La cara de WonderBrad en la premiere australiana de World Ward Z es un poema. Y su estilismo también.