Una taza de café puede ser la diferencia entre estar despierto o ser un zombie en la oficina.