Gracias a la tecnología es posible crear diseños más complejos en los campos de arroz de Japón.