Estar trabajando plácidamente y que te manden una jirafa a casa incitándote a beber no tiene precio