Coincido con Asimov, andar hastiado y apático por la vida. Sin emoción, ni esperanza, es como estar en el infierno