Todas las tecnológicas son sectarias, aquí la prueba