El publicista y su jefe de Converse ignoran que viven de la ciencia y que es divertida