Porque la vida siempre puede ser más divertida estudiando pedagogía.