Madre mía, tengo la adrenalina por las nubes con la persecución inicial