Se fusionan el Pro y el Kirchnerismo. Sus votantes con el agua en la boca.