Si usted maneja ahora por Periférico y Palmas con su pareja, puede decirle tranquilamente que baje por los chescos