Yo no sé ustedes, pero a mí el dormitorio de Michael Jackson me parece un horror de feo y triste.