Hasta no ver a dios o en su defecto como es el caso, hasta olvidar al pueblo magico