?
-Solo si estás dispuesta a soportar la venda al escribir, no lo recomiendo o tu brazo terminará morado por falta de circulación.- aconsejó la mujer con bata blanca, al ir a sentarse a su escritorio y tomar un cuaderno especial.- Te haré un justificante para las clases que te tendrás que saltar y llamaré a tu mamá.
-No creo que haya alguien en casa.- recordé.- Mi hermana tal vez esté en el trabajo, mi hermano en la escuela, y mi madre de compras. Hasta en la tarde tiene un paciente.- la enfermera conoce a mi madre por la escuela. Trabajaban juntas, solo que mi madre es psicóloga.- Mi padre aún no tiene teléfono fijo. Y odia los móviles.
-Lo entiendo…- asiente la enfermera y toma el teléfono de todas formas.- Tal vez tu madre aún esté en casa. No está de sobra que intentemos.


Asiento con timidez y miro a Venessa sentada en la pequeña salita de la enfermería, concentrada en su libro. Hoy tiene cita con su profesor… ah no, es hasta el jueves. Muerdo mi labio inferior por inercia y me pongo a ver todos los carteles pegados en el lugar. Solo escucho la voz de la enfermera, pero no entiendo lo que dice. Muevo mis pies y golpeo el suelo con mis puntas. Subo la mirada y me encuentro con la enfermera mirándome fijo y colgando el teléfono.


-Le dije que no habría nadie.- me encogí de hombros levantándome de la camilla y colgando mi mochila en el hombro izquierdo.- Bueno… haré un intento de escribir, no se preocupe. Y el ungüento ese que me dio, me lo pondré en la noche y todo bien. Muchas gracias.
-No, no.- negó mientras me observaba con una sonrisa.- Hubo alguien que contestó la llamada. El novio de tu hermana, Justin ¿verdad?- asentí, algo en shock por escuchar su nombre.- Él vendrá por ti en un momento. Sal al estacionamiento a esperarlo, si quieres.
-Gracias…- giré mi mirada hacia Vanessa y ella había dejado de leer su libro y me miraba igual que yo. Con pánico.-
-Saluda a tu familia de mi parte.- maldita. Me ha hecho tomar un viaje con Justin.-
-Lo haré.- fingí una sonrisa y salí de la enfermería sin esperar a Vanessa, quien me alcanzó al instante en el pasillo.- Mierda… no estoy lista para verlo.
-Debes de estarlo, viene en camino.- tomó mi hombro y me reconfortó un poco su tacto suave de amiga que apoya.- ______... tarde o temprano debes de enfrentar esto. Solo intenta olvidar lo que pasó. De nada sirve recordar todo. Ambos se dejaron llevar, es todo.
-No es eso…- negué con desesperación.- Amé cada movimiento que él hizo.- reconocí, recordado lo maravilloso que estuvo.- Y nos detuvimos unos instantes, tuvimos tiempo para pensar en lo que hacíamos, y ni así nos detuvimos.
-Debes de preocuparte entonces.- interrumpió Vanessa.-
-¿Por qué?- ahora mi corazón late con fuerza.-
-Él también puede sentir algo.


Al escuchar esa suposición sentí como el mundo se hacía ligero y pesado al mismo tiempo. Pr una parte, puedo ser correspondida con lo que siento, pero por otra… Dios mío. No quiero destruir a la familia. Voy a terminar haciéndolo, con o sin Justin. Esto se está poniendo tan peligroso, que ni yo misma entiendo nada.
Me despido de Vanessa y salgo hacia el estacionamiento, visualizando al instante el auto de Justin. Esta vez no está el afuera, con esa pose sexy esperándome. Suspiro, nerviosa, angustiada y con miedo, odiando el hecho de que no pude ni cambiarme mi ropa de deportes tan… deportiva.
Abrí la puerta del auto y me encontré con un Justin distante, con la radio encendida con My Chermical Romance. Abracé mi bolsa y lo miré con miedo. Intentando esconder mis sentimientos.


-Gracias por recogerme.- dije mientras bajaba por completo las mangas de mi blusa, algo abochornada.- Siento aparecer con este aspecto a tu auto.


