Los del 1º de mayo ponen al honrado y admirable Marcelino Camacho entre Lenin y el Che.