El Julián, nuestro Tomebamba #Cuenca la ironía de lo veleidoso