Justin dirigió su fría mirada hacia mí y sentí que me aventaban pedazos de hielo filoso directamente a mi pecho. Él bajó su mirada hacia mis piernas descubiertas y se detuvo allí por un instante. Sentí mi cara enrojecer y su rostro volverse más relajado por el momento. Su mandíbula se tensó de nuevo y apartó su mirada hacia el camino. Encendió el auto y lo puso a toda marcha hacia la casa.


-Si te preguntas cómo es que entré en la casa, dormí allí.- dice Justin después de un tiempo de silencio.- No pienses que soy un criminal que entré sin permiso mientras todos estaban fuera. Iba de salida, no malinterpretes.


Dirigí mi mirada sorprendida hacia él rápidamente. ¿Qué mierda quiere decir con eso? ¿Que durmió allí? ¿Por qué debería de interesarme? No contesto nada, coloco mis auriculares en mis oídos y subo el volumen de la música. Con mi mirada asesina miro hacia afuera del auto y no veo la hora de llegar a casa.
Justamente cuando el auto se detiene, bajo rápidamente y cierro la puerta con tal fuerza, que emite un sonido fuerte y dramático. Corro a la entrada, saco mis llaves y lucho contra la tristeza, la rabia y el miedo juntos. Mis manos tiemblan tanto, que no puedo encontrar la llave correcta. Siento que mis auriculares no están de golpe y escucho la voz de Justin.


-¿Qué mierda te pasa?- pregunta a gritos, con un tono que nunca había escuchado. Me da miedo.- ¿Quién te crees para tratar a mi auto así?
-Me creo la “hermanita” de tu novia.- abro la puerta y ésta golpea con la pared con fuerza, Justin impide que se cierre de golpe y entra detrás de mí. Cierra la puerta con normalidad, para correr detrás de mí por las escaleras.- ¡Deja de perseguirme!
-No, ______ debemos hablar.- en un acto de desesperación tomó mi muñeca y me jaló hacia él, ya estando en la planta alta.- En serio. Debo disculparme por decirte todo lo anterior, es solo que…
-No tienes que decir nada.- espeté a la defensiva.- Te acostaste con mi hermana. ¿Pero qué tiene eso de malo? O sea… se van a casar, tendrán una familia y vivirán felizmente perfectos. Son perfectos. Felicidades. Diste con el premio mayor.
-¿De que diablos hablas?- preguntó de nuevo con ese tono irritante.- Yo no dormí con ella. Nos quedamos hablando por horas sobre ti.
-¿Sobre mí?- pregunté con mi voz temblorosa presa de los celos.- ¿De qué podrían hablar de mí? ¿Es que acaso le dijiste que tú y yo…?
-No.- negó repetidamente con la cabeza.- Sabes que eso queda entre nosotros.- en vez de soltar mi muñeca, toma la otra y me acerca a él.- Hablamos sobre la Universidad. A donde quieres ir.
-¿Qué?- no podía estar más en shock.- ¿Por qué deberían de hablar de eso?
-Yo me ofrecí a pagarla.- subió su mano derecha y tomó mi barbilla temblorosa ante su maravilloso tacto.- Sé de sobra lo que no es poder llegar a donde quieres. Me siento obligado a ayudarte.
-Obligado…- repetí sarcásticamente mientras me suelto de su agarre y la frustración me invade por completo.- ¡Obligado! ¿Oh me debo de sentir halagada acaso? Justin, si te sientes obligado, debo darte las gracias y aceptarlo claro… pero no es así. No quiero nada de ti. Has hecho suficiente.
-Mierda, _____...- me di la vuelta y Justin me tomó por el brazo, lastimando por encima de la venda.- ¿Es que hay algo en lo que pueda darte el puto gusto?
-Justin…- gemí de dolor.-
-No me mires así ______.- escupió con rabia ante mí. Interrumpiéndome.- Yo estoy haciendo una buena acción por ti, porque todos queremos que triunfes. Pero si vas a ser una niña inmadura y mimada. Allá tú.
-Me estás lastimando Justin…- murmuré, ahogando mi llanto y un grito de dolor. Justin retiró su mano obviamente culpable.- Oh por Dios…


Subí mi manga nuevamente y desenrollé la venda de mi brazo. Me sorprendí al ver un moretón enorme en mi piel. No sé si fue el golpe por culpa de Mandy, o por el apretón que me acaba de dar Justin, pero mi piel me está punzando y no puedo evitar llorar. Miré a Justin con odio y no pude evitar notar como miraba mi brazo lastimado. Tomó mi nuca y me empujó un poco hacia él y besó mi frente con dulzura.


