Algún grafitero gilipollas de la UAM ensució el nombre de Francisco Tomás y Valiente. Tarados mentales.