Hay imágenes a las que no hace falta ponerles un título: hablan por sí solas.