He apostatado de la fe católica. La verdad es que creo que nunca la tuve. ¡ADIÓS VIOLANIÑOS!.