Los muchachos peronistas, llamando por teléfono a cuatro manos para cerrar las listas.