Los libros digitales representan el 22.5% de las ventas de libros en Estados Unidos.