-Lo siento, yo… soy un imbécil.- susurró en mi frente antes de abrazarme.- ¿Necesitas ayuda?


Por un instante pensé en golpearlo y entrar a mi habitación, pero en serio dolía. Asentí mientras las lágrimas caían por mis mejillas y él tomó mi mano para llevarme directo a mi habitación. Hizo que me sentara en la cama y se arrodilló frente a mí levantando mi barbilla.


-¿Estoy perdonado preciosa?- mi corazón se encogió al mirar su rostro lleno de lástima y arrepentimiento.- Lo lamento, lo lamento, en verdad.- asentí con media sonrisa y tomé su mano y la guié hasta mi mejilla, acariciando su dedo pulgar con el mío.- Eres… tan dulce.
-Justin…- murmuré mirando sus bellísimos ojos.-


El cerró los ojos, apretándolos con fuerza, resistiendo mirarme. Yo temblaba con anticipación… estábamos tan cerca, de nuevo lo tendría solo para mí. Mis labios temblaban entreabiertos, cerca de los suyos y nuestras manos seguían juntas, acariciándose. Sintiéndose. El tragó saliva y abrió sus ojos, encontrándolos con los míos.
Está sufriendo. Odio que sufra. Se está resistiendo a besarme. A amarme, a sonreír siquiera. Con mi otra mano tomo su mejilla y le dedico una sonrisa reconfortante. Lame su labio inferior y junta nuestros labios de nuevo. ¡Al fin! Como dijo Vanessa, estoy siguiendo a mi corazón y esto es lo que quiere que haga.
Nadie me ha hecho sentir como ahora mismo, junto a él. Nunca nadie me hizo sentir tan especial. Ni siquiera Austin. Con un simple beso puede mover mi mundo y hacerlo todo más fácil. Es el tercer beso y siento como él ha encontrado el ritmo más fácilmente. No puedo evitar abrir un poco más mis labios al sentir su lengua tocándome. Entra en mi boca con una facilidad familiar. Se levanta en cuclillas y sube encima de mí, llevándome hasta el fondo de mi cama.
No intenta desvestirme, solo está recostado encima de mí besándome como nadie lo ha hecho. Por tercera vez. Abre y cierra su boca con lentitud y dulzura, como si sus labios fueran una especie de pluma sólida y a la vez ligera. Dulces y apetecibles a mi tacto y vista. Acaricia mi brazo y se detiene en la parte lastimada. Baja sus labios hasta la piel teñida de rojo y morado por el moretón y besa ligeramente ahí repetidas veces, esos besos dulces y tiernos. Baja sus labios sin dejar de tocar la piel de mi brazo hasta mi palma y la besa por todos lados. Palma, nudillos, dedos. Tan dulce como siempre, me mira a los ojos y puedo notar ese brillo especial que me encanta de su mirada. Sé que él siente lo mismo por mí. Y me siento feliz.


“El primer beso es mágico, el segundo íntimo, el tercero rutinario”. – Raymond Chandler.

--------------------------


Ya me había tardado. Ah kdskflndslkgdskl
mala noticia. Es mi última semana de libertad.
Ya volveré a clases, mierda...
Intentaré hacer un maratón pequeño para el fin de semana,
espero no presionarme mucho, no les garantizo nada
pero lo voy a intentar. ¿Vale?

#MuchLove #Bienvenidasnuevaslectoras

Lean la novela de está comenzando
twitpic.com/d7es3k


*Si no te avisé o te avisé dos veces, regáñame bonito, ah.
*Tu comentario es importante.
*Si eres nueva lectora pon un #NL para avisarte.
*Si cambias de user, avísame para seguirte mandando el link del capítulo.

Mafer.

