El chiste de Fontanarrosa  publicado en 1989, cuando se despedía un jugador especial.