La marginalidad no se detiene: el libro de #DulceAmor