Y Sor Juana no se queda atrás. ¡Plop!