No hay frase más bonita que: