Harry vestido de naranja, en el escenario ayer por la noche en Amsterdam - Ed