Cosas del periodismo analógico: la portada del Washington Post sobre la dimisión de Nixon esperó al día siguiente.