No hay cielos como el de #Quito, a pesar de lo cables de luz.