Avenida de Barcelona, parte de los 72000 euros destinados a convertir #santiago en una especie de Damasco