25 Comments

Realtime comments disabled

Ninasforever 341 days ago

GUAUUUU jajjaja ahora justin ve con la hermana cortala y corre hasta rayyiiis :33

SilLoveSkittles 342 days ago

SON TAN ODGIJEROIGER. Lograran estar juntos? Cada día escribes mejor. Siguiente!!

iBieberOu 343 days ago

GRACIAS POR AVISARME MAFER,ILY<3 SÍGUELA,SÍGUELA,ES LA MEJOR,Y QUIERO QUÉ ALICIA Y AUSTIN SE QUEDEN JUNTICOS? :) INGENIOSORA DE NOVELASAS AH.

iBieberOu 343 days ago

SE BESARON DE NUEVO,OMB SE ACOSTARAN? TENDRÁN ALGO? Y SI LLEGA ALICIA,O SU MAMÁ? OH POR DIOS QUÉ HARÁN? AWW VOY A MORIR SI NO LA SIGUES TU NOVELAS TAN PERFECTAS TAN ASDFGHJKLKXMXKAJDJKA LAS AMO CHICA. :')

iBieberOu 343 days ago

OMG OMG OMG OMB OMB OMB DEBES SEGUIRLA,DIOS ESTÁN PERFECTA TÚ NOVELA,ERES UNA EXPERTA EN ESTO MAFER TE AMO,ERES LA MEJOR ESCRITORA,ERES MUY BUENO EN ESTO,COMPRARÍA TUS LIBROS ENSERIÓ.

KidrauhlRockzJB 343 days ago

KJHREGJEKGHKJREHGKJREGHEJRKGHER moriré muerta. ¿Por qué son tan dulces? XQ? XQ? XQ? Me encanto we, ya deberían de amarse en NYC ah. Te amo.

linaacata 343 days ago

Maferrrr esta relacion de estos dos tortoliños me esta superando cada vez mas... me ponen los pelos de punta cada vez que estan juntos!! Pero me encanta simplemente La AMO!! >.< Cata besos de colores

BethaBoggino 343 days ago

les amoo, quiero que esteen simpre asi :D

manuorozco 343 days ago

quiero que esten juntos yaaa!! com la dejas asiii!!!

lusianadiaaz 343 days ago

:oooooo.. I'm dying. Siguela:3

MaraFey 344 days ago

OMG!!! Que hemoso capítulo fue tan snsnJahshwhwg!! Tan hermoso Justin!! Me encanta esta novela!! Tienes que seguirla cuanto antes!!! La amo <3

ZuleimaMojicaJB 344 days ago

Mierda lo volviste hacer enserio no es justo mi pobre corazoncito no aguantara una cosa mas asi.. Justin estan patan un momento y al rato es jodiamente delicado y tierno y yo te juro q simplemente no puedo tienen q esta juntos maldita sea aggg dios enser

samantha_aka 344 days ago

SU RELACIÓN ES TAN CONFUSA :))) NO SE PUES YOLO JÁ SÍGUELA

mysweetjd 344 days ago

Seguila pronto por favor. Me encanta! Soy nueva lectora.

LorenaValdezz 344 days ago

:OOOOOOOO dios santo! asdhfajsh ah quiero gritar encerio hahah siguela:3

Anto688 344 days ago

ASHJGLKJHGFSSKLKJHDGAS JUSTINN OMG!!! ES TAN MALO Y LINDO A LA VEZ, PORFAVOR MARATON!! O OTRO CAPITULO MAÑANA JAJAJAJAJAJA NO PUEDO ESPERAR MAS!!!! ES LA MEJOR NOVELA DEL MUNDO.

LauBiebsMalette 344 days ago

jsaghvakgafk ME ENCANTAA!!! enserio amo tu novelaa...justin es tan hermoso bajkfhaf disculpa por no haber comentado todos los anteriores capitulos pero aqui estoy de nuevo :3 seguila y porfavoro hace maraton que sino no aguanto hkalfjahgk

_NariPerez 344 days ago

Dios me encantaaaaaaaaaaa!! Son tan tiernos los dosss! Y Justin es hermoso! Siguela porfavor y trata de hacer maraton, sino no voy a aguantar! #MuchLove

Biebseressexy 344 days ago

que hermosooo kfjgdfkjfg, siguelaaa<3

MarCy1291 344 days ago

......♥ creo que Justin seguirá siendo el Bombón pero ahora el "BOMBÓN PARTIBLE." lol o " EL ANGELITO CAÍDO"